Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Dave Hudgens a The Athletic: “Me arrepiento de no impedir los robos de señas”

Hudgens
Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Dave Hudgens se presentó el jueves en Dunedin, Florida (Estados Unidos), con la intención de “limpiar” su imagen, tras estar involucrado en el escándalo de robos de señales, cometido por Astros de Houston en la temporada 2017 de Grandes Ligas.

Hudgens, actual coach de banca de Azulejos de Toronto, laboró en 2017 como instructor de bateo de unos siderales que utilizaron recursos tecnológicos para adivinar cuáles lanzamientos ejecutarían los pítchers rivales en cada situación.

Para lograrlo, los cósmicos, dirigidos en ese momento por A.J. Hinch (recientemente despedido por Houston y suspendido por un año de toda actividad relacionada con el Big Show), usaron una cámarara escondida en el jardín central de cada estadio, para determinar cuáles eran las peticiones que realizaban los cátchers a sus serpentineros.

En una entrevista concedida a John Lott, cronista del portal The Athletic, Hudgens, antiguo mánager de Leones del Caracas en Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP), confesó sentirse arrepentido por no impedir esa práctica, que desató la ira de los cronistas deportivos, así como de atletas y dirigentes de las otras 29 organizaciones del Big Show.

“Me arrepiento de no impedir los robos de señas”, señaló Hudgens antes de presenciar una práctica primaveral de los pájaros azules en el Dunedin Stadium. “Yo, de verdad, no sabía con exactitud lo que estaba ocurriendo, pero A.J. Hinch y yo debimos impedir que eso ocurriera”.

Hudgens y el título “manchado” de Houston

El estadounidense, de 63 años, formó parte de un Houston que se consagró en la Serie Mundial 2017, tras vencer 4-3 a Dodgers de Los Ángeles en un Clásico de Octubre, disputado al máximo de siete encuentros.

Dos integrantes de esa escuadra astral, el segunda base José Altuve y el antesalista Alex Bregman, pidieron este 13 de febrero disculpas públicas por el incidente y, de inmediato, se convirtieron en blanco de comentarios negativos. De hecho, algunas personas pusieron en duda si el título de Houston fue obtenido de manera “legal”. Hudgens temía que esa fuera la consecuencia de la “artimaña”.

“Debimos evitar que eso sucediera. Para ser sincero, debí ir a la oficina de A.J. y decirle algo sobre el tema, tal como cualquiera de nosotros debió hacer, pero decidí dejar todo así.
Realmente no sé lo que estaba pensando en ese momento. Me arrepiento de esa acción”.

Acto de contrición colectivo

El gesto de “mea culpa” de Hudgens fue imitado por Marwin González (utility de Mellizos de Minnesota), Dallas Keuchel (pítcher de Medias Blancas de Chicago) y Charlie Morton (serpentinero de Mantarrayas de Tampa Bay), una terna que contribuyó a que Houston se coronara en la cita 2017 y, a diferencia de Altuve y Bregman, abandonaron la agrupación antes de la zafra 2019.

Hudgens cree que esos gestos demuestran que los beisbolistas son humanos, cometen errores y están dispuestos a rectificarlos. Eso sí, aclaró que en ese entonces creía que el emplear artilugios tecnológicos para anticipar los envíos de los contrarios no era una “treta sucia”.

“En esa época, cuando estaba sentado en el dugout de Houston, veía cómo todos se entusiasmaban con la idea de espiar. Yo pensaba que eso era positivo, porque ellos podían anticipar cuando venía una curva, un cambio de velocidad o una recta. En su momento, nos ayudó bastante, pero ahora veo que fue un gran error usar esa estrategia”.

Aunque se supo que Houston incurrió en espionaje, descartó que él fuera partícipe activo de las acciones porque, durante la mayoría de las ocasiones, estuvo ocupado lejos del clubhouse.

“Sabía que algo andaba mal, pero pensaba que era normal. Eso sí, debo aclarar que sólo peloteros y algunos dirigentes tenían pleno conocimiento del caso. Yo no estaba 100% al tanto de la situación, porque fundamentalmente trabajaba aparte en el cajón de bateo. Me mantenía en esa zona el 90% de las veces y por eso desconocía tanto el trasfondo como la gravedad de la situación”.

Antes de finalizar su diálogo con Lott aclaró que su principal interés es “conservar la integridad del deporte” y, sobre todo, que la gente sienta que la Major League Baseball (MLB) es un circuito que se rige por la “verdad”.

“Me siento bastante arrepentido de todo lo que pasó. Por ese motivo, me disculpo públicamente con los fanáticos y con la prensa. Sin duda, debimos actuar de otra manera”.

Escrito Por: Joseph Ñambre | @JosephSports27

Foto: Cortesía de MLB

Daniel Parra

Deja un comentario