El gran día del baloncesto venezolano en Sudamérica (+ Fotos)

Un día histórico para el baloncesto venezolano
28 julio 2020

El 28 de julio de 2014 el baloncesto venezolano vivió uno de sus mejores momentos. Ese día, el conjunto Vinotinto dirigido por Néstor “Che” García venció 75-64 a la selección de Argentina en la final del Sudamericano de Baloncesto celebrado en Margarita.

 

 

Pero el quinteto criollo no tuvo un camino de rosas para disputar este partido, pues tuvo que derrotar en días seguidos a las representaciones de Uruguay y Brasil antes de jugar la final en el Gimnasio Ciudad de La Asunción, sede de todos los partidos del torneo.

 

Baloncesto venezolano ante una oportunidad única en Margarita

 

Pese a que la última vez que La Vinotinto había ganado un título internacional había sido en 1991, la localía y las condiciones del torneo le daban cierto favoritismo al anfitrión.

 

Argentina estaba en medio de un recambio sin gran parte de la “generación dorada” y Brasil tenía un cuadro alternativo mientras se preparaba para el Mundial de España, que se jugaría un mes después. Además de Uruguay, combinado que amargó la fiesta criolla en 1997, cuando Maracaibo hizo de sede. Aquella vez los charrúas alzaron el título y relegaron a los nuestros a un meritorio subcampeonato.

 

Por su parte el NBA de Toronto Raptors, Greivis Vásquez, se unió a un plantel que un año atrás terminó fuera del Mundial al quedar Igualado en puntos con el seleccionado albiceleste. Una gran tristeza que vivió el baloncesto venzolano en el Poliedro de Caracas y del cual había que reponerse lo más pronto posible.

 

Debut convicente y pasaje a semifinales

 

El primer partido fue ante un inexperto cuadro peruano que no sirvió para el deleite de los espectadores margariteños que se dieron cita para ver la holgada victoria 86-49 de su equipo.

 

Vásquez fue el máximo anotador con 13 puntos y repitió ese honor en el segundo choque, frente a Chile. Allí registró 15 tantos para sellar el pasaje a semifinales al vencer a los australes por 76-55.

 

Ya con el boleto asegurado, los charrúas eran los siguientes en el camino y fue la primera prueba de fuego para La Vinotinto, dado que al comienzo del último cuarto, la Celeste, amparada en el accionar del exMarinos Mauricio Aguiar, se imponían 50-49.

 

Otra vez Greivis sacó la chapa de NBA y pese a fallar varios tiros durante todo el compromiso, le bastó para ser mejor por el quinteto nacional, con 19 de los 67 encestes que hizo Venezuela en el score final, cuatro más que sus rivales de turno (63).

 

Con esa victoria se acabó la primera fase. El andar invicto era convincente pero resultaba un enigma saber qué nivel mostraría el seleccionado contra Brasil y Argentina.

 

No solo estaba en juego el pasaje al choque por la medalla de oro, sino que, en caso de ganar, se lograría el cupo a los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Esto era algo que no se veía desde la participación de la generación de los Héroes de Portland en La Habana 1991.

 

El baloncesto venezolano estaba ante su gran oportunidad de cortar dos sequías.

 

Contra los colosos

 

En la semifinal estaba un Brasil, que aunque era alternativo, era un combinado altamente competitivo. Así lo demostró el parejo desarrollo del partido en los dos primeros parciales, los cuales favorecieron a los de casa al irse al descanso arriba 28-26.

 

Pero el tanteador bajo cambió de forma radical en el complemento, siendo Brasil el dominador de las acciones. Tanto así que los amazónicos llegaron arriba en el marcador por cinco luego de establecer una racha de 29-22 en el tercer periodo (55-50).

 

Los sueños de los 10 mil aficionados que esperaban una victoria se disipaban. Sin embargo, no fue Vásquez quien lideró al cuatro Vinotinto.

 

Heissler Guillent, que ya presagiaba lo que haría un año después contra Canadá, se tomó para sí las instancias finales y metió a Venezuela en partido hasta que Cubillán empató las acciones con un triple fundamental.

 

Con las acciones igualadas, Guillent recibió una falta que le permitió castigar desde la línea y poner el 66-65 definitivo. Era el momento de celebrar estar en la final del Sudamericano por segunda edición seguida y la vuelta a unos Panamericanos después de 23 años. Se cortaba una sequía, aunque se podía cortar otra sequía: la de no ganar un Sudamericano.

 

El final deseado para el baloncesto venezolano

 

En el partido por la medalla dorada fue el turno de brillar para el mejor exponente que tenía el Sudamericano, ya que Greivis Vásquez tuvo su desempeño más destacado de todo el certamen y finalizó con 24 puntos y cuatro asistencias para liderar el triunfo 74-65 sobre la albiceleste de Nicolás Laprovittola y Selem Safar.

 

Greivis Vásquez MVP del Campeonato Sudamericano de 2014

 

Vásquez acabó el torneo con el Premio Jugador Más Valioso después de promediar 15.6 tantos por duelo. Mientras que Guillent se situó entre los líderes en asistencias con 3.1 habilitaciones por encuentro.

 

Greivis Vásquez MVP

 

El baloncesto venezolano coronaba una torneo perfecto con cinco triunfos en igual cantidad de presentaciones y daría el punto de partida para lo que vendría después: El campeonato en el Preolímpico de México, la clasificación olímpica a Río 2016 y Mundial de China 2019.

 

Victoria del baloncesto venezolano en Margarita

 

Tabla de posiciones 

1. Venezuela 5-0
2. Argentina 4-1
3. Brasil 3-2
4. Uruguay 2-3
5. Paraguay 3-2
6. Chile 2-3
7. Ecuador 1-4
8. Perú 0-5

 

 

Escrito por: Alejandro Jesús Fernández / @alejofer1398.
Fotos: John González / @JOHNHATE.