Rumbo al Mundial: España, campeón mundial hambriento Skip to content
¡LOS NUESTROS PRIMERO!
Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Rumbo al Mundial: España, campeón mundial hambriento

Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Definitivamente España es un país respetado mundialmente en el deporte de las alturas. Desde su debut en 1935 se convirtieron en una selección poderosa, capaz de hacerle frente a quien se pusiese por delante. Si bien pasaron por una época gris en cuanto a resultados se refiere, en este milenio han tocado la gloria con sus manos… Y tienen todo para seguirlo haciendo.

“La Roja” se formó como conjunto en 1935. Ese mismo año se organizó el primer Campeonato Europeo de la historia. Suiza fue la sede. Casualmente España se jugó la clasificación a dicho campeonato en su primer partido internacional. Vencieron 33-12 a Portugal. Aquel partido se disputó en la capital española, Madrid.

Todas las rondas eran a partido de “ganar o morir”. España superó a Bélgica (25-17) y a Checoslovaquia (21-17) para instalarse en el partido por la medalla de oro. Letonia impidió la primera página dorada en la historia del baloncesto español (24-18). Rafael Martín, líder de ese novel conjunto hispano, fue seleccionado como el Jugador Más Valioso de la competencia.

Rafael Martín lucía la camiseta número siete (Foto: AS)

Lamentablemente España perdió su primer viaje olímpico, que debió ser en Berlín 1936. La Guerra Civil Española comenzó días antes de la justa y la “Roja” no pudo asistir a la cita.

Sumergidos en la mediocridad

España volvió a competir tras el parón post-guerra en el Mundial de 1950. Allí cayeron en el primer partido frente a Egipto, por la mínima (57-56). En la fase de repechaje Chile también le propinó una derrota (54-40).

Solo lograron “ganar” ante Yugoslavia. Sí, entre comillas. Su rival se sentó desde que sonó el himno español en rechazo al régimen franquista y se negó a jugar. Por default se le asignó un triunfo 2-0.

No todo fue negativo: Álvaro Salvadores fue seleccionado al quinteto ideal y fue el jugador que promedió más puntos por partido (13.7).

John Stanich (Estados Unidos/izquierda), Oscar Furlong (Argentina/centro) y Álvaro Salvadores (España/derecha), figuras del Mundial de 1950 (Foto: El Gráfico)

Otro parón largo significó una nueva sequía para España. Volvieron nueve años después, en 1959, y fueron decimoquintos.

Selección española de 1950 (Foto: Federación Española de Baloncesto)

Destellos preolímpicos

Los hispanos lograron reponerse en el Preolímpico de 1960, en donde ganaron cinco de seis encuentros y clasificaron a las Olimpiadas de Roma.

En Roma 1960 solo pudieron derrotar a Uruguay y Japón. Finalizaron decimocuartos.

Los siguientes cuatro Campeonatos de Europa no distaron mucho de lo ocurrido en 1959. Su mejor resultado fue un séptimo lugar en Polonia 1963. Quintos y sin boleto a los JJ.OO en el Preolímpico de 1964.

Lo más destacado durante este período fue a nivel individual: Emiliano Rodríguez fue MVP del Eurobasket en 1963 y máximo anotador en 1965. El colofón lo colocó en 1967, cuando se convirtió en el jugador español con más puntos en un partido del Campeonato Europeo, al anotar 43 unidades frente a Holanda.

Rodríguez ganó 12 ligas en 13 años con el Real Madrid (Foto: El Gurú del Deporte)

España ganó su segundo torneo Preolímpico en la década para acceder a México 1968. Clifford Luyk y Emiliano Rodriguez lideraron aquel conjunto. Estos también lo hicieron en los JJ.OO días después, donde obtuvieron un decente séptimo puesto.

Sin pena ni gloria transcurrieron dos Campeonatos Europeos en los que culminaron quintos y séptimos, respectivamente.

Parecía que a España solo se le daban los torneos preolímpicos, porque un segundo puesto en el torneo de 1972 los clasificó a las Olimpiadas de ese mismo año en Munich.

No fue malo su pasaje en tierras germanas. Vencieron a Australia, Egipto, Japón y a Alemania. Sin embargo, el onceavo puesto no lucía mucho en los papeles.

Wayne Brabender -estadounidense nacionalizado- lideró a los españoles en 1972 y también formó parte de los gloriosos galácticos del siglo XX (Foto: AS)

Constancia casi dorada

Barcelona tuvo la oportunidad de albergar la cita europea de 1973. Allí España estaría de nuevo en los reflectores del continente. En la fase de grupos ganaron cuatro de cinco encuentros y solo fueron superados por Yugoslavia en el debut.

En la semifinales se encontraron con la Unión Soviética, quien había ganado las últimas siete ediciones del Campeonato Europeo. A todas luces eran muy complicado. Pero 20 puntos de Brabender pusieron en pie al Palacio de los Deportes de Barcelona y acabaron con una hegemonía (80-76).

Los yugoslavos una vez más volvieron a ponerle el pie a España y les ganaron el oro en su propia casa (78-67). Aun así, el subcampeonato fue un salto de calidad para una selección sin éxito en los años previos.

Yugoslavia arruinó la fiesta hispana (Foto: Solobasket)

Lucha ante los gigantes

España arribó al Mundial de Puerto Rico 1974 con Wayne Brabender en su mejor momento. El norteamericano respaldó los pensamientos del resto al ser el máximo anotador de la fase final (20.8 puntos por juego), a la que España accedió tras ganar dos de los tres partidos de la ronda inicial.

La Unión Soviética se colgó la de oro, escoltada por Yugoslavia y Estados Unidos. Cuba quedó cuarta y España quinta.

Fueron cuartos en el Eurobasket de 1975. Nuevamente los puestos de honor los tomaron la Unión Soviética y Yugoslavia. Italia se coló en el podio tras superar a la “Roja” por el diferencial de puntos.

Los hispanos tuvieron un bajón entre 1977 y 1979, años en los que quedaron novenos y sextos en Europa. Pero solo fueron pequeños traspiés.

En 1980 se presentaron a los JJ.OO de Moscú. Otra destacada participación en el torneo preolímpico les dio el boleto.

Moscú fue el escenario perfecto para que los españoles se luciesen. Allí vencieron a Polonia, Senegal, Brasil y Cuba. Cayeron ante los habituales, no sin haber dado una férrea pelea antes. Yugoslavia (95-91) y la Unión Soviética en grupos (119-102).

Italia y su mejor generación hasta ese entonces los sacó en semis (95-89). Los soviéticos se vengaron del campeonato de 1973 y los apalearon en la disputa por el bronce (117-94).

Cándido Sibilio lideró a esa talentosa camada. El oriundo de República Dominicana promedió 21.6 puntos por juego.

Cándido Sibilio (Foto: EFE)

Llenos de plata

La selección española volvió a ver cómo sus similares yugoslavos y soviéticos los superaban en 1981. En vez de Italia, los checoslovacos se colaron en el podio tras vencer a la “Roja” (101-90).

El Mundial de Cali fue el antecedente inmediato a la llegada de nuevas preseas españolas. No obstante, también cuajaron un excelente torneo, en donde superaron a Estados Unidos por primera vez en la historia (109-99).

Como ya se hacía costumbre, Yugoslavia y la Unión Soviética se interpusieron en el camino que enfilaba España al podio. Otro cuarto puesto al historial.

En 1983 devolvieron uno de tantos golpes ante la Unión Soviética de Sabonis en semifinales (95-94). Pero la Italia más gloriosa les quitó el oro (105-96).

Clasificaron fácilmente a Los Angeles 1984. Justa olímpica en la cual solo Michael Jordan, Patrick Ewing y Steve Alford pudieron sacarlos de contienda. Vencieron a los yugoslavos (74-61) antes de caer contra los norteamericanos (96-65).

Dos muy meritorias medallas de plata que definitivamente establecieron a España en la élite del baloncesto mundial.

Jordan les anotó 20 puntos en la final (Foto: Endesa Basket Lover)

Pequeño declive

España no volvería a estar en un podio olímpico en décadas. Coleccionaron otro cuarto lugar en el Campeonato Europeo de 1985.

Organizaron el Mundial de 1986. Solo 30 puntos de Oscar Schmidt los frenaron en la fase de grupos (86-72).

Para desfortuna hispana, cayeron en la fase semifinal en detrimento de los soviéticos y de Brasil. Canadá e Italia pagaron los platos rotos en los partidos de consuelo. España terminó quinta.

Ese quinto puesto se repitió en los Campeonatos Europeos de 1989 y 1993. Poco éxito en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 (octavos) y en la Olimpiadas que ellos mismos albergaron en 1992 (novenos), en donde una victoria ante la Brasil de Schmidt (101-100) pasó a segundo plano tras una estrepitosa caída frente Angola (83-63).

El “Angolazo” (Foto: Historia del Baloncesto Español)

En cuanto a las justas mundiales, repitieron la décima casilla en 1990 y 1994 sin sumar algún triunfo que mereciera ser resaltado.

Las decepciones europeas continuaron en 1995 y 1997, en donde no pasaron del quinto puesto. Dolorosa la edición del 97′, pues fue en Barcelona y no se sintió apoyo del pueblo español. La “Roja” cayó en cuartos ante Rusia (70-67).

Participaron en el Mundial de Grecia 1998. España pasó invicta la primera ronda, pero fue en vano. Los helenos los eliminaron en cuartos (69-62).

La nota alta la dejó Alberto “Caviar” Herreros, quien lideró a todos los jugadores del torneo en puntos por partido, con 17.9.

Herreros dejó huella en el baloncesto español (Foto: Basket Coaching)

Regreso al podio

De la mano de Herreros, España logró subirse al podio de Europa tras una época infructuosa que superó los 20 años. El Eurobasket de 1999 realizado en Francia fue el lugar en donde la “Roja” volvió a soñar en grande.

En cuartos 28 puntos de Herreros sacaron a la Lituania de Jasikevicius (74-72). Luego dieron inicio a un próxima gran rivalidad contra Francia venciéndolos en la semifinal (70-63). “Caviar” fue más exquisito que nunca y convirtió 29 puntos en la conquista.

Pero se apareció una siempre combativa Italia que por segunda vez en la historia los dejó sin el oro (64-56). A pesar de todo, fue un buen punto de partida para lo que ocurriría en poco más de un lustro.

Sin saberlo, franceses y españoles comenzaron una rivalidad en 1999 (Foto: EFE/AP//Michel Lipchitz)

Previa a la cúspide

España decepcionó en las Olimpiadas de Sydney 2000. Herreros estaba pasando la antorcha a un novel Juan Carlos Navarro, que con solo 20 años fue el tercer mejor anotador español. Noveno lugar sin brillo y con victorias esperadas ante China y Angola.

En 2001 Navarro se consiguió a unos hombres que serían piezas clave en el futuro del baloncesto español: Pau Gasol y Felipe Reyes. Gasol no perdió tiempo y fue el máximo anotador de la selección, con 17.3 tantos por encuentro.

Yugoslavia les impidió jugar la final de aquel Eurobasket en 2001. Pero ni siquiera 43 puntos de Dirk Nowitzki impidieron que España se quedase con la presea de bronce.

El mismo Dirk Nowitzki se vengó en los cuartos de final del Mundial de Indianapolis. Fue un bonito consuelo para España haber vencido a Brasil (105-89) y a Estados Unidos (81-75) en los partidos de consolación. Quinto lugar que daba para más. Pronto lo demostrarían.

La “Roja” volvió a una final en 2003. Pau Gasol en su clímax promedió 25.8 unidades por partido. Pero Lituania se interpuso al final del camino y los dejó nuevamente con el grito de campeones en la boca (93-84).

Gasol y Navarro anotaron más de la mitad de los puntos en esa final. Allí España entendió que con dos jugadores no bastaba para tocar el cielo.

En los JJ.OO de 2004 tuvieron la mala suerte de cruzarse en cuartos con Estados Unidos. Aun con un invicto de cinco partidos, Marbury y Iverson se impusieron (102-94). Séptimo lugar que sí, daba para más.

Dirk Nowitzki en semis (74-73) y Tony Parker en el partido del bronce (93-68) relegaron a España a un clásico cuarto puesto en el Eurobasket 2005. Lo mejor estaba por llegar.

Una canasta valió una medalla (Foto: El Mundo)

Ahora sí: ¡eternos campeones!

Llegó el Mundial de Japón 2006. España ya había dado indicios de su regreso a la cima del mundo. Pero pocos apostaron a la gesta que se dio hace ya 13 años.

Los hermanos Gasol, Rudy Fernández, Juan Carlos Navarro, José Manuel Calderón, Felipe Reyes y Sergio Rodríguez eran las caras más notorias de aquella selección.

De nueve, nueve. La “Roja” ganó absolutamente todos sus partidos. Nueva Zelanda, Panamá, Alemania, Angola y Japón, en ese orden, fueron las víctimas de España en la fase inicial. Ninguna fue problema, pues el conjunto ibérico ganó cada partidos por un margen mínimo de 10 puntos.

Serbia y Montenegro cayó en octavos (87-75). 19 puntos de Pau y 18 puntos de Rudy bastaron. También se pasearon ante Lituania: 89-67. Exhibición para enfrentar a la Generación Dorada de Argentina en semifinales.

Aquel partido ante la albiceleste fue el más complicado. Jorge Garbajosa, héroe inesperado, anotó 19 puntos al igual que Pau Gasol y lideró un triunfo muy apretado (74-73).

Esta vez el oro no les sería esquivo. Poco le importó a España que Grecia viniese de eliminar a Estados Unidos. El paseo fue de principio a fin: 70-47 con Navarro y Garbajosa en plan estelar (20 tantos por cabeza).

Finalmente la gloria fue máxima. Y España logró inscribir su nombre en la historia más grande del baloncesto mundial.

La gloria era de ellos (Foto: Marca)

Tricampeones de Europa

Con la Copa Mundial obtenida en 2006 no se cerraba un ciclo, al contrario, iniciaba un período de bonanza basquetera como nunca antes había vivido España.

En el Eurobasket 2007 Rusia silenció el Palacio de los Deportes en Madrid en la gran final e hizo recordar viejos fantasmas (60-59). Un año después Estados Unidos los borró en la final de los JJ.OO en Beijing (118-107).

Si bien fueron tropiezos duros, ya este conjunto había sabido ganar, por lo que contaban con lo necesario para obtener más que la medalla de plata, al menos en Europa.

Se titularon en dos ediciones consecutivas del Campeonato Europeo: 2009 y 2011.

En 2009 pasaron con dificultades la fase de grupos. Luego fueron una aplanadora en la fase de eliminación, incluyendo una final que les fue sencilla ante la gigante Serbia (85-63). Pau Gasol ganó el MVP de dicha edición.

En 2011 sufrieron menos todavía. Solo Turquía les pudo ganar. Francia fue la perjudicada en la gran final (98-85).

Dos años más tarde parecían encaminados al three-peat, pero los galos se vengaron en semis (75-72). Semejante golpe fue recibido y devuelto en la siguiente edición y en la misma instancia (80-75).

Lituana fue el último escollo que superó España en su ruta al tercer título de Europa: 80-63 y a celebrar.

Tres títulos en cuatro torneos, una barbaridad (Foto: El País)

Regularidad en el globo

Los hispanos no pudieron defender con éxito el cetro mundial obtenido en 2006. Turquía 2010 vio como Serbia se desquitó en cuartos (92-89) luego de haber perdido el Eurobasket un año antes.

En 2014 hospedaron la justa mundialista y también fracasaron luego de ser invencibles en la fase de grupos. Francia, rival del clásico moderno del baloncesto europeo, les pegó la zancadilla (65-52), también en cuartos.

A diferencia del Mundial, los Juegos Olímpicos sí han visto a la “Roja” en el podio en las dos ediciones posteriores a la plata de 2008. En 2012 repitieron final y repitieron resultado: USA los volvió a tumbar (107-100).

Y si no repitieron final en Río 2016 fue porque se cruzaron contra el super equipo estadounidense por terceras olimpiadas en fila. En semis Klay Thompson y Kevin Durant se encargaron de un combativo equipo español (82-76).

Un auténtico partidazo ante Australia les otorgó la medalla de bronce (89-88).

Tampoco pudieron repetir el oro de 2015 en Europa. Dragic, Randolph y Doncic empezaron a escribir su historia sin importar quién se metiera en su vía. España cayó en semis ante ese equipo esloveno por 92-72.

Aun así, fue la sexta medalla seguida para los ibéricos en un Eurobasket: todo un hito.

España suma y sigue (Foto: Marca)

Tras arrasar en las eliminatorias (10-2), España mantiene la ilusión de volver al podio mundial intacta. La oportunidad en China también es de oro. Porque a esta generación española aun le quedan cartuchos. Irán, Puerto Rico y Túnez serán los rivales en la fase de grupos.

Sergio Scariolo conducirá al conjunto español en China (Foto: FIBA)

Palmarés

  • Juegos Olímpicos: Plata (1984, 2008, 2012), bronce (2016).
  • Mundial: Oro (2006).
  • Eurobasket: Oro (2009, 2011, 2015), plata (1935, 1973, 1983, 1999, 2003, 2007), bronce (1991, 2001, 2013, 2017).

Escrito por: Jorge Fernández / @SirGeorgeF
Fotos: FIBA.

Jorge Fernandez

Quinto semestre de comunicación social en la Universidad Central de Venezuela (UCV).Coordinador de la sección de baloncesto y editor de la sección de fútbol en Sports Venezuela.
Scroll To Top