Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Eduardo Pérez y Greg Maddux: el respeto de un serpentinero inmortal (+Video)

Eduardo Pérez Maddux
Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Eduardo Pérez tuvo una dilatada carrera en Grandes Ligas, pero siempre será recordado por erigirse como el cátcher favorito de Greg Maddux a la hora de trabajar. No es poca cosa, porque Maddux es considerado uno de los mejores lanzadores de la historia del circuito y cuenta con una placa en el Salón de la Fama de Cooperstown.

En un diálogo con Alejandro Villegas y Fernando Arreaza –conductores del Camerino TV (canal de YouTube), Pérez recordó la relación especial que mantuvo con Maddux y aseguró que recibir sus envíos no era sencillo.

“Primero que todo, tenía que estar en la misma página que Greg Maddux. Era necesario saber lo que él estaba pensando, pues siempre debía pedir el pitcheo que él tenía en mente”.

Eduardo Pérez

Eduardo Pérez dejó inicialmente que Greg Maddux tomara el control

Para ganarse la confianza del derecho estadounidense, y superar al puertorriqueño Javy López en el orden de predilección, Pérez dejó que Maddux dictara el orden de los envíos que tiraría durante los primeros meses que laboraron. Eso ocurrió entre las contiendas 1995 y 1996.

“No era fácil trabajar con alguien tan detallista como Maddux. Durante los primeros cuatro meses que compartimos, él me daba la seña y me la hacía saber en el momento en el cual él lanzaba la bola. Cuando él tiraba, tenía que estar pendiente de sus acciones”.

Eduardo Pérez

Toques en la cara y agarres de la esférica, constituían parte del “libro secreto” que Maddux le enseñó a Eduardo Pérez antes de darle más responsabilidad al nativo. Al rememorar esos momentos, Pérez, admirador de Baudilio Díaz y Carlos Hernández (otros criollos que llegaron a Las Mayores como receptores), no ocultó su emoción.

“Cuando él me pedía una recta afuera, colocaba su mano derecha hacia delante. Para la recta adentro, ponía la mano atrás. Si se pasaba la mano por la frente, tenía que esperar una slider. Cuando se tocaba la barbilla, era seguro que venía un cambio. Para la curva, se metía el dedo en la nariz. Esto último lo hacía poco, porque apenas lanzaba cuatro o cinco curvas por juego. Estar pendiente de todo eso, de verdad era muy difícil”.

Eduardo Pérez sobre Maddux

El criollo se ganó el respeto de un serpentinero inmortal

Luego de esos primeros días, en los cuales Maddux tuvo el control de sus actuaciones, Eduardo Pérez conversó con el diestro y le dio a conocer su punto de vista, respecto a la disciplina. Esa sinceridad fue bastante valorada por un estadounidense que hoy día tiene 54 primaveras.

“Yo le dije a Maddux, que me dejara llamar el partido y él me prestó atención. Le comenté que estábamos jugando con muchos peloteros que ya no estaban con nosotros y ellos sabían la seña que me estaban dando. A partir de ese día, empezamos a trabajar de otra manera”.

Maddux, cuya apariencia se asemejaba más a la de un profesor de matemáticas que a la de un pelotero, le enseñó a Pérez a buscar la excelencia en cada situación, al punto de que el antiguo careta patrio evocó la primera vez que tuvo chance de dirigir, por completo, al escopetero.

“Una vez tiró un juegazo y, apenas, dos veces me dijo no a los pitcheos que le pedí. Tras el duelo, me entusiasmé porque pensé que estaba listo para trabajar como deseaba y por eso me alegré. En la siguiente apertura, le dije que yo iba a llamar yo el juego y me respondió que no. Me hizo entender que estar en desacuerdo dos veces era mucho, para su nivel. Ese día, él llamó el juego él y después de eso me delegó la responsabilidad. Así de exigente era Maddux”.

Un lanzador con una inteligencia única para laborar en el montículo

Para Pérez, quien promedió .253 con 85 dobles, dos triples, 40 jonrones, 172 empujadas y 137 anotadas en 11 citas del Big Show, la inteligencia era la principal característica de Maddux. A su juicio, este último no era un serpentinero que dependía de la velocidad, sino del control y la ubicación de sus disparos al plato.

“Pienso que Maddux era un pítcher muy inteligente y, sin duda, un sabio  del béisbol.  Todos los lanzadores son diferentes, pero Maddux me enseñó muchas cosas. Es un hombre que sabía cuál era la mejor manera de hacer out a bateadores tan temibles como José Canseco y Barry Bonds”.

Eduardo Pérez habló de la inteligencia de Maddux

Durante su trayectoria de 23 temporadas en la Gran Carpa, Maddux dejó una marca de 355-227 y una efectividad de 3.16 en 744 duelos, de los cuales abrió 740. Totalizó 3.371 ponches y 999 bases por bolas (177 de ellas intencionales) en 5.008 innings y un tercio de desempeño. Mantuvo una relación de boletos y hits por cada acto (WHIP) de 1.143.

Maddux, nacido el 14 de abril de 1966 en San Angelo, Texas, participó en ocho ediciones del Encuentro de Estrellas, ganó cuatro premios Cy Young e igual cantidad títulos de efectividad en la Liga Nacional, donde además se acreditó 18 Guantes de Oro. También se apoderó de un anillo de Serie Mundial en 1995, cuando ayudó a Atlanta a batir 4-2 a Indios de Cleveland en un Clásico de Otoño que se extendió a seis cotejos.

Por: Joseph Ñambre | @JosephSports27

Foto: MLB

Cesar Sequera

Deja un comentario