¡LOS NUESTROS PRIMERO!
Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Miguel y Félix, el cierre del ciclo de dos ídolos de una generación(+Video)

cabrera

 Miguel Cabrera y Félix Hernández durante más de una década han deleitado a la afición venezolana, con sus actuaciones el país los ha idolatrado. Ellos tomaron el testigo de los héroes de una generación previa como fueron Andrés Galarraga y Freddy García.

Cuando el maracayero aparecía en el mundo de la pelota de las mayores, el “Gran Gato” estaba cerrando su extraordinaria carrera en la que ganó un título de bateo fue a cinco Juegos de las Estrellas.

Logró dos Guantes de Oro, dos Bates de Plata, y regresó a la pelota tras superar un cáncer.

Durante 19 campañas en Grandes Ligas, Galarraga se uniformó con los Expos de Montreal, Cardenales de San Luis, Rockies de Colorado, Bravos de Atlanta, Rangers de Texas, Gigantes de San Francisco y Angelinos de Anaheim.

Fue capaz de enfrentarse a las dificultades. En 1992 su carrera parecía terminar luego de un mal año en San Luis. Pero Don Baylor, quien fue coach de bateo de los pájaros rojos, se convirtió en mánager del equipo de expansión en Colorado y recomendó su firma. No se equivocaron, porque en su primer año fue el mejor bateador del Viejo Circuito.

Sus numeritos en las Mayores son notables, incluido ese campeonato de bateo en la Nacional en 1993, con un promedio de .370.

Siendo el mayor para un toletero diestro desde que Joe Di Maggio conectara .381 en 1939. En cinco años en Denver dio 172 jonrones, con 579 empujadas y .316 de promedio ofensivo.

Se recuperó de un cáncer que le impidió jugar la campaña de 1999 en las Mayores. El “Gran Gato” finalizó su productiva carrera profesional en 2005 en el campo de entrenamientos de los Mets de Nueva York, cuando inconforme con su actuación optó por dar un paso al costado.

Quedó con 399 vuelacercas de por vida –buscaba el 400 con los metropolitanos-, 1.425 empujadas y un average de .288.

Y llegó Cabrera

Con apenas 20 años edad le llegó el estrellato.  Miguel Cabrera Hizo su debut a mediados de 2003 y ese mismo año fue clave para el título de la Serie Mundial de los Marlins de Florida.

Luego de cuatro zafras con los peces espadas fue transferido a los Tigres de Detroit a finales de 2007.  El criollo consiguió la Triple Corona ofensiva en la campaña 2012, a lo que suma cuatro títulos de bateo, dos premios al Más Valioso y un anillo de Serie Mundial con Florida.

Se convirtió en el primer jugador desde 1967 en ganar la Triple Corona, liderando la Liga Americana con un promedio de bateo de .330, 44 jonrones, y 139 impulsadas.

En 2013, Cabrera mejoró el rendimiento de bateo del año anterior, con un promedio de bateo de .348, y recibió otro premio Más Valioso con 44 para la calle, y 137 remolques.

El maracayero jugó solo 38 partidos la pasada campaña antes de ir al quirófano para una cirugía en el bíceps. Tiene un contrato vigente hasta 2023, que implica que entre 2019 y 2021 cobrará 30 millones de dólares anuales y 32 millones para las campañas de 2022 y 2023.

El año pasado tuvo apenas tres cuadrangulares y 22 remolcadas en menos de 40 cotejos. Ya en 2017 se vio un declive con un pobre .249 de bateo (el peor de su carrera), con 16 para la calle y 60 compañeros llevados al plato.

Las lesiones recientes en la carrera de “Miggy” indican que sus funciones en los Tigres de Detroit en 2019 serán las de bateador designado, con algunos encuentros como inicialista.

Sus topes de 2012 con 44 vuelabardas y 139 empujadas, es el escenario soñado por los bengalíes, pero no sería extraño que la novena de la ciudad de los motores busque negociarlo sobre todo ante la posibilidad del uso del bateador designado en la Liga Nacional para 2020.

Félix tomó el relevo

El “Rey” Félix tomó el testigo de ser estrella del pitcheo en la misma novena que lo hizo el “Torpedo”, Freddy García, los Marineros de Seattle. Cuando Hernández subió al equipo grande.

García acababa de marcharse a los Medias Blancas de Chicago, donde ganaría la Serie Mundial en 2005. García es el segundo pitcher con más victorias entre los venezolanos en las Grandes Ligas con 156, superado precisamente por Hernández en 2016. En las Grandes Ligas vio acción por 15 campañas.

Dos veces fue llamado al Juego de Estrellas y en Seattle tuvo campañas de 18 (2001), 17 (1999) y 16 (2002) victorias; también ganó 17 juegos con los patiblancos en 2006.

Los 17 triunfos de 1999, su primer año arriba, lo dejaron segundo en la votación para el Novato del Año, superado únicamente por Carlos Beltrán en los votos.

 

El declive

Hernández viene de un 2018 perjudicado por las lesiones con un registro de 8-14 y alta efectividad de de 5.55, 1.40 de WHIP, 125 abanicados y 59 boletos en 155.2 entradas, pasando por el bullpen en algún momento de la zafra 2018. Tuvo marca de 0-7 en sus últimas 11 actuaciones.

Próximo a cumplir 33 años, en abril, tiene un sueldo de 27 millones de dólares para esta temporada. Su malestar físico viene desde 2017 con una lesión en el hombro de lanzar y luego una en el bíceps.

Con 168 triunfos, efectividad de 3.34,  2.467 ponches y 2.658 entradas en su carrera, en todos los departamentos líder de la organización de por vida, quiere lograr buenos numeritos en el último año de su contrato de siete campañas.

En su transitar deja seis Juegos de Estrellas y un premio Cy Young en 2010 con récord de 13-12, 2.27 de efectividad y 232 abanicados. Su retiro parece muy próximo.

Miguel y Félix están de salida, pero aparece un contingente con muchos ídolos de una nueva generación.

Escrito por: Jesús Enrique Leal  @JesusELealO

Foto: Cortesía

 

Daniel Parra