Carlos Valmore Rodríguez: Los desaparecidos de la LVBP | Sports Venezuela
¡LOS NUESTROS PRIMERO!
Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Carlos Valmore Rodríguez: Los desaparecidos de la LVBP

Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Entre los cien peloteros venezolanos que han jugado en Grandes Ligas durante el torneo en curso hay quienes todavía no debutan en el beisbol venezolano, como Gleyber Torres, Ronald Acuña y Germán Márquez. Unos pocos participaron en el torneo anterior, como Hernán Pérez, Jesús Aguilar y Junior Guerra. Y hay unos que alguna vez vinieron, pero que viven en exilio autoimpuesto desde hace varios años. Ellos son los desaparecidos de la LVBP.

En SportsVenezuela hicimos un ranking de los siete peloteros que llevan más tiempo sin jugar en el circuito nacional. Aquí está:

7° Miguel Montero (Navegantes del Magallanes)

El receptor caraqueño jugó en la LVBP de mantera ininterrumpida desde su estreno en la edición 2002-2003 con Pastora de Los Llanos hasta la 2009-2010, su primera como pelotero de los Navegantes del Magallanes luego de ser enviado a Valencia por Caribes de Anzoátegui a cambio del lanzador Ramón Ramírez y el prospecto Balbino Fuenmayor. En aquella ocasión participó en el round robin con la Nave. A partir de allí su distanciamiento fue radical. Rompió relaciones con el circuito. Motivos de divorcio había:  a partir de la temporada de 2009 se volvió catcher titular en las mayores y participó en dos Juegos de Estrellas. Ahora tampoco está jugando en Estados Unidos y es poco probable que retorne alguna vez a despedirse de la pelota local.

6° Carlos González (Águilas del Zulia)

Otro que se separó abruptamente de la liga. Entre las ediciones 2003-2004 y 2009-2010, Car-Go jugó siempre aquí para las Águilas del Zulia. En cuatro de esas apariciones tomó más de cien turnos. En la 2009-2010 consumió 125 veces al bate, más las 45 del playoff. Se marchó del torneo y a final de 2010 se alzó como el tercer venezolano campeón bate en las mayores (.336 con los Rockies de Colorado). “A ese pelotero lo perdimos”, vaticinó en aquel momento Jorge Urribarrí, ejecutivo de los rapaces. Palabras proféticas ¿Regresará alguna vez?

5° Martín Prado (Tigres de Aragua)

Un caso particular. Él venía a jugar para los Tigres de Aragua, pero no lo ponían. Buddy Bailey solo le permitió tomar más de cien veces al bate en dos campañas entre las refriegas 2005-2006 y 2009-2010. No obstante, un tubeyote suyo en el sexto partido de la final contra Cardenales de Lara fue decisivo para que los bengalíes se proclamaran ganadores de la entrega 2007-2008, el segundo eslabón del tricampeonato.  Después vinieron siete temporadas seguidas de más de 500 turnos en Grandes Ligas y Prado hizo lo de Vicente Emparan. Ahora es  capitán de los Marlins de Miami y luce remota la probabilidad de volverlo a ver por aquí.

4° Carlos Carrasco (Leones del Caracas)

El derecho de los Indios de Cleveland vino por primera y previsiblemente única vez a la LVBP en la temporada 2008-2009, ya hace una década. Ese Carrasco que subió al morrito con los Leones del Caracas y se fue invicto en once aperturas, con 2.11 de efectividad, era un valiosísimo prospecto AA de los Filis de Filadelfia. En 2009 lo cambiaron a Cleveland  y adiós luz. Ahora es un lanzador élite en MLB. En el Caracas aseguran que Carrasco no ha mostrado “ningún tipo de interés” en pasar de nuevo por aquí.

3° Aníbal Sánchez (Bravos de Margarita)

Su militancia con Bravos es un decir. No se enfundó, y casi seguramente no lo hará jamás, la  casaca insular. Aníbal Sánchez vino por última vez a la liga en la batalla 2008-2009, cuando tiró seis entradas y un tercio con los filibusteros. Antes de comenzar la campaña 2010-2011 fue cambiado a Bravos junto con Yusmeiro Petit en el mismo movimiento que llevó a Ramón Hernández y a Bruce Rondón al José Bernardo Pérez. Mientras aquí lo trasladaban de lugar, allá tiraba casi doscientos innings con los Marlins de Florida. Nada tenía que buscar aquí un hombre que fue campeón en efectividad de la Liga Americana en 2013.

2° Miguel Cabrera (Tigres de Aragua)

Durante nueve temporadas consecutivas, Miguel Cabrera desplegó toda su capacidad con los bengalíes. Varias de esas contiendas las disputó cuando ya era el mejor pelotero del país y una estrella en las mayores. En la LVBP Cabrera impuso récords de postemporada y ganó cuatro finales como el jugador más emblemático de la dinastía tigrera de la década pasada. Si alguien nada le debe a este beisbol es Cabrera. La última vez que estuvo, en la 2007-2008,  vimos al elegido irse entre humo y metralla, y muy contento: .455 de promedio en la final contra Lara. Una despedida con clase. Después pasó a los Tigres de Detroit con un contrato de varios ceros y ocurrió lo inevitable. Desapareció de entre nosotros. No hay que descartar que algún día regrese para decir adiós.

1° Víctor Martínez (Caribes de Anzoátegui)

El premio al desaparecido de la LVBP es suyo. Martínez no juega con la tribu desde la zafra 2005-2006, hace 13 años. Tomó 76 turnos y bateó .224 luego de dos notables cosechas previas. Un catcher All Star en Grandes Ligas como él mal podía así fuese asomar las narices por la liga. No en el beisbol de este tiempo, con una bestial disparidad salarial entre MLB y LVBP. Y no volverá. Ya ha dicho que al retirarse de las mayores, al término de 2018, se hará granjero en Estados Unidos. Caribes es un eco lejano en su memoria.

Escrito por: Carlos Valmore Rodríguez / @CarlosValmore

Foto: Zimbio

 

Daniel Parra