Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Gregorio Machado pretende seguir su carrera con otro club de la LVBP

Machado
Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

El viernes Gregorio Machado, reconocido entrenador, puso fin a su relación laboral con Navegantes del Magallanes, uno de los clubes más populares de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP).

Después de permanecer 51 temporadas vinculado a Magallanes, tropa para la que actuó como jugador, coach y mánager, Machadp (71 años) aspira a continuar su carrera con otra agrupación del máximo circuito criollo. Incluso descartó tomarse un descanso en la campaña 2019-2020, que arrancará el 5 de noviembre.

“Yo no voy a colgar los spikes, porque seguiré la próxima contienda con otro equipo. He tenido varias ofertas, pero todavía no puedo revelar los nombres”, explicó Machado el sábado en una conversación telefónica exclusiva con Sports Venezuela. “Con el favor de Dios, voy a conseguir trabajo”.

Machado, un emblema filibustero

Con la Nave Turca, Machado dejó un gran legado.

Laboró como lanzador desde la justa 1968-1969 hasta la 1974-1975. Intervino en 85 choques y concluyó con una marca de 7-7 y una efectividad de 3.71. Además salvó cuatro duelos.

En el certamen 1969-1970 obtuvo el premio Novato del Año, al exhibir un récord de 3-1 con un rescate y un porcentaje de carreras limpias (PCL) de 3.19 en 15 topes, tres de ellos como abridor.

Después fungió como coach de primera base, coach de la antesala, coach de banca y recientemente coach especial-asistente del estratega. Por diferencias económicas no renovó su contrato con Magallanes y decidió tomar una nueva dirección en su trayectoria.

“Yo nunca dejé de trabajar mientras estaba en conversaciones con la directiva del Magallanes. De hecho, ayudé a la preparación de los muchachos en los entrenamientos de pretemporada. Lamentablemente, no llegamos a un acuerdo económico. No guardo rencor contra la gerencia, simplemente la oferta no llenó mis expectativas y decidí buscar otros horizontes”.

Presencia en momentos de gloria

Machado, quien aseveró que aprovechará algunos días para compartir con su familia en Valencia (Carabobo), mientras rubrica un pacto con alguna novena de la LVBP, estuvo presente en siete de los 12 títulos conquistados por la tropa eléctrica.

También formó parte de la nóminas que se consagraron en las Serie del Caribe 1970 y 1979, una muestra de que es un verdadero “ganador”.

En la Gran Final de la zafra 1995-1996 asumió el puesto de capataz interino, después de una inesperada salida del piloto estadounidense Tim Tolman, y guio a la escuadra magallanera a un éxito 4-3 sobre Cardenales de Lara en un cruce que se extendió al máximo de siete encuentros.

Para Machado, esa consagración resultó especial porque el combinado corsario la logró después de recuperarse de un déficit 3-1 en la llave de playoffs. No duda un momento en decir que es una de las historias más emocionantes que le ha tocado protagonizar dentro del diamante.

“Perdíamos 3-1 esa final y recuerdo que ganamos el quinto duelo con un jonrón de José Francisco Malavé contra Kelvim Escobar, eso cambió el ánimo del equipo. Ganamos tres choques seguidos para coronarnos y me tocó vivirlo desde el dugout. Es un momento inolvidable y único para mí”.

Ojeador de talentos  

Además de instruir a peloteros en distintas posiciones, Gregorio Machado se desempeñó como cazatalentos de Mets de Nueva York, organización de Grandes Ligas, durante 21 años. En ese cargo ayudó a firmar a varios atletas que, posteriormente, se convirtieron en jugadores tanto del Big Show como de la LVBP.

“Yo firmé a Rodolfo ‘Popy’ Hernández, Edgardo Alfonzo, Yusmeiro Petit, Jesús Flores, Ezequiel Carrera, Deolis Guerra, Juan Francisco Castillo, Carlos Mendoza y Endy Chávez, entre otros. Siempre quise dar una contribución al desarrollo de la pelota nacional y por eso me siento bastante orgulloso de haber ayudado a que ellos tuvieran chance de jugar a nivel profesional”.

Antes de despedirse, indicó que en los cuatro días que compartió con Enrique “Che” Reyes, mandamás mexicano que está al frente del Magallanes, se forjó una buena relación de amistad. Comentó que el azteca quedó bastante consternado con su salida, pues le había dicho que seria su principal apoyo en el clubhouse.

En las prácticas de pretemporada Reyes y yo hablamos bastante. Cuando él llegó a Venezuela, le informaron que yo era la única persona que conocía las interioridades del equipo y me dijo que, en vista de eso, yo sería su asistente especial. Sé que quedó bastante afectado con mi salida de la institución”.

Por: Joseph Ñambre | @JosephSports27

Foto: Joseph Ñambre

Cesar Sequera