Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Rumbo al Mundial: Nigeria va por el trono africano

Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Nigeria no tiene absolutamente nada que envidiarle al resto de selecciones del continente africano. No obstante, el camino hacia el mandato de la región les ha sido esquivo durante la mayor parte de su historia. Pero en el Mundial de China no solo podrían ser la mejor selección de África, también podrían sorprender al mundo con un torneo que los catapulte como un conjunto de cuidado en todo el globo terráqueo.

Turbulento inicio

Al igual que -prácticamente- todo inicio, Nigeria no la tuvo fácil en sus primeras participaciones en torneos FIBA. Fueron en Dakar, Senegal, en los Afrobasket de 1972 y 1978.

En 1972 los nigerianos perdieron sus seis compromisos. Y no solo eso, en todos cayeron por una diferencia de 32 puntos, cuanto menos.

La historia cambió para bien en 1978, en donde ganaron dos de cinco encuentros y finalizaron sextos. Además, batallaron ante el subcampeón, Costa de Marfil, contra quienes sucumbieron por cuatro unidades.

Poco cambió durante la siguiente década. Fueron penúltimos en el campeonato africano de 1980. Séptimos en 1985 y octavos en 1987.

Medallas y primer mundial

Cerca del nuevo milenio comenzó la curva progresiva ascendente de Nigeria. Obtuvieron el quinto puesto en Egipto 1992, el mejor resultado hasta entonces. Solo se podía augurar un buen futuro.

En Algeria 1995 volvieron a superarse y obtuvieron su primera medalla en la historia. En la fase de grupos solo cayeron ante el local en la última jornada, con la clasificación asegurada.

Angola, en medio de su férreo domino del continente, los venció en semis (74-56) y luego se quedó con el título. Nigeria se llenó de gloria con su primera medalla luego de tomar venganza venciendo a Algeria (58-51). El bronce fue el punto de inflexión.

Donde dio pie la travesía basquetbolística de Nigeria fue también el lugar en donde los nigerianos obtuvieron su primer boleto a una justa mundialista: Dakar, Senegal. 1997. Solo dos boletos le serían otorgados a África para la Copa Mundial de Grecia 1998.

Nigeria ganó con suma facilidad los cuatro encuentros de la fase de grupos, incluido un triunfo sobre el combinado de casa. En semifinales despacharían a Egipto por 10 puntos (61-51) y con el boleto a Grecia en mano, optarían por el título.

En esta oportunidad Senegal tomó revancha y se tituló en casa con un dominio de principio a fin (69-48). A pesar de la caída, el paso estaba dado.

Grecia 1998: experiencia enriquecedora

Nigeria fue encasillada en el grupo D, junto a España, Argentina y Australia. Ante España, la caída era esperada, pero la batalla dada por los africanos dejó en alto a la nación (80-68).

Parte de la que sería la generación dorada de Argentina daba sus primeros pasos, y los nigerianos no tuvieron opción alguna (68-51).

Australia también dio cuenta de Nigeria en un partido bastante cerrado (70-64).

En la ronda de consolación los africanos lograrían ganar sus primeros partidos en un Mundial: victorias en días consecutivos ante Corea del Sur (89-65) y Japón (70-60) los situaron en la decimotercera casilla.

Mohammed Acha lideró a Nigeria con sus 17.5 puntos y 5.0 rebotes por encuentro. Obinna Ekezie no se quedó atrás y rozó el promediar un doble-doble, al sumar 11.0 puntos y 9.6 rebotes por desafío. Notoria mención para este último, quien jugó cuatro temporadas en la NBA y tres en Europa.

Ekezie culminó su paso por la NBA con los Atlanta Hawks (2005). Foto: Blog Wakanow.

A un paso del oro

Un año después del Mundial de 1998 se disputó el Afrobasket en Angola. Nigeria derrotó a todos sus rivales en la fase de grupos menos a los locales, que ganaron con cierto apremio (64-57).

En la semifinales volvieron a dar cuenta de Egipto, como par de años antes (69-54). La final los cruzó con el rey de África, que en casa no se permitiría fallar, a pesar de que Nigeria peleó hasta el final (79-72). Obinna Ekezie fue drafteado ese año y no participó en el torneo. Angola se tituló por quinta vez.

Indianapolis 2002 fue una meta fallida para Nigeria. A pesar de haber ganado cuatro de cinco encuentro en el Afrobasket de Marruecos 2001, un triple empate con Angola y Algeria no los favoreció en el diferencial de puntos y los eliminó rápidamente de la competición.

En Egipto 2003 se jugaba un único cupo a las Olimpiadas de Atenas. Nigeria se repuso de una derrota inaugural ante Algeria y ganó cinco encuentros en fila que lo situaron en la final.

Pero una vez más la bestia negra les negó los máximos honores. Angola ganó su séptimo título y la segunda final consecutiva a Nigeria (85-65) para quedarse con el boleto a Atenas 2004.

Mundial, pero no Olimpiadas

Algeria en 2005 albergó un torneo muy especial porque tenía la particularidad de que otorgaba tres cupos al Mundial de Japón 2006 y un cupo a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

Solo el equipo de casa impidió una primera ronda perfecta para los nigerianos. En cuartos, eliminaron a la República Central Africana (63-51). Y entonces apareció la pesadilla de Nigeria y de África: Angola. Un apretado partido favoreció a los angoleños (67-62), que terminaron alzándose con su octavo título.

Un merecido consuelo llegó en el partido por el bronce y por el último cupo a Japón 2006. Nigeria se vengó de Algeria (88-76) y clasificó a su segundo mundial.

Campanadas en Japón

Nigeria estuvo en el grupo A, junto a Argentina, Francia, Líbano, Serbia y Montenegro y Venezuela. Un triunfo inicial ante Serbia y Montenegro (82-75) les abrió las puertas de la clasificación a octavos inmediatamente.

Venezuela, Francia y Argentina le propinaron a Nigeria derrotas que los pusieron al borde de la eliminación. Se jugarían todo ante Líbano.

Sin problemas, arrollaron al Líbano (95-72). Tras haberle ganado a éstos últimos, y a Serbia y Montenegro, selecciones con las cuales compartieron récord, los enfrentamientos directos se encargaron de darle uno de los dos cupos a octavos de final.

Automáticamente era la mejor actuación de Nigeria en un torneo grande en su historia. La Alemania de Dirk Nowitzki esperaba en octavos.

En Saitama, y ante 14.800 espectadores, se disputó un partido cerrado de principio a fin. Un Dirk Nowitzki que ya era estrella junto a Ademola Okulaja se combinaron para 42 puntos que guiaron el pase de Alemania, no sin antes sudar frío por los embates nigerianos (79-78). Ekenechukwu Ibekwe lideró a Nigeria con un doble-doble de 22 puntos y 10 rebotes.

Las tres estrellas de aquel histórico partido: Okulaja, Ibekwe y Nowitzki. Foto: Rolex Dela Pena/EPA/Shutterstock.

Pasos en falso

Beijing 2008 se veía más posible que nunca tras la hazaña de Japón 2006. Tras ganar sus tres primeros partidos del Afrobasket Angola 2007, Nigeria fue sorprendida por Cabo Verde en cuartos (62-53) y sus aspiraciones de asistir por primera vez a unas olimpiadas se extinguieron.

El Mundial de Turquía 2010 era la próxima meta. Pero todo salió mal. Nigeria sería el país organizador, sin embargo, delegó la responsabilidad al no estar de acuerdo con el método clasificatorio. Tres cupos estaban en juego para el mundial.

Luego de pasar sin sobresaltos la fase de grupos y unos octavos de final poco habituales -jugados en dos grupos-, Nigeria volvió a caer en cuartos, esta vez ante Camerún (84-80), y se quedó sin mundial. Una decepción mayúscula considerando los podios en 2003 y 2005, y el top 10 en el mundial de 2006.

Los JJ.OO. se acercaban

Madagascar fue la sede del Campeonato Africano en 2011. Allí Nigeria se deshizo de Mali, Mozambique y el anfitrión, Madagascar, para pasar sin daños a octavos.

Chad y la República Centroafricana fueron la víctimas nigerianas en octavos y cuartos de final. Angola truncó una vez más el sueño del país más poblado de África en semifinales (76-68). El haber derrotado a Costa de Marfil (77-67) les dio el bronce y mantuvo la esperanza de Londres 2012 con vida.

África triunfó en América

El preolímpico de 2012 tuvo lugar en Caracas, Venezuela. Nigeria compartió grupo con Lituania y con la “Vinotinto”, casualmente. Ante Venezuela, una canasta de diferencia puso a los africanos contra las cuerdas rápidamente (71-69).

Luego de que Venezuela perdiese contra Lituania por 18 puntos, Nigeria debía vencer a los europeos para pasar a cuartos. Y así pasó.

El 04 de julio de 2012, frente una atónita grada en el Poliedro de Caracas, Nigeria, amparada en 20 puntos y cinco triples de Derrick Obasohan, venció a Lituania (86-80) y sacó de la contienda a los venezolanos.

Nigeria le propinó a Lituania la más inesperada derrota en su historia (Foto: FIBA)

La tarea no estaba completa aun: venía Grecia. Y si la derrota de Lituania fue sorpresiva, el hecho de que Nigeria venciera al conjunto heleno (80-79) de Spanoulis, Calathes y Bourousis era absolutamente impactante. Ike Diogu posteó una doble decena de 17 puntos y 12 rebotes.

Nigeria estaba a una victoria de Londres. Y para agregarle dramatismo al asunto, cayeron ante la Rusia de Shved y Kirilenko en semifinales (85-77).

Contra República Dominicana se ganaron el derecho de estar en Londres. Al Horford, Jack Martínez y Francisco García fueron insuficientes en contra de un explosivo Diogu que anotó 25 unidades y bajó 10 rebotes. 88-73 y ticket con destino a Londres cuando más cuesta arriba parecía.

Infierno en Londres

Nigeria se encontró con los peores rivales posibles en Londres: Estados Unidos, Argentina, Francia, Lituania y Túnez. Aun así, nadie le quitaría a Nigeria el haber participado en semejante competición.

Con Ike Diogu y Alade Aminu como referentes, Nigeria ganó el que tenía que ganar frente a Túnez (60-56). Lo demás se veía venir.

Lituania les ganó con facilidad este vez (72-53), USA los avergonzó con una paliza de récord (156-73), mientras que Argentina (93-79) y Francia cumplieron (79-73) con los esperado.

USA rompió el récord de puntos anotados en la historia del baloncesto FIBA (Foto: The Guardian Nigeria).

Llegó la gloria máxima

En 2013 Nigeria tuvo un desliz en el Afrobasket realizado en Costa de Marfil. En vano Ike Diogu fue el máximo anotador del torneo, con 21.9 unidades, puesto que Senegal los eliminó en cuartos (64-63).

Túnez 2015 aguardaba el clímax, la cima de la montaña para Nigeria. Los locales, de hecho, fueron el único obstáculo en el torneo para los nigerianos, puesto que le quitaron el invicto en la fase de grupos (70-59).

En octavos, Mozambique fue un paseo (83-47). Gabón tampoco fue un problema en cuartos (88-64). Senegal estuvo a nada de volver a acabar con el sueño de Nigeria, pero cayó en el tiempo suplementario (88-79). 28 puntos y ocho triples de Chamberlain Oguchi condujeron al conjunto nigeriano.

Dicen que el deporte siempre da revancha, y esta no era la primera precisamente que tendría Nigeria ante Angola. No solo el título estaba en juego, también el pasaje a Río 2016.

Una cómoda ventaja de 13 puntos (37-24) le permitió a Nigeria manejar el partido a su antojo, y sin complicarse, finalmente coronarse como el campeón de África (74-65). Oguchi, con pasado en Venezuela (Panteras de Miranda), obtuvo el MVP.

Oguchi posa con el primer título de Nigeria en una competencia FIBA (Foto: FIBA)

Honroso papel en Río

Croacia, España, Lituania, Argentina y Brasil fueron los rivales de Nigeria en Río 2016. A diferencia de 2012, Nigeria dejó una impresión mucho más grata en la justa olímpica.

Si bien Argentina les pasó por encima (94-66), Lituania (89-80) y España (96-87) la pasaron mal.

Además, 19 puntos y seis triples de Michael Umeh ayudaron a vencer a un gigante europeo como Croacia (90-76), y así darle el segundo triunfo olímpico a los africanos. Brasil acabó con la estancia nigeriana sin complicarse (86-69).

Nigeria no pudo sostener el ritmo brasileño en Río (Foto: CBS Sports)

Debido a los cambios del sistema clasificatorio al mundial y a los juegos olímpicos, el Afrobasket de 2017 no tenía una recompensa más allá del trofeo, las preseas y el honor.

No obstante, eso no impidió que Nigeria pelease por el título como siempre aspiró a hacerlo. En fase de grupos cayeron frente a la República Democrática del Congo, pero fueron líderes de grupo.

Victorias en fila ante Camerún y Senegal plantaron a los nigerianos en la final ante Túnez, una potencia relativamente nueva en el continente. Los tunecinos fueron más (77-65) y ganaron invictos su segundo campeonato africano.

Selección nigeriana en 2017 (Foto: Federación de Baloncesto de Nigeria)

En las eliminatorias mundialistas, Nigeria le pasó por encima a absolutamente todos sus rivales en la primera vuelta. Seis triunfos sin reveses, todos por un margen de 16 puntos o más.

Una primera vuelta perfecta le permitía comenzar la segunda fase con una ligera ventaja. Pero no por ello los triunfos dejaron de llegar: cuatro victorias por dos caídas fue el balance en la ronda final.

Con un récord de 10 ganados y 2 perdidos, Nigeria fue la primera selección de África en inscribir su nombre para la justa de China.

El Mundial estuvo en peligro

El combinado nigeriano no contaba con el dinero suficiente para costear su estadía en China hasta hace unas horas. Ante la negativa del Ministerio de Deportes de Nigeria de colaborar, la Federación de Baloncesto se encargó de “salvar los muebles” y evitar una tragedia para la nación.

“Querido mundo del deporte

A dos semanas del Mundial, la Comisión Deportiva de Nigeria se niega a aportar el dinero asignado para nosotros (selección) para los entrenamientos, los viajes y la comida. Tenemos un equipo especial, quizás el mejor hasta ahora. Espero que esto se resuelva pronto.

No estoy sorprendido”.

Ekpe Udoh, pivot de la selección de Nigeria.

Afortunadamente, Nigeria ya se encuentra en tierras asiáticas. No la tendrá fácil: Rusia, Argentina y Corea del Sur serán escollos complicados en el camino al éxito.

Palmarés

  • Afrobasket: Oro (2015), plata (1997, 1999, 2003, 2017), bronce (1995, 2005, 2011).
  • Preolímpico: bronce (2012).

Escrito por: Jorge Fernández / @SirGeorgeF
Foto: Nigeria Basketball / @NigeriaBasket

Jorge Fernandez

Quinto semestre de comunicación social en la Universidad Central de Venezuela (UCV).Coordinador de la sección de baloncesto y editor de la sección de fútbol en Sports Venezuela.