Gordon Hayward volvió para darle lucidez a los Celtics

Horas muy tensas vivieron los Boston Celtics, especialmente las primeras después de haber perdido el segundo juego de la Final de la Conferencia Este ante el Miami Heat. El vestuario explotó. Luego, lógicamente, el equipo pasó la página, y justo antes del tercer encuentro recibió una noticia muy positiva: Gordon Hayward estaría disponible, después de perderse los últimos 12 duelos. El impacto favorable con él en cancha fue notorio. Los dirigidos por Brad Stevens salvaron el match point y avivaron la serie.

 

Lucidez sobre números

 

Hayward jugó 30:30. Sumó 6 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias, 3 robos y 1 bloqueo. Claramente su aporte no puede ser cuantificado, pues es más que números. Es lucidez. Claridad. Es un cúmulo de herramientas en ataque que ningún otro jugador en el equipo posee.

 

El ex-Utah Jazz le dio la posibilidad a Stevens de jugar con un quinteto «pequeño» de máxima calidad, sin Theis, obligando a Erik Spoelstra a sustituir a Bam Adebayo.

 

Además, a la hora de atacar la incómoda zona planteada por el Heat, Gordon Hayward lo hizo de forma excepcional. Entiende cómo destrabar posesiones complicadas: cortando al centro para recibir y descargar inmediatamente hacia uno de los costados.

 

Su aporte también fue clave en lo anímico, vimos a unos Celtics que desplegaron un partido prácticamente perfecto. No se cayeron. Mucho carácter. Smart, Tatum, Brown y compañía se deshicieron en elogios dedicados al «Capitán América».

 

Por si fuera poco, el alero confirmó después del partido que no abandonará la burbuja para el nacimiento de su hijo, como tenía previsto semanas antes. Los tres días de descanso entre el tercer y el cuarto partido son maravillosos para él, que seguirá poniéndose a tono. Boston sonríe y sueña con la remontada.

 

Lo mejor de Gordon Hayward

 

 

Escrito por: Jorge Fernández / @SirGeorgeF.
Foto: Bleacher Report.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba