¡LOS NUESTROS PRIMERO!

Francisco Buttó mantiene vivo su anhelo de llegar a los 100 rescates

FranciscoButto04102018

Muchas cosas han cambiado en la vida de Francisco Buttó. El derecho ya no viste el mismo uniforme que lo llevó a la cúspide en la pelota venezolana por tantos años, ni tampoco goza de aquella juventud que suele hacer creer a los lanzadores que su recta es invisible.

Tantas páginas ha dejado caer el calendario, que quien fuera el cerrador indiscutible y una de las caras de la famosa dinastía de los Tigres de Aragua en la década pasada, hoy lucha por impresionar lo suficiente a los coaches de los Tiburones de La Guaira para que le brinden la oportunidad de contar con trabajo el 12 de octubre. Así es el beisbol, como en la vida misma, el tiempo pasa factura.

Pero hay algo que ni siquiera el pasar de los años ha podido alterar para el derecho siete veces campeón en la pelota venezolana: su deseo y pasión por lanzar en el noveno inning, por ser el encargado de bajar la santamaría y de conseguir el out 27, tal como lo hizo, entre tantas ocasiones, ponchando a Bob Abreu para el recordado cierre de la final 2004-2005 ante los Leones del Caracas.

El salvar juegos, eso que ha caracterizado a Buttó durante tantos años en la LVBP y que lo ha convertido en uno de los mejores taponeros en la historia del circuito, es lo que mantiene viva la llama del veterano por conseguir una oportunidad más.

“Siempre he tenido la meta de llegar a los 100 juegos salvados en la liga”, aseguró Buttó esta semana a pocos minutos de culminada una de las prácticas de pretemporada del conjunto escualo.

El oriundo de Maturín, quien vistió el uniforme de los bengalíes por 14 campañas y ganó seis de sus títulos con ellos, es actualmente el segundo taponero con más rescates en la historia de la liga con un total de 88. No obstante, Buttó no ha sido propietario absoluto del puesto de apagafuegos en ninguna de sus últimas seis temporadas, mismas que incluyen experiencias con Aragua, Anzoátegui y Zulia.

De conseguir un puesto con La Guaira para el día inaugural, la tendencia que lo ha mantenido alejado del rol de cerrador en los últimos años posiblemente continuará, pues los salados ya cuentan con la presencia de Gregory Infante en sus entrenamientos de pretemporada y el “Meteórico” ha sido uno de los mejores hombres de cierre en la pelota local en los últimos tres años. De cualquier modo, si algo le ha enseñado la experiencia a Buttó, es que la esperanza es lo último que debe perderse.

“El año pasado, cuando Arcenio León no podía cerrar los juegos con las Águilas, ellos me daban la oportunidad a mí y gracias a Dios no las desaproveché”, comentó Buttó, quien rescató dos juegos para los rapaces en la zafra anterior, sus primeros salvados desde la 2012-2013. “Ojalá los Tiburones también me brinden ese chance cuando Infante esté fatigado o sencillamente tenga un día libre. Vamos a ver cómo se da todo”.

En sus 18 temporadas en la LVBP, Buttó registra una efectividad de 4.10 en 359 apariciones; sin embargo, el criollo no ha podido marcar un porcentaje de carreras limpias permitidas inferior a 5.00 desde la 2011-2012 (3.38). Es por ello que el experimentado lanzador tendrá que recurrir a mucho más que su currículum para ganarse el voto de confianza del manager Oswaldo Guillén y compañía.

“Estoy bastante contento por la oportunidad que me está dando el equipo, pero ya queda de parte mía demostrar que puedo seguir una temporada más. Soy un pitcher que conocen en esta liga y quiero aportar mi experiencia. Me siento muy bien físicamente, siempre me he caracterizado por trabajar todos los días para mantener mi brazo sano”, señaló Buttó.

El ganador del premio “Cerrador del Año” en la 2005-2006 viene de actuar con los Tiburones de Puerto Peñasco en la Liga Norte de México, misma en la que ha estado viendo acción uno de sus nuevos compañeros de equipo en Venezuela, Rafael Cova, en los últimos años.

“Es una liga bastante fuerte que ayuda a que los peloteros se mantengan”, explicó Buttó al respecto. “Se puede catalogar como una Liga Paralela aquí en Venezuela, pero van jugadores de experiencia, veteranos, incluso ex grandeligas mexicanos. Te ayuda mucho, te mantiene trabajando fuerte porque la liga te exige”, agregó.

En cuanto a sus principales herramientas como lanzador hoy por hoy, Buttó asegura que ha aprendido a sobrellevar la pérdida de velocidad con mejor ubicación de sus pitcheos, una fórmula clave para la gran mayoría de lanzadores cuando superan los 35 años de edad.

“Estoy ubicando los pitcheos en las esquinas. Diría que esa es mi fortaleza”, señaló el derecho de 38 primaveras. “Sí he perdido un poco de velocidad, pero lo que he perdido ahí lo he ganado en ubicación de mi recta, el split y el slider. Ya con el transcurrir de los años aprendes a dominar el cuerpo, la zona de strike y eso es lo que me ha mantenido en el beisbol, además de seguir saludable, y espero que todo continúe así cuando menos por un par de años más”.

Por ahora, Buttó cuenta con poco menos de una semana para causar la mejor impresión posible en el seno litoralense y forzarlos a incluir su nombre en el listado de peloteros para el día inaugural de la 2018-2019, la que sería su temporada 19 en la LVBP. Después de allí, el sueño de unirse a Richard Garcés (124) como los únicos lanzadores en la historia del circuito con un centenar o más de salvados recibirá otra oportunidad de convertirse en realidad.

“Mi sueño siempre es ayudar, pero como en esta liga me caractericé por ser cerrador, la verdad es que me encantaría volver a hacerlo. Me fascina ese rol”, sentenció Buttó, renuente a que el tiempo le arrebate su anhelo.

 

Escrito por: Andrés Espinoza Anchieta | @AndresEspinoza

 

Foto: John Gonzalez | @johnhate

Rayner Rico