Rumbo al Mundial: Argentina, el primer campeón | Sports Venezuela Skip to content
¡LOS NUESTROS PRIMERO!
Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Rumbo al Mundial: Argentina, el primer campeón

Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

La historia de la selección argentina de baloncesto es más conocida por lo que hizo la Generación Dorada desde 1997 a 2016, con par de FIBA Américas, un oro olímpico en 2004, una medalla de plata en el Mundial de Indianapolis 2002, un cuarto puesto en Japón 2006 y una Diamond Ball. Pero mucho antes, la albiceleste fue el primer campeón.

Tan solo esos son algunos de los logros que cosechó esa camada de jugadores espectaculares. La generación fue comandada por Manu Ginóbili, Andrés Nocioni y Luis Scola, además de Fabricio Oberto, Carlos Delfino y Juan Ignacio Sánchez.

Sin embargo, hasta la llegada de estos ”pibes” a finales de la década de los 90’s, su más grande logro sería haberse coronado campeón del Mundo en 1950, convirtiéndose así en el primero en hacerlo. Fue en casa, con el Luna Park como sede principal del evento.

Campeón del pueblo

Unas 9.000 personas se dieron cita en el ”Palacios de los Deportes”, como también es conocido, para ver como los albicelestes vencían 64-50 a Estados Unidos en el último partido del campeonato disputado el 3 de noviembre, fecha histórica para los argentinos amantes del básquet.

El Luna Park fue testigo de la gesta de 1950 (Foto: Wikipedia)

Oscar Furlong, pivot de 190 cm, se llevaría el MVP gracias a sus 20 puntos contra el combinado norteamericano en el choque decisivo. Así, la ”Catedral del Boxeo” cambió de predilección durante los dos tiempos de 20 minutos en los consistía el juego internacional de aquellos tiempos.

Los espectadores bonaerenses celebraban consagrarse monarcas del planeta en un deporte que era secundario detrás del fútbol.

Añadido a esto en el balonmpié no conseguían grandes logros fuera del concierto sudamericano, y el hito conseguido en el Luna Park otorgaba un aliciente a la gesta obtenida.

Oscar Furlong, leyenda del básquet argentino (Foto: Wikipedia)

Altas y bajas

Con la chapa de reyes del mundo aterrizaban en los JJOO Helsinki 1952, donde tuvieron una performance acorde al nivel que venían mostrando. Allí se impusieron en la primera ronda de manera clara a Filipinas (85-59), Brasil (72-56) y Canadá (82-81).

Siguieron con la estela triunfante en la siguiente ronda. Victoria 100-56 sobre Bulgaria y 61-52 ante Francia. Uruguay acabó con el invicto en un cerrado duelo que favoreció a los charrúas 66-65.

Ese revés hizo que tuviesen que medirse a los favoritos, Estados Unidos, en las semifinales, restándose opciones de avanzar a la final. Pese a batallar, no pudieron con el conjunto de las barras y las estrellas. Triunfo 85-75 para los vigente campeones olímpicos.

Sus vecinos rioplatenses los aguardaban en el juego por la medalla de bronce. Y estuvieron mejor preparados. Después de casi batir a la URSS en semifinales (57-61), se apropiaron del último lugar vacante en el podio en detrimento de los argentinos.

Después de este torneo, Fulong ayudó a ganar el oro en 1953. Ese mismo año haría sus maletas y se marcharía a estudiar en South Methodist University en la NCAA, aunque tenía 26 años. Corrían otros tiempos.

El interno nunca volvería a vestir los colores de la selección. Dejó la actividad física en 1957, y el deporte de la canasta en el sur del continente quedó huérfano de su estrella.

A partir de esa decisión, tardarían mucho rato en ocupar el pedestal de honor que tenían a mediados del siglo XX.

Entre 1953 y 2000 asistieron a una sola olimpiada, se alzaron con tres medallas a nivel continental ( ninguna de oro), y en los mundiales no pasaron de los cuartos de final. A nivel sudamericano se repartían las preseas con Brasil, pero esto no resultaba suficiente, había que trascender.

Legado de la Generación Dorada

Plantel argentino campeón del premundial 2001 (Foto: LaNación.ar)

En el Preolímpico de 1999 Argentina no logró el objetivo de emular lo hecho en 1996 cuando logró clasificar a Atlanta 1996. No obstante, se estaba sembrando una semilla que germinó de la mejor manera posible.

Manu Ginóbili, Andrés Nocioni, Luis Scola, y Gabriel Fernández eran ”pibes” que no sobrepasaban los 22 años. Aún así, se llevaron consigo una medalla de bronce de la cita efectuada en San Juan, Puerto Rico.

De manera que en 2001 se eligió Neuquén para albergar el FIBA Américas correspondiente. Argentina no tuvo rival y con la añadidura de otros nombres ilustres como Fabricio Oberto , Ruben Wolkowyski, Juan Ignacio Sánchez o Leo Gutiérrez, arrasó de principio a fin. Nueve partidos, nueve victorias.

Ginóbili empezaba a escribir su historia al ganar el Jugador Más Valioso del evento. Par de años más tarde sería también campeón NBA.

En 2002 continuarían marcando hitos con una exhibición de baloncesto ante Estados Unidos, quitándole el invicto de 10 años que mantenían con equipos de jugadores NBA.

Bodiroga y un arbitraje polémico impidieron la consagración albiceleste luego de 52 años. Yugoslavia se despedía de la escena internacional con el campeonato del mundo bajo el brazo.

Revancha y oro olímpico

La revancha llegó en 2004, en los JJOO de Atenas, donde volvieron a derrotar a los norteamericanos, siendo el único país que ha tenido la dicha de hacerlo en par de oportunidades, y además seguidas.

Esta vez la fiesta sí fue completa, pues en el duelo por el oro batieron claramente a Italia 84-69.

Posterior a eso se mantuvieron en la élite. Campeón de América en 2011, subcampeón en 2005 y 2007, Semifinal del Mundial 2006, Bronce en Beijing 2008, quinto lugar en Turquía 2010 y cuarto en Londres 2012. Es decir, entre 2001 y 2014 no se bajaron del quinto lugar de competencia internacional alguna.

Se escucha el himno argentino en lo más alto del podio (Foto: Olympics)

Ahora es el momento del recambio. Argentina sigue en la élite con Facundo Campazzo, Nicolás Laprovittola y un veterano Luis Scola, quien desde su debut en la selección absoluta asiste cada verano a defender a la patria que lo vio nacer.

El oro conquistado en los Panamericanos de Lima dan la esperanza de que la Generación Dorada tiene unos dignos herederos, y el legado del primer campeón de la historia de los mundiales podría ir por muy buen curso en China.

Rusia, Nigeria y Corea del Sur son los rivales que tendrá el equipo dirigido por Sergio ”Oveja” Hernández en esta cita.

Palmarés

  • FIBA Américas: Oro (2001, 2011), plata (1995, 2003, 2005, 2007, 2015, 2017), bronce (1980, 1993, 1999, 2009, 2013).
  • Mundiales: Oro (1950), plata (2002).
  • JJOO: Oro (2004), bronce (2008).

Escrito por: Alejandro Jesús Fernández / @AlejoFer1398
Foto: Sports24Hour.

Jorge Fernandez

Quinto semestre de comunicación social en la Universidad Central de Venezuela (UCV).Coordinador de la sección de baloncesto y editor de la sección de fútbol en Sports Venezuela.
Scroll To Top