Martín Pérez y el triple play, un amor difícil de mantener (+Video)

08 agosto 2019

Hay lanzadores que pasan toda su carrera sin provocar nunca un triple play. Son pocos los que tienen la fortuna de Martín Pérez, quien en menos de un mes, ya indujo dos. Vaya que son buenas noticias para el lanzador de los Mellizos de Minnesota.

Y es que si la doble matanza es considerado “el mejor amigo del pitcher”, imaginen lo que bueno que es una triple. Principalmente porque para conseguirla primero debes estar en un aprieto mayúsculo y esquivarlo evitando males mayores es algo que roza la bendición.

En la apertura ante los Bravos de Atlanta, nuevamente Pérez indujo un roletazo que se convirtió en tres outs. El primero llegó el 22 de julio y nuevamente el zurdo se las ingenió para salir de un atolladero de tan improbable forma.

“No recuerdo haber visto muchos de ellos, pero dos han sido de mucha ayuda para nosotros y para Martín”, dijo Rocco Baldelli, mánager de los Mellizos, a MLB. “Obviamente que el triple play es de mucha ayuda”.

Triple play, una “ayudita” en la que no se puede confiar

A pesar de inesperada ayuda, Pérez tiene efectividad de 5.85 en sus últimas siete aperturas. De no ser por ese salvador roletazo, los números del criollo serían mucho peores y poco beneficioso para los gemelos. Por eso, hay un sabor agridulce para el abridor sobre los triple play. Alegre por provocarlos, aunque sin la garantía de tenerla en el futuro nuevamente.

“Sé que he bajado un poco, pero creo en mí mismo y en mi repertorio”, aseguró el serpentinero. “Vienen cosas buenas y estaré preparado para cuando esos días lleguen. Le enseñaré a mis compañeros, aficionados y al equipo lo que puedo hacer”.

Una recta cortada que corta mucho

Una de las claves del éxito de Martín Pérez en el inicio de temporada, cuando concedió tres carreras o menos en sus primeras cuatro aperturas, era la recta cortada. Era rápida y esquivaba la parte gruesa del madero. Provocó contactos débiles y engañaba con facilidad.

Ahora, cuando permitió 26 rayitas limpias en sus últimas 40 entradas, la situación cambió. El envío se mueve demasiado. Aunque luce como una buena noticia, está fuera de control y los rivales simplemente lo dejan pasar.

Ahí radica el objetivo de Pérez. Desea recuperar el comando de la recta cortada, porque así tendrá nuevamente su arma predilecta y no tendrá que esperar un nuevo triple play salvador.

“»Mi mente es fuerte y me voy a mantener fuerte. Sé que tengo mucho que darle a este equipo, y necesito seguir creyendo en mí mismo. Sé que vienen cosas buenas, porque sentí algo diferente en mis últimas tres entradas «, cerró.

Escrito por: César Sequera Ramos |@CesarSequera11

Foto: Mellizos de Minnesota