Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Los Padres tratan con precaución el brazo del zurdo José Gregorio Castillo

Castillo
Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Restan poco más de tres semanas para que el béisbol de las Grandes Ligas abra su telón de manera oficial y el lanzador venezolano José Gregorio Castillo continúa sin estrenarse en la pretemporada con los Padres de San Diego.

El diestro, considerado en el pasado reciente uno de los prospectos más cotizados de los religiosos, ha sido víctima de las lesiones, mismas que lo apartaron de los terrenos por un largo tiempo durante el 2019 y que lo mantienen fuera de acción en la actual primavera.

Aunque en la organización de San Diego aspiran a que a mediados del mes de marzo, Castillo ya empiece a trabajar en los partidos de exhibición de la Liga del Cactus en Arizona, si el cuerpo médico así lo considera factible, informó el periodista AJ Cassavell, de MLB.com.

Los Padres han tratado con precaución la salud del espigado serpentinero quien perdió gran parte de la contienda anterior a causa de dos lesiones de distintas índoles. La primera fue tensión en el flexor de la cadera y luego sufrió un desgarro en un ligamento de la mano izquierda, misma que usar para realizar sus envíos.

“Tenemos un plan con él”, le explicó Jayce Tingler, nuevo mandamás de los curas, a Cassavell.

No descartan a Castillo para el día inaugural

Aunque en la práctica pareciera que son insuficientes los días que tendrá Castillo para ponerse a tono como para ingresar en el roster de la Jornada Inaugural, el mandamás no lo descarta del todo pues lo considera una pieza importante en su esquema de pitcheo.

“Tiene la carta del triunfo, porque mide 6 pies y 4 pulgadas (1 metro 95 centímetros aproximadamente), tiene una bola rápida y un buen slider para sacar de paso”, dijo Tingler.

José Gregorio Castillo hizo su irrupción en Las Mayores en el 2018 y lo que exhibió dejó grata sensaciones, confirmando su estatus de promesa. En aquella contienda tuvo 37 apariciones, con un total de 38.1 innings, todos como relevista más que situacional, porque tuvo incluso intervenciones de dos episodios por juego.

Tenían esperanzas en San Diego

En San Diego estaban esperanzados en que esa pasantía iba a serle de utilidad para establecerse en el venidero certamen, pero su salud atentó directamente en su contra, de tal manera que tan solo pudo lanzar dos tercios de innings en la temporada antes de ingresar en la fatídica lista de lesionados, en la que tuvo dos estancias de hasta 60 días.

Ahora, con un poco más de madurez mental, al nacido en Valencia, estado Carabobo, le toca enfrentar el reto de demostrar que está saludable y apto para aportar a la causa de los Padres, quienes buscan darles pelea a los Dodgers de Los Ángeles en la División Oeste de la Liga nacional.

Escrito por: Redacción Sports Venezuela

Foto: MLB.COM

Daniel Parra