¡LOS NUESTROS PRIMERO!
Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Néstor Molina disfruta cada vez que tiene el chance de ponchar

Molina

Néstor Molina no anda con rodeos. A sus 30 años, el lanzador derecho venezolano, otrora prospecto de Medias Blancas de Chicago, afirma que cada vez que tiene la “suerte” de ponchar a un oponente siente una alegría indescriptible y considera que ese “sentimiento forma parte del juego”.

Al menos, eso dejó claro el martes en una entrevista concedida al periodista José Otero, quien dialogó con él durante un entrenamiento de Rieleros de Aguascalientes, novena para la que actúa en la temporada 2019 de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB).

“La adrenalina forma parte de este mágico juego. Yo disfruto mi trabajo y, sobre todo, este deporte. Cuando poncho a un bateador, me gozo el momento”, dijo Molina, quien no cree que el llamado “perreo” (burlas entre atletas) le haga daño a la disciplina.

Molina es un veterano en territorio azteca

Molina afronta su cuarto torneo de la LMB y cree que el circuito posee un alto nivel competitivo, similar al de las Ligas Menores de Estados Unidos, donde dejó una foja de 51-30 y una efectividad de 3.40 en 10 torneos en los que vio acción desde la categoría Rookie hasta la Triple A.

Piensa que en la LMB es más complejo sacar outs a los toleteros porque poseen más habilidad que sus colegas de Estados Unidos y Venezuela, donde cada invierno integra la rotación de Cardenales de Lara.

Soccer Uniforms, Goalie Gear at CodeFourAthletics.com

“Son niveles diferentes. En Estados Unidos y Venezuela se juega un beisbol parecido, mientras que  aquí en México es diferente, porque los bateadores son más pacientes y mañosos, pero tenemos que sacar outs y venir agresivos”.

Al ser más difícil retirar cañoneros de la LMB, tiende a “gozarse” cada uno de sus abanicados. A su juicio, eso lo motiva a tener mejores actuaciones. Hasta el momento lo ha conseguido.

Registra una marca vitalicia de 22-12 con un porcentaje de carreras limpias (PCL) de 3.48 en 53 juegos, 51 como abridor en la LMB, en la que ha laborado para Guerreros de Oaxaca, Olmecas de Tabasco, Tecolotes de los Dos Laredos, Sultanes de Monterrey y Aguascalientes.

Es una máquina de ponchar

Durante su paso por suelo mexicano acumula 252 guillotinados y 94 bases por bolas, algo que demuestra su control. Abanica a 2.68 adversarios por cada pasaporte otorgado. Eso lo hace sentirse a gusto en la LMB y, según sus propias palabras, lo obliga a tratar de destacar en cada salida.

“Aquí estoy jugando en México y no me quejó de no estar en Estados Unidos, porque hago lo que me gusta. No importa donde tenga que ir a trabajar, voy a seguir disfrutando lo que me apasiona y esta tierra me permite hacerlo”.

En la temporada 2019, Molina tiene marca de 3-5 y una efectividad de 5.20 en 11 aperturas. Aunque sus números demuestran descontrol, no ha perdido su capacidad para anular paleadores por la vía de los tres strikes. Colecciona 57 ponches y 20 transferencias.

“Ponchar es una clave en el juego y siempre trato de hacerlo, porque mi único objetivo es ayudar al equipo”, agregó el diestro que nació el 9 de enero de 1989 en Valencia, estado Carabobo.

Escrito Por: Joseph Ñambre | @JosephSports27

FotoCortesía de El Fildeo

Daniel Parra