¡LOS NUESTROS PRIMERO!

José Altuve: “Mientras los jonrones se traduzcan en victorias, me sentiré muy feliz”

José Altuve

Lo de José Altuve roza lo surreal. El segunda base venezolano, de 1.68 metros de estatura y 74 kilogramos (kg) de peso corporal, mantiene una seguidilla de cinco duelos con, al menos, un jonrón disparado a pesar de no pertenecer al club de los beisbolistas corpulentos de las Grandes Ligas.

El sábado, cuando le sacudió un cuadrangular a su compatriota Félix Hernández en la victoria 3 a 1 de los Astros de Houston sobre los Marineros de Seattle en un tope realizado en el T-Mobile Park, se convirtió en el cuarto miembro de los texanos en toda la historia en conservar una racha así.

Antes lo hicieron el inicialista estadounidense Cliff Johnson (1975, 5 careos), el jardinero puertorriqueño Carlos Beltrán (2004, 5) y el antesalista norteamericano Morgan Ensberg (2006, 6).

José Altuve, de 28 años de edad y cuya marca propia de bambinazos para un curso es de 24, aseguró el domingo en una entrevista con Chandler Rome, periodista del Houston Chronicle, que su intención no es salir a buscar conexiones de largometraje, sino golpear pelotas con contundencia.

“No trato de salir a buscar jonrones en cada turno”, dijo Altuve. “Cuando me paro en el plato, no busco los cuadrangulares, eso no me quita el sueño. Lo que ocurre es que se están dando”.

Un bateador de otra galaxia

El camarero, que exhibe un promedio vitalicio de .317 en nueve certámenes del Big Show –donde ha conquistado tres cetros de bateo de la Liga Americana y ha sido electo Jugador Más Valioso (JMV) del joven circuito una vez-, atraviesa un extraordinario momento con el madero.

Conserva un average .429 en la última semana, luego de sonar nueve hits en 29 chances, incluidos seis palazos de vuelta entera. Acumula 10 empujadas y siete anotadas en dicho lapso, en el que ha contribuido a que Houston haya ganado ocho enfrentamientos en sucesión.

“Sé perfectamente que no soy un toletero de poder. A lo mejor la gente piensa eso por lo que he hecho en los últimos días, pero debo asumir que estoy atravesando un instante dulce. Mientras esos jonrones se traduzcan en victorias, me sentiré muy feliz”.

José Altuve, quien el sábado descargó su segundo tetrabatazo de por vida contra Hernández, piensa que no debe perder su enfoque a la hora de presentarse en el home plate. Desea que sus incogibles, sean o no jonrones, sirvan para que la novena sideral salga airosa.

“Lo único que trato es poner la bola en juego, porque esa es la esencia del juego. Si salen los vuelabardas, bienvenidos sean, pero esa no es mi meta. Mi único objetivo es darle a Houston otro campeonato de Serie Mundial”.

Un cañonero bastante respetado

El sorpresivo desempeño de José Altuve ha sido objeto de elogios por parte de sus compañeros. Uno de sus principales admiradores es el tercera base Alex Bregman, quien lo cataloga como un auténtico “atleta fuera de serie”.

“Lo que Altuve hace es realmente súper respetable. El solamente se concentra en demostrar que es uno de los mejores bateadores del beisbol y lo hace cada noche”, explicó Bregman. “En las prácticas ejecuta repeticiones de su swing 10 veces más que todos nosotros. Lo hace para tener el éxito que ha mostrado desde hace varios años”.

George Springer, patrullero derecho, cree que la calma que muestra “El Pequeño Gigante” es la clave de su excelso trabajo al ataque.

“Es un jugador que nunca se altera ni se pone nervioso. Se encarga de cumplir su rol en cualquier situación. Cuando se siente en plenitud de condiciones físicas, tal y como sucede ahora, demuestra que es el mejor cañonero de todos. Ningún pítcher sabe cómo anularlo”, comentó Springer.

José Altuve luce encaminado a ganar su segundo trofeo de JMV en la Americana. En sus primeros 15 cotejos, conectó .333 con dos tubeyes, siete esféricas depositadas en las gradas, 11 registradas y 13 fletadas. Posee un porcentaje de embasado de .379 y un slugging de .717.

Hasta A.J Hinch, mánager cósmico, se muestra estupefacto por su exhibición de fuerza, algo que, a su entender, no responde a la lógica.

“Lo de los jonrones de Altuve no es algo común, pero tampoco obedecen a un accidente. Sus batazos son el resultado de darle a las pelotas con fuerza sin mentalizarse en sacarlas de los parques. Es un maestro en lo que hace, aunque confieso que su labor escapa de cualquier lógica”, aseguró Hinch.

 

Escrito por: Joseph Ñambre | @JosephSports27

 

Foto: Cortesía de Houston Chronicle

SportsVenezuela

Deja un comentario