¡LOS NUESTROS PRIMERO!

Rojas dio un espaldarazo en su día y Leones picó arriba (Caracas 1, Anzoátegui 0)

IMG_8315 copia

Un amigo sugirió una vez que las buenas historias concluyen retomando su génesis. Partiendo de esa premisa, la de este jueves, fue una que probablemente quede grabada en la memoria de las más de nueve mil personas que asistieron al Estadio Universitario, quienes vieron caminar a Mike Rojas, desde el dugout hasta el montículo a brindarle su respaldo a un errático Gregory Infante que pudo enderezar el enredo que ocasionó.

Cuando el piloto se acercó a su taponero, también lo hicieron Jesús Guzmán y Gregorio Petit y todos le dieron un guantazo en la espalda al pitcher, en señal de la confianza que depositaban en él.

“Eso es importante”, reflexionó el grandeliga de los Medias Blancas de Chicago. “Cuando te dan esa confianza así, uno entrega el cien por ciento. El mánager me preguntó si me sentía en capacidad para enfrentar al bateador y le comenté que sí. Guzmán y Petit intercedieron por mí también”.

El Mánager del Año hizo lo mismo que horas antes emprendió con Félix Pérez, quien cometió un pecado el domingo, ante Tigres de Aragua, que impidió a los melenudos sepultar aquella primera serie de postemporada en cinco juegos. En el sexto compromiso, el cubano era el quinto bate y jardinero derecho de los melenudos y fletó la carrera que le otorgó el boleto a los capitalinos para la semifinal que comenzaron ganando este jueves.

“Me siento contento que el equipo jugó bien”, celebró Rojas al concluir el cotejo. “En una serie de siete partidos, ganar cuatro es complicado. Estoy satisfecho con lo que hicieron hoy. Fue una victoria en la cual hicimos todo bien en la ofensiva, defensiva y en el pitcheo”.

Rojas le entregó la pelota a Infante en el noveno acto con René Reyes, Balbino Fuenmayor y Luis Jiménez esperando turno.

Esa misma artillería comenzó el partido dando cinco hits para anotar la primera rayita del compromiso y ahora tenían la oportunidad de retomar la ventaja que perdieron en el transcurso del cotejo, pero el refuerzo derecho, después de encajar sencillo de Reyes y darle boleto a Jiménez, pudo dominar a Tomás Telis y Willians Astudillo para bajar la Santamaría.

 

“Me compliqué un poco”, admitió el veloz escopetero. “Empezamos arriba que es lo importante y estoy contento que pudimos conseguir este triunfo y que pude resolver”.

Aquella recuperación de Infante permitió mantener el regreso que lograron los melenudos dos veces en el compromiso.

Cory Riordan pudo también levantarse después de encajar cinco imparables en el primer acto y una carrera. El estadounidense solo recibió dos hits y una rayita hasta que retiró un out en el quinto tramo, lo que marcó el final de su desempeño que concluyó sin decisión.

Quienes le relevaron completaron 4.2 actos de una sola carrera, la cual le anotaron al refuerzo Wilfredo Ledezma, tomado en el draft de este jueves, quien toleró apenas su segundo jonrón de toda la zafra en manos de Balbino Fuenmayor, que solo pudo ser dominado en una ocasión en las cinco veces que visitó el plato, desde donde empujó una y anotó la que trajo con su vuelacerca.

“Tenemos que tratar de lanzar mejor la próxima vez”, confesó Ramón Cabrera después que los aborígenes dejaran a nueve corredores en posición de anotar y tres peloteros en circulación. “Hoy tuvimos la suerte que ellos no pudieron ejecutar las oportunidades en las cuales tuvieron chance. Eso fue bueno para nosotros”.

El receptor melenudo fue el encargado de abrir la pizarra para su club y de poner arriba a los Leones en el cuarto tramo, ventaja que después no perdieron. Cabrera soltó su primer cuadrangular de la semifinal en el segundo inning y dos actos más tarde, luego que Félix Pérez empujara a Jesús Guzmán, el defensor del home plate fletó al cubano con un sencillo para poner arriba a los melenudos 3×2.

“Sabía que Yeiper Castillo utiliza mucho el cutter”, razonó Cabrera. “Creo que estaba esperando ese pitcheo y salí agresivo. No estoy tratando de dar cuadrangulares, solo de hacer mi trabajo y ese no es hacer el papel de héroe sino hacer lo necesario para ganar. Este es un equipo y aquí lo que importan son las victorias”.

Y para asegurarla esta vez, los felinos aprovecharon no solo su buen pitcheo y defensa sino la capitalización de los errores de los aborígenes, quienes pecaron dos veces, una de ellas en la quinta entrada cuando Wilfredo Tovar sonó un rodado al campocorto Luis Sardiñas, quien tiró mal a segunda base y eso lo aprovechó Trayvon Robinson para anotar, después que había recibido boleto y se había estafado la segunda almohadilla.

Con ello quedó sepultada la esperanza de la tribu que luego fue silenciada por Robinson Leyer, quien entró en ese quinto capítulo con dos en base y retiró a Telis y Astudillo, así como a otros tres rivales para acreditar el lauro.

“A mí me gusta competir, si son buenos mejor todavía”, soltó el dominicano. “Lo que hice fue atacarlos y jugar sin miedo. Yo siempre estoy confiado con los compañeros de equipo, ellos confían en mí. Yo lo que hago es atacar la zona de strike temprano”.

Y esa confianza definitivamente fue la protagonista del juego, después de la salida de Rojas en la novena entrada para darle el espaldarazo a Infante.

Por: Marcos Grunfeld / @bvenezolano

Fotos: John González

SportsVenezuela