Juego de Estrellas en la burbuja: Houston, Dallas y un festín de puntos

James Harden permitió la remontada de Houston
01 agosto 2020

La NBA no nos deja de maravillar en su regreso. Este viernes concluyó con un juego de estrellas… literalmente. No solo por las figuras que poseen los Houston Rockets y los Dallas Mavericks, sino también por el marcador final: 153-149 se impusieron los “Cohetes”. Un score incluso increíble si fuese en un videojuego. El partido se fue a tiempo extra, pero de por sí, al final del tiempo reglamentario ambos conjuntos empataron a 139 tantos. Irreal. A continuación mencionamos algunas cifras y marcas que nos dejó un festín de puntos histórico e inolvidable.

 

Primera mitad memorable

 

El intercambio sin piedad de canastas tuvo su pico más alto en el primer cuarto, en el que ambos conjuntos anotaron al menos 42 puntos. No ocurría algo semejante desde el 06 de noviembre de 1990.

 

Los Rockets ganaron el período 44-42, liderados por un James Harden que sumó 23 puntos. La “Barba” anotó más de 15 puntos en el cuarto inicial por séptima vez en la temporada. Igualó en el registro a Anthony Davis y a Luka Doncic, uno de sus rivales de turno.

 

 

Mientras Dallas mantuvo un ritmo que parecía imposible, Houston “desmejoró” previo a la mitad del duelo. Fue un parcial 43-33, que en un partido de selecciones sería habitual para una mitad entera, nunca para un cuarto.

 

85-75 al mediotiempo ganaba el equipo de Rick Carlisle. 160 puntos combinados, máximo en la temporada para una primera mitad. Para los Mavericks significó igualar una marca de franquicia: el 14 de enero de 1983, ante los Nuggets, también sumaron 85 puntos en la primera parte.

 

La fórmula anotadora era simple: de tres en tres, con posesiones de 7 segundos -o menos- y dos o tres pases incluidos como mucho. Estuvo acompañada, por supuesto, de una efectividad asombrosa.

 

Remontada del “cuarentón” Harden

 

Lo lógico ocurrió. Tanto Dallas como Houston fueron a menos en la segunda mitad producto de la fatiga, posesiones más largas a causa de la primera razón y ligeros ajustes defensivos. Los Mavericks mantuvieron la ventaja e incluso la ampliaron por un punto de cara a los últimos 10 minutos.

 

Cuando todo indicaba que serían en vano los esfuerzos de los Rockets, justo a la medianoche Dallas se encontró con su peor pesadilla: el cierre de partido. Arriba por siete (138-131) con 45 segundos en el reloj, Harden embocó un complejo triple para mantener la esperanza. Parada defensiva y par de libres en el otro costado. Juego de una posesión (138-136) con solo 6 segundos por jugarse.

 

Seth Curry no pudo sentenciar el duelo en la línea de libres. Luego “The Beard” recibió una falta. Pareció ser en el acto de lanzamiento, pero los árbitros no la vieron así. Anotó el primero y erró el segundo -sin quererlo prácticamente-. Robert Covington se coló y con un toque logró la cesta del empate. Cuesta creer que Carlisle no ingresara a Boban Marjanovic para asegurar el rebote.

 

En la prórroga se la acabó la gasolina a Dallas. Houston fue el caso contrario: Harden y Westbrook volaron hacia el triunfo. De película.

 

James Harden sumó 49 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias, convirtiéndose en el cuarto jugador en la historia de la NBA en conseguir al menos 20 partidos de más de 40 puntos en múltiples campañas. Un cuarentón único que además lanzó para 70% de campo (14/20). Jugador de época.

 

Para cerrar, dos datos igual de impactantes: Houston y Dallas anotaron 40 triples en total. Sumaron 97 intentos de larga distancia, lo que representó el 47% de los lanzamientos totales. Esta es la nueva NBA.

 

 

Lo mejor del Houston-Dallas

 

 

Escrito por: Jorge Fernández / @SirGeorgeF.
Foto: NBA.
Video: Houston Rockets.
Datos: ESPN Datos e Info.