Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Luis Jiménez se unió unió a la élite del poder en postemporada

Jiménez
Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Luis Jiménez, slugger de 37 años, sólo necesitó una jornada para agigantar su leyenda en la postemporada de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP). Ahora, de nuevo con la franela de Cardenales de Lara en el torneo 2019-2020.

Jiménez, bateador designado, empalmó el viernes un jonrón de dos carreras en el revés 7 a 5 de los pájaros rojos ante Navegantes del Magallanes en el primer duelo de una serie de playoffs, pautada a un máximo de siete choques. Llegó a 36 estacazos de por vida en playoffs y unirse a la élite del poder en esta instancia.

Según Pelota Binaria, Jiménez se convirtió en el tercer pelotero en coleccionar, al menor, 36 cuadrangulares en esta etapa. Solo Robert Pérez y Alex Cabrera consiguieron antes.

La compañía de Jiménez

Pérez, quien jugó en 19 ocasiones en postemporada (se incluyen topes del antiguo roud robin, semifinales y finales), totalizó 45 vuelacercas y encabeza la estadística.

Cabrera, el único ganador de una Triple Corona Ofensiva en la historia del circuito rentado nacional, intervino en 14 oportunidades en los playoffs y sumó 41 palazos de vuelta entera.

Un bateador temible en enero

Jiménez, quien a principios de la cita pasó de Caribes de Anzoátegui a Cardenales de Lara en un cambio por el lanzador Alex Torres, es un toletero que, habitualmente, demuestra sus virtudes ofensivas en compromisos de la “Fiesta de Enero”.

De acuerdo con Tu Jonrón, el “Gigante de Bobare” exhibe un average vitalicio de .304, tras disparar 170 imparables en 559 turnos, consumidos en 13 apariciones en postemporada.

Contabiliza 20 dobles, tres triples, 36 bambinazos, 132 producidas y 101 anotadas en una instancia, en la que ostsnta porcentajes de embasado, slugging y OPS de .422, .542 y .963, respectivamente.

Jiménez busca coronarse por primera vez con Lara, tras conseguirlo en dos ocasiones con Anzoátegui.

Logró la primera diadema en la cita 2010-2011 como refuerzo de los indígenas, porque pertenecía a los crepusculares. Se adjudicó el último gallardete en la zafra 2017-2018 cuando ya era ficha de La Tribu. En esos dos casos, se erigió como el Jugador Más Valioso de las Grandes Finales.  

Por: Joseph Ñambre | @JosephSports27

Foto: Cortesía de Prensa Cardenales

Cesar Sequera