Lakers-Clippers fue un adelanto de la final de la Conferencia Oeste

Lakers y Clippers nos dieron un adelanto de la final
31 julio 2020

La NBA volvió, y lo hizo por todo lo alto: como plato estelar de la primera jornada oficial post-parón nos ofreció un clásico angelino entre Lakers y Clippers. Ambos equipos, a pesar de tener bajas en sus filas y de jugarse poco o nada, nos dejaron claro una vez más por qué son los favoritos a encontrarse previo a las Finales de la NBA.

 

Los Lakers se llevaron el triunfo 103-101 gracias a una canasta de LeBron James, quien aún teniendo un muy mal partido para lo que estamos acostumbrados, cerró como un MVP. Fue más que el doble de la victoria, pues luego defendió muy bien a Kawhi Leonard y a Paul George para asegurar el gane.

 

 

Para Lakers y Clippers solo fue un calentamiento

 

En general no vimos el mejor baloncesto, lo cual era lógico, es el resultado de más de cuatro meses en el paro. Además, van camino a un “1-2” en la Conferencia Oeste. Tienen casi listos los deberes para evitar enfrentarse en la final de la conferencia.

 

Los Clippers perdieron 20 balones, mientras que los Lakers perdieron 16. Las dos escuadras se combinaron para un 41% de acierto en tiros de campo. Considerando las figuras que tienen y los porcentajes mostrados durante la campaña, se quedan cortos.

 

Los dirigidos por Doc Rivers adolecieron las bajas de Lou Williams y Montrezl Harrell, quienes juntos conforman el corazón de su segunda unidad. Poquito de Landry Shamet, Joakim Noah, Ivica Zubac y Marcus Morris Sr. Otro será el panorama cuando regresen Williams y Harrell, situación que debería preocupar a los que visten de amarillo y púrpura.

 

La mejor versión de Kyle Kuzma se hizo presente en Orlando. No obstante, es Alex Caruso quien se queda con el puesto de sexto hombre: culminó el partido y logró un robo en los compases finales del encuentro. Recuerden siempre eso de ser el mejor en tu rol. Dion Waiters tuvo altibajos, mientras que a J.R. Smith lo vimos muy poco como para evaluarlo.

 

Los dos conjuntos de Los Ángeles querían llevarse el triunfo, por supuesto, pero fueron notorias las lagunas por las que pasaron. Basta con ver el canasto ganador de LeBron, quien pasó tranquilamente entre el cerco rebotero de los Clippers para tomar la bola. Descuidos que probablemente no ocurrirían en una Final de Conferencia.

 

Los días y los partidos elevarán el nivel. Cuando lleguemos a los Playoffs, tanto Lakers como Clippers estarán en su mejor momento. Es entonces cuando podremos realizar evaluaciones muy más cercanas a la realidad. Por ahora, solo podemos disfrutar. Lo que veamos durante los “partidos de posicionamiento” deberá ser tomado con pinzas.

 

Pero ciertamente toda la ciudad de Los Ángeles, apoye a uno o a otro, piensa en el título. Y salvo algún contendiente que de un paso grande y los haga tambalear, veremos una auténtica final antes de tiempo en las Finales de la Conferencia Oeste.

 

 

Escrito por: Jorge Fernández / @SirGeorgeF.
Foto y video: NBA.