Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Rumbo al Mundial: Cuando un estadounidense se convirtió en Zeus

Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Grecia es una de las grandes potencias que tendrá la Copa Mundial de Baloncesto China 2019, pues cuentan entre sus filas con uno de los mejores jugadores del planeta como lo es Giannis Antetokounmpo, sin embargo, el cuadro griego posee una rica historia dentro de la disciplina.

Campeones de Europa en par de oportunidades, subcampeones del Mundo en 2006, y con múltiples títulos continentales repartidos entre Olympiacos y Panathinaikos, sus clubes más importantes, los cuales han ganado la Euroliga tres y seis veces, respectivamente.

Además, este país del mediterráneo es uno de los que muestra mayor pasión por el baloncesto en el Viejo Continente, aunque los orígenes del auge de esta afición están muy lejos de estas tierras. Se encuentran en Seton Hall, Estados Unidos.

Un Dios griego nacido en América

Nikolaos Georgalis, mejor conocido como Nick Gallis, nació en Nueva Jersey el 23 de julio de 1957, hijo de inmigrantes griegos provenientes de la isla de Rodes. Se crió muy lejos de sus orígenes, yendo a la Union Hill High School, donde comenzó la práctica del baloncesto.

Posteriormente obtuvo una beca en la universidad de Seton Hall perteneciente al circuito NCAA, lugar en el cual estuvo por cuatro años (1975-1979), y fue condecorado Player of the Year en la Eastern College Athletic Conferencia en 1979.

Con estos pergaminos se presentó en el Draft, siendo escogido por Boston Celtics en la cuarta ronda, pero para su infortunio no hizo el equipo, imposibilitado por una lesión en los campos de entrenamientos.

Decisión trascendental para Grecia

Sin embargo, Gallis recibió una oferta de la tierra de sus padres. Fue el Aris Salónica, un club modesto dentro de la liga helena, opacado por los grandes clubes de Atenas.

Lo que a simple vista parecía un retroceso terminó por convertirse en la mejor decisión de su vida. Nunca imaginó que se convertiría en un prócer.

Estuvo en el Aris durante 13 años (1979-1992). Foto: Wikipedia.

Gallis se consagró monarca absoluto del basket griego, dándole al Aris siete campeonatos, además de seis copas nacionales. Aunque, claro, no estuvo solo. Contó con la ayuda del escolta Panagiotis Giannakis, otra leyenda.

Pero su grandeza estaba todavía por cumplir el objetivo más alto, en el país que lo adoptó y en un Eurobasket.

Antes de 1987, Grecia se paseaba por los puestos de abajo en los campeonatos de Europa. Raramente acudían a un Mundial (10mos en 1986), y se disponían a afrontar el certamen como local sin muchas expectativas. Sobre todo si debían pelear contra la Unión Soviética y Yugoslavia.

En la fase de grupos conformada por seis selecciones, pasó cuarto. Por esto el cruce de Cuartos de Final lo emparejaba con el mejor equipo del torneo hasta ese momento, Italia, que había ganado todos los juegos de su zona.

Parecía que el transitar de los griegos finalizaría ahí, pero apareció Galis con 38 puntos y Grecia venció a Italia por 90-78. Una gran sorpresa.

En Semifinales el rival era la Yugoslavia liderada por un joven Drazen Petrovic, que aunque sumó 22 tantos, fue insuficiente ante los 30 concretados por Nick. Una gesta heróica para una nación que nunca había estado en una final.

El Olimpo fue griego

El 14 de junio de 1987, 17.000 personas hicieron acto de presencia en el Palacio de la Paz y la Amistad de Atenas para ver un duelo inédito que medía a la combativa Grecia frente a la superpoderosa Unión Soviética.

No obstante, el nombre de la cancha no era en lo absoluto parecido al ambiente que allí predominaba. La presión y los pitidos a cada ataque soviético era la constante por parte de los aficionados.

El primer tiempo acabó 42-41 con los anfitriones arriba por un punto. Todavía parecía impresionante que la suerte en algún momento no tendría su fin. Y aunque ”El Rodillo Rojo” pudo llevar el juego a prórroga, todos se dieron cuenta que no fue suerte.

La suerte se llamó Nick Gallis, que se convirtió en la versión humana de Zeus, dios griego, tras anotar 40 puntos. Dos tiros libres efectuados positivamente por Arigiris Kampouris en la expiración del suplementario culminaron la hazaña. 103-101 fue el resultado definitivo. Sería la primera vez que Grecia se consagraba campeón en cualquier deporte.

Galis se alzó con el MVP y todo cambió…

Plantel griego en 1987 (Foto: HistoriasDelBaloncestoGriego.Blogspot)

La fiebre del baloncesto llegó al Partenón

Después del título conseguido en 1987, la percepción del baloncesto en Grecia cambió. Nunca más se lo volvió a ver como algo pequeño, y grandes empresas vieron una oportunidad de ganar dinero invirtiendo en los clubes.

Así empezó la dinastía de los dos grandes de Atenas: Panathinaikos y Olympiacos. En 1989, Aris alcanzó el Final Four y la selección griega regresó a una final europea, aunque esta vez Kukoc, Divac, Petrovic y el resto de yugoslavos fueron demasiado.

La transformación llegó en 1992, cuando el Panathinaikos fichó a Galis con la intención de hacerse con la Euroliga, en aquel momento llamada Copa Europa. Pese a que terminó máximo anotador en varias ediciones, no pudo coronar su magnifica carrera con este trofeo.

De 1992-1994 jugó en el conjunto verde (Foto: Panathinaikos BC).

Tampoco disputó un Juego Olímpico, ya que el debut de Grecia llegaría en Atlanta 1996, una año después de su retiro profesional.

A esos juegos clasificaron después de albergar un nuevo Eurobasket, en 1995, donde no repitieron lo hecho ocho años antes debido a que se ubicaron en el cuarto puesto. Aquello fue suficiente para asegurar su plaza en los JJ.OO.

En Atlanta los griegos no desentonaron, situándose en la quinta casilla, y eliminados por la Lituania de Sabonis, Marciulionis y compañía.

Dos años más tarde alcanzaron las semifinales de la Copa Mundial de la cual serían sede.
Entre 1993 y 1998 serían semifinalistas en tres Eurobasket consecutivos (1993, 1995, 1997) y en dos mundiales (1994, 1998), aunque no consiguieron medallas.

Nueva generación dorada

En 1996, Panathinaikos ganó la ansiada Euroliga con Dominique Wilkins, y un año más tarde lo lograría su rival, Olympiacos.

Esto fue solo el comienzo. El PAO se titularía en otras cinco oportunidades (2000, 2002, 2007, 2009, 2011). Mientras que Olympiacos procedió a hacer lo propio en 2012 y 2013.
Con tales consagraciones nació una generación de jugadores destinada a grandes cosas.

Aparecieron los Dimitris Diamantidis, Vasilis Spanoulis, Nikos Zisis, Theo Papaloukas o Sofoklis Schortsanitis.

Ellos ganaron el Eurobasket de 2005 con autoridad a la Alemania de Dirk Nowitzki en el partido definitivo.

Plantel griego campeón del Eurobasket 2005 (Foto: Eurobasket)

En 2006 estaba el Mundial de Japón en el horizonte. En tierras orientales mostraron un despliegue de equipo que los llevó a la final de forma invicta, ganando incluso a los NBA de Estados Unidos por 101-95, con Spanoulis en rol estelar.

El choque por la presea dorada frente a España no salió según lo planeado y cayeron estrepitosamente por 70-47. Sin embargo, nadie le restaría mérito por lo conseguido.

Lebron y Carmelo se lamentan mientras los griegos celebran (Foto: FIBA)

Un bache que debe acabar

Grecia se ha ausentado de los dos últimos Juegos Olímpicos, fallando en los momentos claves, como en Venezuela, cuando Nigeria los sorprendió en el Torneo Clasificatorio realizado en el Poliedro de Caracas.

En los Eurobasket no han vuelto a subirse a un podio desde 2009 (bronce), y en los Campeonatos del Mundo han tenido tareas pobres. Derrotados en octavos de final en Turquía 2010 y España 2014.

Los helenos confían en la naciente generación de basquetbolistas que esperan llevar otra vez a Grecia a lo más alto, donde ya supieron estar.

Giannis Antetokounmpo, Nick Calathes, Kostas Sloukas, Giorgios Papagiannis, Kosta Koufos y Kostas Papanikolau son algunos de los nombres que querrán preservar el orgullo heleno y olvidar los recientes fracasos.

En China 2019, Grecia compartirá grupo con Brasil, Montenegro y Nueva Zelanda.

Giannis Antetokounmpo está llamado a guiar a Grecia en este Mundial (Foto: Greek Reporter)

Palmarés

  • Mundial: Plata (2006), cuarto puesto (1994, 1998).
  • Eurobasket: Oro (1987, 2005), plata (1989), bronce (2009), cuarto puesto (1993, 1995, 1997, 2007).
  • Juegos Olímpicos: Cuartos de Final (1996, 2004, 2008).

Escrito por: Alejandro Jesús Fernández / @Alejofer1398
Fotos: Interbasket.com

Jorge Fernandez

Estudiante de Comunicación Social en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Coordinador de la sección de baloncesto.