Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Félix Doubront ofreció un recital de pitcheo y Caribes tomó ventaja en la Gran Final

Doubront
Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Félix Doubront ofreció un recital de pitcheo en el estadio Alfonso “Chico” Carrasquel, contó con respaldo ofensivo y codujo el miércoles a Caribes de Anzoátegui a una victoria 5 a 1 sobre Cardenales de Lara en el tercer encuentro de la Gran Final de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP).

Gracias al triunfo, La Tribu Oriental tomó ventaja de 2-1 sobre Lara en la serie por el campeonato del torneo 2019-2020. La llave, pautada a un máximo de siete desafíos, definirá al representante del país en la Serie del Caribe que se llevará a cabo en febrero, en Puerto Rico.

Doubront, refuerzo de los aborígenes perteneciente a Navegantes del Magallanes, consiguió su primer éxito de la postemporada en Puerto La Cruz, donde trabajó 7.0 innings y admitió una carrera limpia, producto de un jonrón solitario de Luis “El Gigante de Bobare” Jiménez.

Jiménez, primera base de los pájaros rojos, aprovechó el envío número 77 de Doubront para ejecutar un poderoso swing y depositar la pelota en el último escalón de las gradas ubicadas en el jardín derecho del parque anzoatiguense. De esa manera, evitó un blanqueo que parecía inminente, cuando había dos outs en el comienzo del séptimo tramo. Su cuadrangular decretó cifras definitivas en la pizarra.

Doubront, exgrandeliga y quien tras contemplar la kilométrica conexión de Jiménez asintió con su cabeza, no permitió más “cañonazos” contundentes, pues sólo admitió tres sencillos más en una verdadera apertura de calidad.

Doubront, un zurdo domininante

Doubront, zurdo de 32 años y quien exhibe una foja de 1-1 en estos playoffs, enfrentó a 26 bateadores y  obligó a 11 a fallar con mansos rodados. A otros tres los retiró con elevados en una salida en la que totalizó 87 lanzamientos y colocó 57 de ellos en zona de strike. Recetó un ponche y repartió dos bases por bolas.

“Hoy me decidí a dar lo mejor de mí en el terreno y, gracias a Dios, se dieron los resultados que quería”, explicó Doubront en una entrevista post-partido concedida a Alfonso Saer Gómez, comentarista de DirecTV Sports. “Doy gracias a Dios por obtener este laurel, que se logró con el apoyo de mis compañeros”.

El siniestro superó en el duelo monticular a Williams Pérez, derecho de 28 años que sufrió su primer revés en la presente “Fiesta de Enero”. Ostenta una marca de 1-1.

Pérez toleró tres rayitas y siete hits en una labor de 5.0 entradas, en las cuales no repartió pasaportes y ni contabilizó ponchetes.

Los relevistas aborígenes José Ascanio (1.0 tramo) y Léster Oliveros (1.0) retiraron los últimos capítulos sin complicaciones, para garantizar el éxito de un Doubront que reveló las claves que lo condujeron a realizar una excelente presentación.

“Desde el principio, me enfoqué en atacar a los bateadores en cada turno. Tuve convicción en mi capacidad y, sobre todo, en mi curva y cutter. Todo el repertorio que utilicé, me funcionó. Otro factor que influyó fue que procuré mantener la bola bajita, para evitar que me dieran líneas en un campo tan pequeño”.

Toletería inspirada

Doubront, ganador de la Serie Mundial 2013 del Big Show con Medias Rojas de Boston, fue apoyado por una inspirada toletería aborigen que sonó nueve incogibles, entre ellos tres extrabases (dos biangulares y un triple).

René “Doble R” Reyes, ambidextro y guardabosque derecho, se erigió como la bujía del ataque portocruzano. Conectó tres imparables en igual número de chances, incluidos un doble y un triangular, anotó una carrera y empujó otra. Sólo le faltó un vuelacercas para completar la escalera en una noche en la que también negoció un boleto.

En un diálogo con Saer Gómez, Reyes aseveró que trató de conseguir el bambinazo para redondear el ciclo en su última presentación en el home plate, pero no pudo encontrar un buen disparo para hacer swing y por eso caminó “gratis” a la primera base, después de que Pedro “El Amolador” Rodríguez, relevista occidental, le tiró las “cuatro malas”.

“Quería hacer swing en cuenta de 3-0 (tres bolas sin strikes) y esperaba una recta. Lamentablemente, no se pudo”, comentó Reyes. “Aunque no se dio lo de la escalera, lo más importante es que salimos airosos en el juego tres que es bastante valioso”.

Reyes cree que esta versión de Anzoátegui es más talentosa que la que se consagró en la zafra 2017-2018, casualmente a expensas de Lara.

“Pienso que estamos mucho mejores que aquella vez, en la temporada 2017-2018, cuando nos titulamos contra Lara. Ahora tenemos que seguir adelante, porque nos faltan unos pasos más para llegar a la meta”.

Valera productivo

El intermedista César Valera también resaltó por Caribes, al concluir de 3-1 con una marcada y un par de producidas. Tramitó un pasaporte.

El patrullero izquierdo Willians Astudillo colaboró con la causa vencedora, al irse sacudir un doblete en cuatro oportunidades y fletar una rayita. El centerfielder Gorkys Hernández finalizó 4-1 con una remolcada.

Por los plumíferos, Jiménez terminó de 3-1 con una pisada de plato y una llevada a la goma.

Este jueves, a las 6:00 pm, se desarrollará el cuarto choque de la llave por la diadema en el coso “Chico” Carrasquel, mejor conocido como el “Paraíso del Béisbol”.

Escrito Por: Joseph Ñambre | @JosephSports27

Foto: Prensa Caribes de Anzoátegui

Daniel Parra