Kawhi Leonard: el más valioso cuando más importa

El oportunismo de Kawhi Leonard
29 junio 2020

Kawhi Leonard comienza esta semana de la mejor forma posible: celebrando. El alero de Los Ángeles Clippers cumple 29 años en el tope de su carrera. Hoy brindamos por un jugador que sin haber ganado un premio al Jugador Más Valioso de una temporada, sí obtuvo dicha distinción en dos Finales de la NBA. Esta es la historia de “The Claw“: el más valioso cuando más importa.

No más, LeBron

Kawhi Leonard vivía su tercer año en la liga en la campaña 2013-2014. Con 22 años daría su primer golpe sobre la mesa. Al llegar a un equipo armado para pelear siempre por el título, el retraído chico de Riverside no tardó en adquirir experiencia y conocimiento suficiente para codearse con la élite.

Venía de su primera decepción: el haber perdido un título casi ganado ante el Miami Heat un año antes. Pero es muy cierto el dicho que dicta que el deporte da revanchas. Leonard daría su primer paso hacia la inmortalidad al anular en momentos clave a LeBron James en el partido que le dio el campeonato a los Spurs. A la vez evitó un three-peat de los dirigidos por Erik Spoelstra.

En la mencionada campaña, Leonard promedió 12.8 puntos, 6.2 rebotes, 2.0 asistencias, 1.7 robos y 0.8 bloqueos. Explotó en las Finales con 17.8 puntos, 6.4 rebotes, 2.0 asistencias, 1.6 robos y 1.2 bloqueos.

Profundicemos un poco más, con datos menos comunes pero más importantes:

  • Su “eficiencia de tiro” pasó de 60% a 75%. Esta es una medida que engloba absolutamente todos los lanzamientos posibles en el juego.
  • Su porcentaje de uso pasó de 18.3 a 20.5.
  • Subió 20 puntos su rating ofensivo: de 116 a 136.

Es decir, su aporte se evidenció en ambos costados de la cancha: con el trabajo que -a veces- pasa desapercibido en defensa y con variables más “palpables” en ofensiva.

Si bien estaba rodeado de auténticas mentes del baloncesto, Kawhi Leonard destacó lo suficiente para quedarse con el MVP de aquellas Finales. Emergió como un diamante en bruto. Y no quedaría a deber.

Líder en camino

La era más gloriosa de San Antonio llegó a su fin a medida que sus protagonistas entraron en el ocaso de sus carreras. Las selecciones en el Draft no representaban solución inmediata. No había escapatoria, el equipo tenía que irse renovando.

Ya los texanos no eran sostenidos por cuatro o cinco jugadores. Ahora se asemejaban más al resto de conjuntos: contaban con una gran estrella muy por encima del resto. Esa estrella era Kawhi Leonard.

En las tres temporadas posteriores a su primer título, Leonard aumentó consecutivamente su promedio de puntos, asistencias, minutos jugados y lanzamientos intentados. También logró máximas en su carrera en robos y bloqueos.

Durante este período, “La Garra” participó en dos All-Star Games y ganó dos premios al Mejor Jugador Defensivo del Año. Ambos logros en años consecutivos (2016, 2017).

En Playoffs estableció de igual forma nuevas marcas personales en prácticamente todos los registros posibles. No obstante, no fue suficiente. Clippers, Oklahoma y Golden State se interpusieron en el camino.

Justamente en postemporada se lesionó y comenzó una etapa muy complicada para Kawhi y para su entorno. Un llamado a ser el nuevo jugador franquicia terminó en rumores de traspaso. Finalmente se concretó su salida de Texas con rumbo a Toronto. Arribaría a Canadá estando en el grupo de los mejores de la liga.

Kawhi Leonard: rompe dinastías

Cuando la mayoría pensó que Leonard solo estaría de paseo por Toronto, él demostró lo contrario. Si bien no visualizaba un futuro en los Raptors, llegaba con la obsesión de ganar y de hacer historia. No falló.

Jugó 60 partidos de la ronda regular a un altísimo nivel. Se cuidó y lo cuidaron para el momento cumbre.

El mejor baloncesto de la carrera de Kawhi Leonard lo hemos visto, hasta ahora, en los Playoffs de 2019. Allí promedió más de 30 puntos (30.5 ppj) por primera vez en su carrera. Disputó 24 encuentros, tope personal en dicha instancia.

Antes de mencionar su labor en la final, es menester mencionar que Leonard encestó uno de los lanzamientos más épicos en la historia de la liga para eliminar a Philadelphia en las semifinales de conferencia. Y en la final de la Conferencia Este se hizo cargo del Jugador Más Valioso de la temporada: Giannis Antetokounmpo.

Para cerrar con suma perfección su estancia en Canadá, evitó otro three-peat en la serie final ante los Warriors de Stephen Curry y Klay Thompson. Y por supuesto, a un nivel de leyenda: 40.5 minutos, 28.5 puntos, 9.8 rebotes, 4.2 asistencias, 2.0 robos y 1.2 bloqueos.

Lo más asombroso de todo es que aún cuando tuvo que cargar con la ofensiva de los canadienses, no bajó los brazos en defensa. Robó más balones y propinó más bloqueos que nunca. El mejor two-way player de la NBA.

Solo un inspirado Fred VanVleet le quitó el MVP unánime de las Finales. Cuando más se le necesitó, apareció. Pasó de ser un Jugador Más Valioso como “ayudante” a ser un Jugador Más Valioso como referente. Dos caras distintas, mismo resultado. La madera de campeón siempre ha la tenido.

¿Tiene techo?

La respuesta es sí, como todos. Pero aún no lo ha alcanzado. Kawhi Leonard llegó a los Clippers y aún estando rodeado de anotadores sigue mejorando. 26.9 puntos por juego tras 51 partidos. Va camino a establecer una nueva marca personal de anotación al mismo tiempo que hace lo propio en el apartado de asistencias (5.0 apj).

Está lanzando con más confianza de tres, sin dejar de lado el jumper automático de media distancia que tanto le ha dado. No es un jugador que espera, simplemente va y toma el tabloncillo por suyo. Él ya asimiló que está en la cima de la pirámide. No le puede la presión, solo lo hace más hambriento de trofeos.

Tiene la misión de darle la más grande alegría a un franquicia que mucho lo ha intentado en este siglo, pero que nada ha cosechado. Y si ya lo hizo en Toronto, razones de sobra hay para que las ilusiones sean más que las dudas en Los Ángeles.

Este es el momento para que comience su propia dinastía. Más que demostrar, es el turno de conquistar. Porque cuando más importa, Kawhi Leonard no tiene nada que envidiarle al resto. Es el más valioso. Brindemos por este crack que el baloncesto nos ha regalado.

Escrito por: Jorge Fernández / @SirGeorgeF
Fotos: Getty Images, NBA, Marcio José Sánchez / Associated Press.
Videos: House of Highlights, Nobody Touches Jordan, NBA.
Fuente: Basketball Reference,