Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Rumbo al Mundial: Nueva Zelanda, baloncesto en el país del rugby

Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

El baloncesto en Nueva Zelanda siempre estuvo opacado en cuestiones de publicidad y resultados por dos grandes potencias: el rugby, deporte que se lleva todas las miradas de la población, y Australia, rival tradicional dentro de la región.

Los ”Tall Blacks”, apodo con el cual se conoce al seleccionado nacional, es un equipo con una historia de asistencia recurrente a las copas mundiales, aunque en la mayoría de estas citas los resultados no fueron los esperados… salvo por un caso excepcional que consagró a una generación de jugadores.

Tomemos en cuenta la pasión exacerbada de los neozelandeses por el juego de la pelota ovalada, el rugby, pues allí son amplios dominadores de la escena internacional. Son actuales bicampeones del Mundo y número 1 del Ranking.

Por tal razón, otras disciplinas se ven relegadas en cuanto a reflectores. Sin embargo, Nueva Zelanda es en efecto una de las naciones de política deportiva existente, pese a su escasa población de alrededor de cinco millones de personas.

A la sombra del vecino

El campeonato de FIBA Oceanía es un campeonato que se disputó siempre entre dos naciones: Australia y Nueva Zelanda. Ellos se repartían las medallas de oro y de plata, aunque desde la primera edición en 1971 hasta 1999 la dorada siempre se la colgaron los ”canguros”.

Uno de esos torneos, el de 1985, permitió que los Tall Blacks se clasificaran a la Copa del Mundo que se desarrollaría en España al año siguiente. No importó que fuesen superados claramente en la competición continental por los australianos.

En el país ibérico, los oceánicos serían víctimas de su inexperiencia al caer en fase de grupos luego de caer en cuatro de los cinco encuentros disputados. Apenas derrotaron a la débil Malasia (77-75).

Tendrían que esperar 14 años para volver a llegar a otra competición de carácter global.

Llegaron los Juegos Olímpicos

El 24 de septiembre Sidney fue elegida como ciudad organizadora de los Juegos Olímpicos del 2000. Gracias a esto, los australianos clasificarían de forma automática al torneo de baloncesto en el magno evento, al igual que en el resto de deportes.

Guam, una minúscula isla de 100.000 habitantes, terminó por ser el rival de Nueva Zelanda en el FIBA Oceanía efectuado en 1999 de cara a un posible pase a los JJOO. El escollo lo sobrepasaron con tranquilidad y holgura (125-43).

El nivel que hubo en los Juegos estaba muy por encima de lo que podían alcanzar los ”kiwis”.

Cayeron 76-50 con Francia en el estreno y 75-60 frente a China en el segundo. Casi dan la sorpresa ante Italia, pero un contundente parcial 46-30 condenó su suerte y perecieron 78-66. Estados Unidos los apalizó por 102-56 y Lituania acabó con su sueño batiéndolos 85-75.

Esta era también significó la irrupción de unos jóvenes llamados a guiar los destinos del equipo en la década siguiente: Kirk Penney, Pero Cameron, Sean Marks, Phil Jones, Dillon Boucher, entre otros.

Los mencionados jugadores le otorgaron a su país el metal dorado en el Premundial de 2001 contra sus eternos contrincantes en la zona.

Nueva Zelanda ganó dos de los tres desafíos en una serie que los midió a Australia en Auckland, Wellington y Hamiltos, todas ellas localidades neozelandesas.

Equipo Olímpico en Sydney 2000 (Foto: Olympics)

Un verano especial

Tras 16 años de espera, los oriundos de las islas donde el haka es una forma de vida se presentaron en Indianápolis, Estados Unidos, tierra que albergaría el Mundial de 2002.

En la fase de grupos iniciaron con una sorpresiva victoria sobre Rusia 90-81, y la refrendaron venciendo a Venezuela 98-85. Ya con el puesto asegurado en segunda ronda, Argentina les pasaría por encima 112-85.

La Alemania de Dirk Nowitzki fue el primer varapalo en la siguiente instancia, luego de que cayeron 84-64 a manos de estos. Posteriormente los NBA’s del combinado anfitrión serían demasiado (110-62).

Un lauro 94-88 ante Yao Ming y China les otorgó el derecho de estar en los cuartos de final. Puerto Rico los esperaba.

Los boricuas lucían imparables hasta ese momento. Sin embargo, un partido malo en ataque los marginó de la lucha por el podio en detrimento de los provenientes del Pacífico (65-63).

El actual campeón europeo, Yugoslavia, los eliminó en semifinales con marcador de 89-78, pese a que dieron pelea. Incluso marcharon al descanso arriba 48-39.

Medallas no, respeto sí

Nowitzki brilló en el duelo que dirimiría el bronce, desterrando la ilusión arraigada en los Tall Blacks de irse a su patria con una medalla colgada del cuello. No obstante, no regresarían con las manos vacías, pues el reconocimiento y respeto internacional era suyo.

Phil Jones y Kirk Penney lideraron el ataque con 18.2 y 16.9 puntos por juego, respectivamente. En tanto que Pero Cameron conformó el Quinteto Ideal del torneo junto a Manu Ginóbili, Peja Stojakovic, Yao Ming y Dirk Nowitzki.

Penney haría las maletas rumbo a la Euroliga con breve paso por el Miami Heat, Cameron iría a Italia y Marks consolidaría su posición en la NBA.

Pero Cameron, estrella de ese equipo oceánico en 2002 (Foto: Stuff.Nz)

Resultados recientes

Después de 2002, Nueva Zelanda no se ausentaría más de estas justas, aunque sin estar relativamente cerca de repetir lo conseguido en tierras norteamericanas.

Los neozelandeses avanzarían siempre a octavos de final, instancia en la que los eliminaron consecutivamente en las ediciones de 2006, 2010 y 2014.

En Turquía 2010, torneo al cual arribarían luego de ganar el Oro continental contra Austraia, darían rimbombantes sorpresas a Francia (82-70) y a Canadá (71-61).

Por otra parte, en los JJOO de Atenas 2004 venderían caras todas sus derrotas, como la sufrida en el estreno propinada por Italia (71-69), o los reveses a manos de Argentina (98-94), España (88-84) y China (69-62).

Consoló tomarse revancha de lo sucedido en las semifinales de Indianápolis luego de imponerse 90-87 a los vigentes campeones del mundo, Yugoslavia.

Ya no están más los nombres de Penney, Cameron, Jones o Marks cuando tengan que hacer su debut en China 2019. Con la ausencia del pivot de Oklahoma City Thunder, Steven Adams, Tai Webster (Galatasaray) deberá tomar el rol de liderazgo por parte de los oceánicos.

No la tendrán fácil, puesto que han sido encuadrados con selecciones de la talla de Grecia, Brasil y la debutante Montenegro, en el Grupo F.

Palmarés

  • FIBA Oceanía: Oro (1999, 2001, 2009) plata (1971, 1973, 1975, 1977, 1979, 1981, 1983, 1985, 1987, 1989, 1991, 1993, 1995, 1997, 2003, 2005, 2007, 2011, 2013, 2015).
  • Asia Cup: Cuarto puesto (2017).
  • Copa Mundial: Cuarto puesto (2002), octavos de final (2006, 2010, 2014).
  • Juegos Olímpicos: Primera fase (2000, 2004).

Escrito por: Alejandro Jesús Fernández / @AlejoFer1398
Foto: FIBA.

Jorge Fernandez

Quinto semestre de comunicación social en la Universidad Central de Venezuela (UCV).Coordinador de la sección de baloncesto y editor de la sección de fútbol en Sports Venezuela.