Ronald Acuña se gozó su jonrón frente a Mets de Nueva York (+Video)

Acuña
02 agosto 2020

Ronald Acuña despertó de su inesperado letargo ofensivo en la temporada 2020 de la Major League Baseball (MLB), al sonar el sábado dos extrabases en cinco turnos en el encuentro en el que Bravos de Atlanta batió 7 a 1 a Mets de Nueva York.

 

En dicho choque de ronda eliminatoria, el venezolano se gozó su primer jonrón del torneo.

 

Acuña, jardinero derecho de 22 años que promedia un bajo .184 en 2020, empalmó un cuadrangular solitario en el cierre del sexto capítulo sin outs.

 

Sacó la pelota por el bosque izquierdo del Truist Park, para colocarle cifras definitivas al score y lo festejó como si hubiera público en el estadio.

 

 

El cotejo, al igual que el resto de los duelos de la fase regular, se realizó sin presencia de fanáticos, pero Acuña saltó tras pescar un envío del pítcher derecho dominicano Franklyn Kilome.

 

 Se quitó el casco y recorrió las almohadillas como un pelotero de circuitos infantiles. Estaba visiblemente emocionado.

 

Al momento de llegar a la antesala, se paró unos segundos antes de pisar el cojín y después se trasladó al plato. Antes de arribar a la goma abrió sus brazos y miró hacia el cielo, para agradecer la ayuda de Dios, un ser del que es confeso devoto.

 

Ronald Acuña y su particular celebración

 

¿Qué motivó a Acuña a celebrar con tanta intensidad su vuelabardas? El propio patrullero guaireño tiene la respuesta.

 

“A pesar de que los fans no estén aquí, en los parques, nosotros los beisbolistas tenemos que mantener nuestras tradiciones”, explicó Acuña en una entrevista concedida el domingo a Charles Odum, periodista de AP.

 

El outfielder, que ganó la distinción Novato del Año de la Liga Nacional en 2018, tenía razones para sentirse alegre.

 

De acuerdo con Sarah Langs, periodista de MLB.com, su estacazo fue bastante largo, porque recorrió una distancia de 418 pies (127.04 metros). Lo despachó al emplear un swing de 114 millas por hora (MPH), el tercero más rápido de su carrera de tres contiendas en MLB.

 

La conexión le sirvió para “callar” a algunos detractores, entre ellos cronistas estadounidenses, que aseguraron que pecaba de ansioso en cada uno de sus turnos. Según Baseball Reference, hasta el sábado Acuña se ponchó 18 veces, la cantidad más alta para cualquier deportista del Big Show en lo que va de 2020.

 

 

El jardinero derecho trata de no presionarse

 

Acuña, quien también bateó su tercer doble del incipiente certamen en el tope contra los metropolitanos, trata de no presionarse ante los malos números que registró hasta el 1ero de agosto. Antes de la tanda dominical exhibía unos porcentajes de embasado (OBP) y almohadillas alcanzadas (slugging) de .262 y .342, respectivamente.

 

Esos guarismos son inferiores a los que lució durante 2019, cuando tuvo un OBP de .365 y un slugging de .518.

 

Necesita mejorar porque es el primer toletero en la alineación del mánager Brian Snitker y su prioridad mantenerse en circulación para ser el catalizador de la ofensiva del club que hace vida en la División Este de la Liga Nacional.

 

Trata de enfocarse en sus actuaciones de cada careo y no en las estadísticas globales, para evitar ser víctima de la ansiedad en medio de un mal momento, en el que trata de disfrutar del hecho de trabajar en tiempos de COVID-19.

 

A su entender para salir del slump, necesita cargarse de energía positiva y eso sólo lo conseguirá al sonreír de manera constante, incluso en instantes en los que algunos reporteros ponen en duda su calidad.

 

«Trato de disfrutar cada compromiso, porque esa es la clave para tener buenos resultados en este deporte. También intento de hacer de cada tope lo más divertido posible tanto para mí como para mis compañeros. Esa es la mejor manera de trabajar».

 

El venezolano cuenta con respaldo del mánager

 

Acuña, quien promedió .280 con 22 biangulares, dos tripletes, 41 vuelacercas, 101 empujadas y 127 anotadas en un 2019 en el que asistió al Juego de Estrellas y conquistó un premio Bate de Plata, cuenta con total respaldo del capataz Snitker.

 

Snitker aseveró que el criollo, que terminó de 5-2 con un par de marcadas e igual número de impulsadas en la “batalla” sabatina contra los neoyorquinos, trabajó duro en los entrenamientos y por eso empezó a recuperar su habitual ritmo de bateo.

 

«Acuña ha estado trabajando duro, lo sé. Viene temprano a las prácticas todos los días y por eso ha comenzado a tener buenos resultados en el campo», señaló Snitker.

 

El piloto piensa que Acuña, quien brilló en un encuentro en el que salió airoso Josh Tomlin y cayó Michal Wacha, retomará su nivel más alto en corto tiempo.

 

“Antes del partido del sábado, podía sentir que Acuña iba a tener un rendimiento distinto el de choques anteriores. Me dio señales de que iba bien encaminado con su swing. Existen claros indicios de que mejorará en poco tiempo”.

 

Escrito por: Joseph Ñambre | @JosephSports27

 

Foto: MLB