Playoffs expandidos: un paso para atraer a las nuevas generaciones

Los playoffs del beisbol de Grandes Ligas vivirán un gran cambio esta campaña.

 

En lugar de ser cinco los clasificados de cada liga, tres campeones divisionales, y dos comodines, ahora clasificarán 16 equipos a la postemporada.

 

Así es. De cinco a dieciséis, de un año para otro. 

 

Tres campeones divisionales, tres segundos lugares y dos comodines, serán los ocho representantes de cada liga en estos playoffs. 

Playoffs en pandemia

La pandemia del COVID-19 y varias semanas intensas de negociaciones entre la Asociación de Peloteros y los dueños de los equipos de Grandes Ligas llevaron a que solamente se pudiese disputar una temporada regular de 60 juegos. 

 

Esa reducción de poco más del 60 por ciento del calendario, más la ausencia de público en las tribunas, sentó los precedentes para este nuevo formato de postemporada.

 

Más equipos, más juegos para la fanaticada, y la posibilidad de que para las rondas finales, pueda haber algo de público en los graderíos. 

 

 

Más aperturas de los Gerrit Cole del momento, en postemporada. ¿A quién no le gustaría?

 

Es el momento ideal para probar esta idea, que ya venía formándose.

 

Hace unos meses se hablaba de una propuesta de playoffs con 14 equipos, con la posibilidad de que el primer sembrado descansase, y los número 2, 3 y 4 «escogiesen» sus rivales en esa primera ronda.

Un formato más atractivo

Esta propuesta, sin embargo, me parece más atractivo, y especialmente para las nuevas generaciones, a las que les cuesta engancharse con el beisbol. 

 

Esa es una realidad que la MLB está enfrentando desde hace unos años, y la popularidad del juego por el comodín, ha hecho que los directivos abran los ojos y se enfilen por ese camino. 

 

Más mercados involucrados (16 vs. 10), más juegos decisivos, y un formato en el que nadie descansa, y ningún equipo escoge a su rival. 

 

 

Algo más parecido a los playoffs de la NBA o a los de la NFL, las principales ligas en cuanto a ratings en los Estados Unidos. 

 

La MLB ha ido haciendo el ajuste, y me gusta la dirección hacia la que va encaminada. 

¿Qué pasará cuando vuelva el calendario normal?

Estoy convencido de que reducir el calendario de 162 juegos es el camino que se debe seguir para hacer al producto algo más atractivo. 

 

A los tradicionalistas del beisbol no les va a gustar la idea, pero siento que es la manera de que se pueda aprovechar a los jugadores, y su potencial, de la mejor manera. 

 

Pasar de 162 a 144 juegos (por mí menos: 120), por ejemplo, abriría el espacio en el calendario para hacer de los playoffs de las Grandes Ligas algo que uno no quiera perderse. 

 

Y así, poder disfrutar de los jugadores más talentosos, en más juegos de postemporada.

 

La NBA tiene la postemporada más larga, con series al mejor de siete desde su primera ronda. 

 

 

Que MLB pase de 3 a 5 en esa primera ronda, no me parece descabellado, y si a la larga termina en ser de siete juegos, pues mejor. 

 

Prefiero ver una serie de postemporada, así sea dispareja, que ver un juego de temporada regular entre dos equipos que no se juegan nada, en pleno septiembre. 

 

Amanecerá y veremos.

 

Por ahora, a disfrutar de este nuevo formato, que se jugará en varias burbujas en Texas y California.

 

A ese escenario le dedicaremos otras palabras… 

 

 

 

Por Alejandro Villegas | @Alejandrovg32 en Twitter 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba