Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Rumbo al Mundial: Corea del Sur, siempre presente

Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Corea del Sur no cuenta en sus vitrinas con numerosos trofeos y/o preseas doradas. No obstante, eso no es impedimento para que los surcoreanos, con orgullo, puedan presumir de haber estado en la élite del baloncesto asiático por más de 50 años.

Los “Guerreros” son la única selección de Asia que ha clasificado a cada uno de los campeonatos asiáticos desde el primero, que se disputó en 1960.

La hasta ahora eterna pesadilla de Corea es no haber podido refrendar los resultados en una Copa del Mundo o en unos Juegos Olímpicos. Siempre presentes en Asia, pero ausentes para el resto del mundo.

En China 2019 no la tendrán nada fácil, pues compartirán grupo con tres selecciones que parten como favoritas a pelearse el pase a la segunda fase: Rusia, Argentina y Nigeria.

Primeras experiencias olímpicas

Los del sur de la península de Corea debutaron en Londres 1948, los primeros disputados luego de un parón de 12 años debido a la Segunda Guerra Mundial.

Finalizaron octavos, con tres triunfos en ocho presentaciones. Pudieron haber tenido un mejor papel, pero perdieron juegos muy disputados contra Filipinas (35-33), China (49-48) y República Checa (39-38). México fue la selección que los eliminó en cuartos de final (43-32).

Volvieron ocho años después, a Melbourne 1956. Pero la imagen dada no fue aceptable, como lo fue en su debut: terminaron penúltimos y solo pudieron vencer a Tailandia, la peor selección del certamen (61-47).

Se ausentaron de Roma 1960 y reaparecieron en Tokio 1964. El camino fue largo. Primero ganaron su primera medalla en el FIBA Asia de 1963 (bronce) luego de vencer (86-71) a Tailandia. El tercer puesto les dio la oportunidad de jugar el preolímpico clasificatorio, también en Tokio, tres semanas antes de la justa olímpica.

En Tokio ganaron cinco de nueve partidos, incluyendo el del pase ante Taiwan (93-71). Se quedaron en la capital de facto japonesa para disputar otros nueve encuentros en los que se quedaron con las manos vacías. Últimos con un diferencial de -209 puntos.

Una medalla de plata en el FIBA Asia de 1967 les permitió repetir participación olímpica en México 1968, aunque corrieron -prácticamente- con la misma suerte: un único triunfo ante Marruecos (76-54) que les valió para no ser el peor conjunto del torneo.

Sin embargo, lo mejor de Corea tanto a nivel individual como a nivel colectivo estaba por venir. Un joven Shin Dong-Pa daba sus primeros pasos hacia la grandeza.

México venció 75-62 a Corea en el partido inaugural (Foto: El Universal México)

Shin Dong-Pa y los reyes de Asia

Tras dos medallas de bronce y una de plata, y con cuatro experiencias olímpicas a sus espaldas, Corea del Sur arribó al FIBA Asia de Tailandia 1969 como uno de los rivales a temer. Su favoritismo se incrementaba gracias a la presencia de un ágil escolta quien ya se había colgado el bronce en 1965 y la plata en 1967: Shin Dong-Pa.

Dong-Pa tenía 25 años en 1969. Venía de ser el segundo mejor anotador de la justa olímpica de 1968, con 21.7 unidades por compromiso. Tenía la responsabilidad de liderar a la selección coreana. Y cumplió con lo esperado.

Los “Guerreros” ganaron todos sus partidos por 20 o más puntos, a excepción de los encuentros ante Japón (75-66) y Filipinas (95-86).

Este último partido fue especial, pues Shin Dong-Pa encestó 50 puntos de los 95 puntos que anotó Corea y selló la primera presea dorada en la historia de la nación. También aseguró el boleto a Yugoslavia 1970.

En Corea, los campeones fueron recibidos como héroes nacionales y tuvieron un encuentro con el otrora presidente del país: Park Chung-hee.

Meritorio desempeño mundialista

El debut coreano en el Mundial de 1970 no pasó sin pena ni gloria a pesar de haber terminado con el penúltimo puesto. Un difícil grupo los condenó. Pero cayeron con la frente en alto.

40 puntos de Dong-Pa complicaron a Brasil (82-77), vencieron a Canadá (97-88) y finalmente fueron eliminados por Italia (77-66).

En la ronda de consolación dieron cuenta de Canadá (79-77), Egipto (93-73) y Australia (92-79). Shin Dong-Pa fue el líder anotador del torneo, con 32.6 anotaciones por desafío.

Caricaturas dedicadas a Shin Dong-Pa, un indefendible (Foto: Monthly Chosun)

El declive surcoreano

Bronce, plata, bronce, plata. En ese orden ganó Corea sus siguientes medallas en los FIBA Asia de 1971, 1973, 1975 y 1977.

Japón y Filipinas los superaron en el récord final en el campeonato de 1971. Dos años más tarde, Filipinas se vengó en Manila de los “Guerreros” liderados por Shin Dong-Pa y con un contundente 90-78 les robó el cupo al Mundial de Puerto Rico 1974.

China hizo su aparición en 1975 y ganó su primer título. Corea se ausentó de su tercer “torneo grande” consecutivo. La racha se rompería en 1977. Aunque China repitió corona, los surcoreanos terminaron en el segundo lugar y obtuvieron el último cupo al Mundial de Filipinas que se realizó al año siguiente.

Sin Shin Dong-Pa, Corea apenas pudo vencer a Senegal (86-84) en el Mundial de 1978 y terminó en el penúltimo lugar.

Dos bronces y una plata obtuvieron en los siguientes tres campeonatos asiáticos. Clasificaron al Mundial de España 1986 sin correr con mejor suerte que en la última justa mundialista disputada ocho años antes. Perdieron los cinco encuentros en la fase de grupos.

Destacó Lee Chung-Hee como el tercer mejor anotador (27.8) por partido, por detrás de los históricos Nikos Gallis (33.7) y Oscar Schmidt (28.1).

Par de preseas de plata en los Juegos de Asia de 1986 y en el FIBA Asia 1987 antecedieron a los Juegos Olímpicos de Seúl 1988.

Lee Chung-Hee, otra de las leyendas coreanas

Olimpiadas en casa

Los locales fueron encuadrados en el grupo A, y sus rivales dejaban entrever que la travesía sería corta: Unión Soviética, Yugoslavia, República Centroafricana, Puerto Rico y Australia.

Pero si algo ha caracterizado a Corea es la lucha. Y en su propio patio no sería la excepción. El tropiezo inicial ante la República Centroafricana (73-70) los condicionó.

“Piculín” Ortiz y Puerto Rico ganaron por tan solo par de posesiones (79-74). Luego, a pesar de los 38 puntos de Lee Chung-Hee, quien tomó el relevo de Shin Dong-Pa como líder del baloncesto nacional, la Yugoslavia de Petrovic y Divac fue demasiado (104-92).

La Unión Soviética de Sabonis (110-73) y Australia (95-75) sí derrotaron a los coreanos con categoría. China y la República Centroafricana pagaron los platos rotos y fueron las víctimas de Corea del Sur en la competición.

Un noveno puesto que pudo ser mejor. Esa fue la consigna de los “Guerreros” tras la finalización del torneo que a la postre ganó la Unión Soviética.

Chung-Hee terminó el podio de anotadores una vez más, posterior a su explosión en España 86′, con 22.9 tantos por encuentro. Solo un utópico Oscar Schmidt (42.3) y el australiano Andrew Gaze (23.9) fueron mejores en dicho renglón.

Corea del Sur ante la República Centroafricana. (Foto: EncyKorea)

Constancia y poco más

El séptimo titulo asiático de China volvió a eclipsar otro gran torneo de Corea del Sur en 1989. La última década del siglo XX inició con la cuarta participación en un Mundial. Argentina aguardaba por los asiáticos.

Siete derrotas en ocho partidos fue el saldo que obtuvo Corea. En ningún partido fueron peligro para el rival.

Vencieron con lo justo a Egipto (117-115) para evitar ser la peor selección. Los 54 puntos de Hur Jae en éste último encuentro son la mayor cantidad de puntos anotados por un jugador en un partido de Copa Mundial en la historia.

Hur Jae, “Presidente del Baloncesto” y vigente hombre récord de los mundiales (Foto: Blog Naver)

China siguió dominando Asia y le impidió a Corea viajar a las Olimpiadas de 1992. Regresarían al roce internacional en el Mundial de Canadá 1994.

Tres triunfos, incluidos dos ante Egipto, su víctima favorita, solo sirvieron de consuelo tras ser eliminados en la fase de grupos por Argentina y España.

Guerreros asiáticos, no mundiales

Albergaron el campeonato asiático clasificatorio a los JJ.OO. de Atlanta 96′. El MVP de Hur Jae y la localía no bastaron para tumbar al poderoso gigante chino.

Como los subcampeones de Asia acudieron al certamen olímpico, del cual se despidieron en blanco, como el peor de las 12 selecciones y habiendo perdido los siete juegos que disputaron.

En el campeonato de Arabia Saudita de 1997 acabaron con la hegemonía china y después derrotaron con un apretado marcador a Japón (78-76) para ganar la segunda medalla de oro en la historia del FIBA Asia. Con la conquista clasificaron a la Copa Mundial Grecia 1998.

Todo fue un espejismo. Corea fue barrida en la fase de grupos por Lituania (97-56), Brasil (76-73) y Estados Unidos (88-62). Nigeria (89-65) y Senegal (75-72) no permitieron que los “Guerreros” se consolasen.

Dejan Bodiroga (derecha) se tituló campeón con Yugoslavia en la justa de 1998 (Foto: mozzartsports)

Nuevo y negro milenio

Aun figurando en prácticamente cada podio de los campeonatos asiáticos, Corea del Sur siguió quedándose a las puertas de otra medalla dorada. China y el Líbano se turnaron entre 2001 y 2007 para evitar que los surcoreanos clasificasen siquiera a un Mundial o a unos Juegos Olímpicos.

El tercer puesto logrado en Japón 2007 les dio el derecho a jugar el Preolímpico de Grecia 2008, en donde Eslovenia y Canadá dieron cuenta de ellos.

En 2009, luego de caer en cuartos de final ante Líbano, y de sucumbir en las semifinales de consolación para definir el quinto lugar, Corea del Sur terminó fuera del top cinco por primera vez en la historia.

Sin duda, era un llamado de atención para el que era un fijo no solo entre los cinco primeros, sino también entre las selecciones medallistas.

Inmediatamente volvieron al podio asiático: bronce en China 2011 y boleto al Preolímpico de Caracas 2012. En la capital venezolana Rusia se paseó frente a los surcoreanos (91-56) y República Dominicana concretó la pronta eliminación (95-85).

Oh Sekeun (capitán) ante el ruso Victor Khryapa. Andréi Kirilenko observa (Foto: REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

Un meritorio tercer puesto en el FIBA Asia de 2013 significó el regreso de Corea del Sur al Mundial, el último disputado hasta los momentos.

En España, los “Guerreros” de la península del sur asiático fueron vencidos por Angola, Australia, Eslovenia, Lituania y México. El diferencial de puntos evitó que terminaran últimos en la justa.

Fueron sextos en el campeonato asiático de 2015. Otras olimpiadas perdidas.

¿Renacieron los Guerreros?

Clasificaron sin problemas a las eliminatorias asiáticas de cara a China 2019. Pasaron la primera ronda como segundos grupo, por detrás de Nueva Zelanda, quien junto a China les propinaron las únicas derrotas de todo el camino.

En la segunda ronda no tuvieron rival. Seis triunfos en fila fueron más que suficientes para que Corea del Sur asegurase su segunda participación consecutiva en un Mundial.

Corea basa sus esperanzas en Ricardo Ratliffe, estadounidense nacionalizado surcoreano quien promedió 26.7 puntos y 12.5 rebotes en las eliminatorias.

Ratliffe, pivot graduado de la universidad de Missouri (NCAA), no fue seleccionado en el draft de la NBA en 2012, pero sí lo fue en el draft de la liga de baloncesto coreana (KBL). En 2018 fue naturalizado y obtuvo el nombre ‘Ra Guna tras ello.

Ricardo Ratliffe estuvo intratable en las eliminatorias (Foto: FIBA)

Absolutamente toda la plantilla surcoreana hace vida en el baloncesto de su país. Una vez más: será muy complicado para los dirigidos por Sang Shik Kim trascender en China. Pero están presentes. Además, el objetivo no se trata de pasar de ronda, a Corea del Sur le bastará con ganar su primer partido en un Mundial desde 1974.

Palmarés

  • FIBA Asia: Oro (1969, 1997), plata (1967, 1973, 1977, 1981, 1986, 1987, 1989, 1991, 1995, 1999, 2003), bronce (1963, 1965, 1971, 1975, 1979, 1983, 1993, 2001, 2007, 2011, 2013, 2017).
  • Juegos de Asia: Oro (1970, 1982, 2002, 2014), plata (1974, 1978, 1986, 1994, 1998, 2010), bronce (1962, 1966, 1990, 2018).

    Ranking FIBA: 32.

Escrito por: Jorge Fernández / @SirGeorgeF
Foto: FIBA.

Jorge Fernandez

Quinto semestre de comunicación social en la Universidad Central de Venezuela (UCV).Coordinador de la sección de baloncesto y editor de la sección de fútbol en Sports Venezuela.