Pablo López, un estudioso del pitcheo con una recta poderosa | Sports Venezuela
¡LOS NUESTROS PRIMERO!

Pablo López, un estudioso del pitcheo con una recta poderosa

Pablo López

Pablo López ha sorprendido al alto mando de los Marlins de Miami con la velocidad de su recta, que alcanza las 96 millas por hora (154.49 kilómetros por hora) y le ha permitido lucir dominante durante la pretemporada de las Grandes Ligas.

En los Entrenamientos Primaverales, el lanzador derecho exhibe una minúscula efectividad de 1.00, tras admitir una carrera en nueve capítulos laborados a lo largo de tres duelos, de los cuales en uno actuó como abridor. Exhibe récord de 1-0 y suma ocho ponches en una etapa en la que ha regalado una base por bolas.

¿Qué lo ha convertido en alguien tan difícil de batear? En un diálogo sostenido el jueves con Ricardo Montes de Oca y Leandro Soto, conductores del programa Rush Deportivo de la emisora radial 990 ESPN Deportes Miami, el pítcher de 22 años de edad aseguró que mejoró la potencia de su envío rápido, tras analizar cada uno de sus movimientos, ejercitarse y corregir su mecánica.

“Uno tiene que aprovechar la temporada muerta para hacer las pequeñas cosas y mejorar muchos aspectos de tu mecánica. Pero, al mismo tiempo, debes trabajar tu parte física, con el fin de encontrar el acondicionamiento y la flexibilidad ideales para que te ayuden a ser mejor. Pienso que hallé esa rutina y ahora se ve el fruto de mi esfuerzo”, señaló López.

Una competencia muy exigente

En los cotejos de la Liga de la Toronja, Pablo López compite por ganarse un lugar en la rotación de los peces, dirigidos por Don Mattingly, y por eso estudia cada uno de sus movimientos. Aprovecha las sesiones de bullpen y los desafíos de fogueo para mantener el control de sus rectas sin perder velocidad.

“Tuve una muy buena guiatura para encontrar la forma de cuidar el brazo y de fortalecer el cuerpo. Cuando tienes gran control, los envíos rápidos mantienen una acelaración constante. Pitchar es una ciencia y hay que aprovechar cada elemento para dominar a los oponentes”.

Pablo López, quien se estrenó en Las Mayores en 2018 y tuvo un balance de 2-4 con un porcentaje de anotaciones merecidas de 4.14 en 10 inicios, confesó ser un estudioso del deporte. Por ese motivo, observa videos, mide las distancias desde el montículo hasta la goma y los distintos ángulos en los que puede tirar esféricas.

Considera que conocer principios de geometría y física son determinantes en la llamada “era de la sabermetría” para convertirse en un serpentinero de calidad, algo a lo que apunta este año.

“Uno trabaja sobre una lomita que está 10 pulgadas (25.4 centímetros) por encima del nivel del bateador y hay que aprovechar esa ventaja. Tienes que crear un mejor ángulo con tu cuerpo, tu hombro y cadera, para lograr que la mano alcance el mejor punto de agarre y la ‘palanca’ sea más fuerte. Así se domina a los rivales con mayor facilidad”.

Piernas fuertes, mejores resultados

El diestro, que totalizó 18 boletos y 46 ponchetes en su primer año en el Big Show, tomó como referencia a Jake Arrieta, ganador del premio Cy Young de la Liga Nacional en 2015, para seguir un plan de adecuación física. Aseveró que el estadounidense, actual ficha de los Filis de Filadelfia, se transformó en un monticulista de élite cuando fortaleció sus piernas, algo que imitó este año.

“Las piernas son la base del cuerpo. Si no tienes piernas fuertes, poco a poco, tu parte superior se irá debilitando. Eso sí una cosa es tenerlas fuertes y otras saberlas emplear para contribuir a tu mecánica. Uno debe ir jugando con esas cosas, para que todo sea favorable para ti”.

López mezcla su recta con “serpentinas” quebradas como la curva, el cambio y la slider, con el objetivo de confundir a los toleteros y tener más chance de retirarlos. A su juicio, la mezcla de los disparos constituye un “arma” fundamental para alcanzar victorias.

“Cuando combinas los pitcheos rompientes con tu recta, se produce un verdadero boom. Es decir trabajas en un plano en el que la recta se mantiene constante y los otros instrumentos de tu repertorio tienen a desaparecer ante la mirada de los adversarios. Eso permite que uno saque provecho”.

Agregó que mientras más veloz sea una recta, más chance hay de sorprender a los cañoneros. “Con un envío más rápido, y apoyado en la corta distancia que hay entre el morrito y el plato, los bateadores tienen menos tiempo de reacción. Eso genera que una bola que pudiese ser conectada con fuerza salga más despacio o, en su defecto, que pelotas que pudieran caer en zona buena acaben de foul. En esto consiste la ciencia de lanzar”.

 

Escrito por: Joseph Ñambre | @JosephSports27

 

Foto: Alejandro Villegas | @Alejandrovg32

SportsVenezuela