¡LOS NUESTROS PRIMERO!
Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Miguel Cabrera no pierde su buen contacto

Cabrera

Miguel “Miggy” Cabrera no actuó en Juego de Estrellas 2019, pero ningún conocedor del beisbol puede pensar que por ese hecho dejó de ser una luminaria de las Grandes Ligas.

El venezolano colecciona dos premios Jugador Más Valioso (JMV) de la Liga Americana, Siete Bates de Plata y cuatro cetros de bateo, además de una Triple Corona Ofensiva conseguida en 2012 con los Tigres de Detroit en el joven circuito.

Con ese palmarés, aspira a ser exaltado, en un futuro no muy lejano, en el Salón de la Fama del Big Show, un privilegio que entre criollos ha sido exclusivo para Luis Aparicio.

Antes del incio de la presente campaña, que marca su regreso tras un 2018 en el que vio truncada su actuación a mitad de contienda por romperse el tendón del bíceps izquierdo, periodistas estadounidenses, como Ken Rosenthal (Fox Sports), dudaban de que pudiera brillar como en el pasado, pero Cabrera se ha encarcagado de demostrar que su contacto sigue allí.

Cabrera batea y no es cuento

En sus primeros 80 juegos disputados en 2019, Cabrera (primera base y bateador designado de Detroit) conserva un promedio de .304 después de disparar 86 hits en 283 turnos. Entre sus conexiones se encuentran 17 extrabases, desglosados en 12 dobles y cinco jonrones.

Quizás lo único reprochable, si es que cabe ese término, para “Miggy” es la drástica reducción de su número de cuadrangulares con respecto a torneos anteriores.  Según estadísticas de ESPN, terminaría el curso con 10 bambinazos, 22 menos de la media (32) que ha mantenido a lo largo de 17 justas.

Sin tomar en cuenta el renglón de poder, su zafra ofensiva roza lo sobresaliente. De hecho, entre los cañoneros que comparten su tiempo de juego entre la primera base y el rol de designado, Cabrera  es quien posee el porcentaje ofensivo más alto de toda la Americana.

En ese aspecto lo secunda Carlos Santana (Indios de Cleveland) que tiene un average de .297, seguido de Luke Voit (Yanquis de Nueva York) con .280. La lista de destacados la completan José Abreu (Medias Blancas de Chicago), con .278, Yuli Gurriel (Astros de Houston), con .277.

Un aragüeño que cabalga El Potro de los .300

La capacidad de contacto mostrada por el aragüeño, de 36 años, en la cita actual es una muestra de que no se limita a buscar estacazos. En vez de eso, procura darle a las pelotas con solidez con el fin de cabalgar el ”Potro de los .300”, la cifra que separa a los buenos de los malos paleadores.

Esa característica ha sido la marca de fábrica del ídolo bengalí, pues conserva un promedio vitalicio de .316, tras sacudir 2.762 intarapables en 8.739 oportunidades.

“Miggy” suma 568 tubeyes, 17 triples, 470 vuelabardas, 1.671 empujadas y 1.410 anotadas, unos números que aunados a sus 11 participaciones previas en Clásicos de Mitad de Temporada, sus dos designaciones como Jugador del Año del Big Show y a un anillo de Serie Mundial, conquistado en 2003 con Marlins de Florida (ahora de Miami), lo convierten en un legítimo aspirante a la inmortalidad.

Escrito PorJoseph Ñambre | @JosephSports27

Foto: Cortesía de MLB.com

Daniel Parra