Los Maldonado: el profesionalismo y la ética jamás se negocian (+Video)

20 mayo 2019

Jugarte la clasificación a la Liguilla FUTVE y que tu padre sea el entrenador del equipo rival es una situación que muy poco se ve en el fútbol profesional. Los Maldonado lo vivieron este pasado fin de semana en Puerto Cabello en la última jornada del Torneo Apertura 2019, con un dramático final que conmovió al país.

Academia Puerto Cabello recibió en “La Bombonerita” al Deportivo Táchira el domingo. Ambos se jugaban la clasificación y para eso necesitaban al menos ganar el partido. Era inevitable, uno de los dos se tenía que quedar por fuera de la fiesta. El desenlace, como no podía ser de otra manera, fue dramático tanto en el gramado; como en las gradas y en los banquillos.

Academia ganaba 2-1 en 90′ minutos, tenía su pase prácticamente listo. Carlos Fabián Maldonado, entrenador del club porteño saboreaba la clasificación. El árbitro añadió cinco minutos de compensación y cuando transcurría el segundo, Giancarlo Maldonado apareció en todo su esplendor. Como el delantero de raza que es, recibió en el borde del área grande y se giró para sacar un zapatazo casi sin mirar el arco; ya lo tiene tatuado en la frente.

El hijo le empataba a su padre y lo dejaba fuera de la clasificación. Giancarlo en seguida se desplomó en lágrimas al darse cuenta que su padre estaba fuera de la clasificación con ese empate. Todavía restaban tres minutos para intentar ganar y la vergüenza deportiva invadió al reputado goleador. Una imagen que conmovió al fútbol venezolano en la dramática jornada final del semestre.

@GENNAROPASCALE

“Lo de Giancarlo me llenó de orgullo”

El experimentado entrenador habló sobre lo sucedido y felicitó a su hijo: “Lo de Giancarlo Maldonado me llenó de orgullo, no pudo hacer pretemporada, estuvo de baja por el tema de la rodilla. Giancarlo le dio un valor enorme al apellido, en un país donde los valores son difíciles de conseguir y me siento orgulloso”, dijo Carlos sobre su hijo, en el programa radial Conexión Goleadora.

“Orgullo por Giancarlo, no por el gol. Respetó su camiseta, el fútbol, fue limpio. Los dos hablamos a través de mensajes. Estaba preocupado ya que estaban en la carretera por lo que sucedió con Portuguesa”, agregó.

Finalmente ninguno de los dos equipos lograron acceder a la Liguilla. El último cupo fue sorpresivamente para uno que no estaba en los planes: Atlético Venezuela. Todo se le dio y gozarán del privilegio de estar en los cuartos de final.

Vale recordar que hace varios meses atrás Carlos y Giancarlo superaron juntos la delicada enfermedad del cáncer. A Carlos le fue diagnosticado el mencionado padecimiento y su querido hijo se mudó desde México hasta Venezuela para acompañarlo en su tratamiento. Nuevamente dejan en claro que las personas de bien no doblegan, la ética y el profesionalismo siempre estará primero.

Definición exquisita de ‘Gian’

Por: Raúl Zambrano Cabello | @RaulZambrano7

Foto: Captura de pantalla