Rumbo al Mundial: Aquella vez que Jordania pudo conocer la gloria

24 agosto 2019

Jordania no se caracteriza por contar con un rico historial de triunfos en el baloncesto. En el Mundial de China tendrán su segunda participación mundialista, luego de debutar en Turquía 2010. Sin embargo, en esa misma tierra tuvieron la posibilidad de tocar el cielo con las manos.

Jordania, país árabe de 10 millones de habitantes, se unió a FIBA en 1957, siete años después de su independencia plena como nación. Desde ahí han cosechado dos medallas en campeonato continentales. Muy lejos de las potencias en la región.

Pero una de esas preseas casi cambia de color y por ende, casi escribe la página más hermosa en el deporte de aquel pequeño lugar.

Así comenzó la historia jordana

Se estrenaron en el panorama internacional en 1983, año en el cual disputaron el FIBA Asia celebrado en Hong Kong. Pero no fue el debut soñado, pues finalizaron octavos. No obstante, hicieron un buen papel después de ganar cuatro de los seis compromisos disputados.

El nivel continuó en similar escala, entre los puestos 7-17 de los torneos asiáticos. La historia cambió en la edición de Tokushima 2007.

Jordania tenía un grupo complicado, junto a China, Irán y Filipinas. No obstante, vencieron 78-65 a los chinos. Casi repiten ante Irán, con quienes cayeron 60-54 en tiempo extra. Necesitaban imponerse a Filipinas y lo hicieron por un categórico 84-76.

En la próxima ronda los oponentes serían igual de difíciles, pues Japón era local, Corea del Sur tenía un equipo respetable y Kazajistán tenía detrás a la escuela soviética.

Vencieron a los kazajos 82-73, aunque perdieron 70-65 contra los surcoreanos y 71-68 frente al cuadro anfitrión. Estaban eliminados, pero la mejora era total respecto a los anteriores resultados.

La primera medalla

Dos años después viajaban a Tianjin, China, con la intención de mejorar lo hecho en la patria del sol naciente.

Guiados por el estadounidense nacionalizado, Raheim Wright, y por el piloto Sam Daghlas, la delegación jordana se presentaba en esta competición con altas aspiraciones.

Tres victorias en igual número de choques, incluyendo un contundente lauro 84-67 sobre Líban. Así terminó la primera fase. Era momento de dar el golpe.

En la segunda ronda vencieron a Kazajistán (98-80), y Qatar (74-60). Ya clasificados fueron batidos 89-83 por China.

Se impondrían 81-70 a Filipinas como hace dos años, con la diferencia de que esta vez significaba el pase a semifinales por primera vez en su historia. Solo dos puntos les impidió estar en la final, pues Irán ganó 77-75.

Ahora la meta era no irse con las manos vacías. Con tal predisposición salió el equipo árabe, quien fue mejor y conquistó el bronce luego de triunfar 80-66. Primera medalla, pero no sería la última.

Rashaim Wright fue la bujía ofensiva de Jordania (Foto: Flickr)

A un punto de la gloria

Con el mismo núcleo de jugadores participaron en el FIBA Asia de 2011, el cual volvería a hacerse en China. Desembarcaron en este certamen confiados en hacer un gran papel después de jugar el Mundial 2010.

Jordania llegó otra vez a estar entre los cuatro mejores. Los filipinos se pusieron en el camino, igual que en 2007 y 2009, y el resultado final no cambió. Victoria 75-61. Sí, inscribían su nombre en el enfrentamiento definitivo, donde se jugaba además el pasaje directo a Londres 2012.

China, local y favorito, estaba frente a Wright, Daghlas y Zaid Abbas, quienes buscaban dar la campanada mayúscula del verano.

Primer cuarto favorable a los de casa 16-15. En el siguiente periodo reaccionó el combinado jordano y marchó al descanso arriba 37-31. Era posible soñar.

El sempiterno campeón de Asia no pretendía abdicar en su reinado continental, por lo que retornó su domino en el marcador. 59-56 para los »Dragones».

Dramatismo es la palabra con la que se podría describir mejor este encuentro. Wright tuvo el oro en su manos, pero no lo pudo cerrar y el parcial 13-11 no sirvió. 70-69 fue el score, China se coronó y Jordania debía participar en el Torneo Preolímpico de Caracas 2012.

Yi Yianlian acabó con las aspiraciones jordanas (Foto: FIBA)

En Caracas, los jordanos cayeron frente a Puerto Rico y Grecia. Una plata meritoria, pero la forma cómo se dio generó un sabor amargo.

Oscuridad y luz

Entre 2013 y 2017 consumaron un papel decepcionante. Era un retroceso evidente, que se revirtió en estas últimas ventanas eliminatorias rumbo a China 2019, esa tierra en la que estuvieron a un margen mínimo del Olimpo.

Liderados por Dar Tucker (San Lorenzo), otro estadounidense nacionalizado como Wright y múltiple campeón en Argentina, y apoyado por Abbas y Ahmet Duverioglu (Fenerbahce), Jordania no pasará por debajo de la mesa en China.

Bajo este triángulo de figuras consiguieron la clasificación al Mundial luego de registrar un balance de siete juegos ganados y cinco reveses.

La tarea en el magno evento del baloncesto no será fácil. Integran el Grupo G con Alemania, Francia y República Dominicana.

Ahmet Duverioglu es parte de la rotación en el super poderoso Fenerbahce (Foto: FIBA)

Palmarés

  • FIBA Asia: Plata (2011), bronce (2009).
  • Mundiales: Primera Fase (2010).
  • JJOO: Sin participación.

Escrito por: Alejandro Jesús Fernández / @AlejoFer1398
Foto: China Daily.