Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Rumbo al Mundial: Senegal, el despertar de los leones

Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Para Senegal, el reino de África no es una utopía. Los “Leones” ya conquistaron dicho continente en cinco oportunidades. Pero los altibajos en el camino han sido evidentes, tanto así que su historia podría dividirse en dos épocas: la dorada y la de la nueva generación.

Los africanos fueron unos adelantados a su época, o al menos al resto de las selecciones que conforman el continente. No obstante, con el pasar de los años los otros países progresaron y Senegal se estancó.

En esta década el combinado senegalés ha vuelto a dar muestras de ser ese temible “felino” que atemorizó a África en sus inicios.

Época dorada

Senegal se estrenó sin suerte en los campeonatos africanos de 1964 y 1965, obteniendo un cuarto lugar como mejor resultado en el torneo de Túnez en 1965. Pocos pudieron anticipar la cosecha de triunfos que estarían por llegar.

El ciclo más exitoso en la historia del baloncesto senegalés comenzó en el Afrobasket de Marruecos, en 1968. Contra todo pronóstico, los “Leones” se colgaron su primera medalla y clasificaron a las olimpiadas.

Tras un traspié en el debut frente a Algeria, Senegal fue imparable y ganó cuatro compromisos en fila, titulándose ante los locales (67-60).

En Juegos Olímpicos de México 1968 Senegal se enfrentó a la élite de aquel entonces, incluyendo a Estados Unidos y a Yugoslavia, finalistas de la cita olímpica.

Los resultados fueron los esperados: Senegal solo venció en uno de los nueve encuentros disputados. La víctima fue Marruecos (42-38), el peor conjunto del torneo.

Dos años después no pudieron refrendar el título, pero estuvieron a nada de ello. Egipto les arruinó el bicampeonato (70-63).

Para su fortuna, les tocó ser anfitriones del campeonato africano de 1972. No defraudaron y se coronaron invictos (7-0), vengándose de Egipto en la final por marcador de 61-54.

El mencionado titulo los llevó a Munich 1972. Allí perdieron los ocho encuentros.

Par de preseas de plata en 1974 y 1975 evidenciaron que Senegal seguía estando en la élite de África. Muchos creyeron que el final de la época dorada estaba cerca, pero aun faltaba presenciar el clímax.

Abdourahmane N’Diaye, miembro de la selección del 72′, fue entrenador de Senegal durante las eliminatorias a China 2019 (Foto: pressafrik.com)

Gloria al cuadrado

Dakar, capital de Senegal, volvió a ser la sede de un Afrobasket, en 1978. Como seis años antes, los “Leones” hicieron valer su condición de local y se quedaron con los máximos honores tras apalear a Costa de Marfil en el último partido (103-72). Así se clasificaron a su primera Copa del Mundo.

En Filipinas cayó el primer triunfo mundialista. Vencieron a China (89-79) en lo que fue la única alegría del torneo. Perdieron los otros seis encuentros. Aun así, seguían siendo el “Rey León” de África. Nadie podía quitarles esa distinción.

Marruecos en 1980 fue testigo, como 12 años antes, de una nueva coronación senegalesa. En esta oportunidad sí pudieron defender el trono de África, y lo hicieron con autoridad: 126-87 sobre el anfitrión en la semifinal y 96-90 sobre los marfileños en la disputa por el título.

La época más próspera del baloncesto senegalés culminó en los Juegos Olímpicos de Moscú 1980. Yugoslavia, a la postre campeona, los recibió con una paliza en el debut (104-67). España (94-65) y Polonia (84-64) sellaron la eliminación de los africanos.

El último triunfo registrado por Senegal en unos JJ.OO se dio en la ronda de consolación, cuando superaron con facilidad a la India (81-59). También fue su última participación en una justa como esa.

Mathieu Faye, tercer mejor anotador de Senegal en Moscú 1980 (Foto: Mathieu FAYE L’officiel)

El oscurantismo senegalés

Posterior a un ciclo de 12 años en los que se convirtieron en tetracampeones de África y participaron en tres Juegos Olímpicos y una Copa del Mundo, Senegal cayó en un bache de 14 años en los cuales ni se tituló, ni clasificó a ningún certamen internacional.

El martirio comenzó en Somalía 1981. Una temprana eliminación en la fase de grupos hizo encender las alarmas. Dos años más tarde fueron eliminados por una promisoria Angola. La presea de bronce era insuficiente para una selección que se había acostumbrado a asistir a las olimpiadas.

Parecía que el desquite sería en 1985, cuando finalizaron invictos la fase de grupo (5-0). Pero Costa de Marfil en su casa se vengó de las dos finales que perdieron en 1978 y 1980 y eliminaron en semifinales a los senegaleses (92-79). Para más colmo, el podio les fue esquivo tras perder por la mínima ante Egipto (74-73).

Túnez 1987 fue otra decepción: caída en primera ronda. Y aunque volvieron al podio en 1989, no les bastó para ir al Mundial.

Tres años después empezó una pesadilla para Senegal. Estos se convirtieron en las víctimas del nuevo “Rey de África”, Angola. Los angoleños les ganaron tanto en la fase de grupos como en la final del torneo.

La descrita situación se repitió en 1993 y 1995: Angola batió a Senegal en ambos torneos, alcanzó su cuarto título de África consecutivo y se quedó con los cupos al Mundial de Canadá 1994 y a los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996.

Destello en Dakar

Dakar albergaría un Afrobasket por tercera vez en la historia. El país anfitrión se había coronado en las primeras dos ediciones (1972, 1978). La tercera, más que ser la vencida, sería la de costumbre.

Senegal culminó segunda en la fase de grupos, solo lamentó una caída ante Nigeria (50-38). En la semifinal se cruzó con su nemesis, Angola.

Pero Dakar era terreno sagrado para los “Leones”, y un 53-47 impidió el pentacampeonato de Angola. En la final se desquitaron de Nigeria con suma facilidad (69-48) de la mano de Omar Mar, quien fue elegido el jugador más valioso de la competencia.

Tras 18 años de sequía internacional, Senegal jugaría la Copa del Mundo 1998 en Atenas.

En el país heleno culminaron penúltimos. No obstante, fueron un peligro en cada uno de los partidos que disputaron: caídas honrosas ante Italia (76-66), Canadá (70-57), Grecia (68-57) y Japón (60-55). La única victoria fue ante Corea del Sur (75-72).

Vincent Da Sylva, escolta senegalés que participó en Atenas 1998 (Foto: Wikipedia)

De vuelta a la realidad

Luego de Atenas 1998, Senegal regresó a los momentos oscuros que creyó haber dejado atrás tras su última coronación en Dakar.

Angola era ahora el “Rey de África”, semejante distinción la respaldaron con su quinto, sexto y séptimo título en 1999, 2001 y 2003.

Por su parte, los senegaleses fueron eliminados en la fase de grupos de los dos primeros certámenes, y Nigeria se encargó de quitarle el puesto a una nueva final (78-55) en Egipto 2003.

En 2005, el octavo título angoleño fue soportado por Senegal (70-61) simplemente porque de consuelo les quedó la clasificación al Mundial de Japón 2006.

Babacar Cisse lideró la clasificación de Senegal al Mundial 2006 (Foto: africabasket.skyrock.com)

Poco pudieron hacer en Japón. La Eslovenia de Beno Udrih y un joven Goran Dragic (96-76), el Puerto Rico de Carlos Arroyo (88-79), la Italia de Marco Belinelli (64-56), la China de Yao Ming (100-83) y el DreamTeam de Estados Unidos (103-58) eran demasiado para una selección sin estrellas.

Senegal finalizó como una de las cuatro peores selecciones de la competencia, empatada con Venezuela, Qatar y Panamá.

LeBron le anotó 17 puntos a Senegal (Foto: ChinaDaily)

Entre 2007 y 2011 no pasaron de cuartos de final. Los “Leones” estaban más que dormidos. La gloriosa época de Angola estaba en curva decreciente, y Túnez se incluía en la élite. De lejos miraba Senegal.

La nueva generación

Senegal pareció despertar en el Afrobasket realizado en Costa de Marfil en 2013. Allí terminaron segundos en la primera ronda.

En la etapa de nocaut despacharon a Rwanda (67-57) y a Nigeria por la mínima (64-63). Egipto los tomó con la guardia baja (70-63) y arruinó el sueño senegalés de ir a por un título ante Angola.

Un buen consuelo fue haber superado por un punto a los locales (57-56) para quedarse con el bronce y el pasaje al Mundial de España 2014.

Grecia, Croacia, Argentina, Puerto Rico y Filipinas fueron los rivales de Senegal en la fase de grupos de la última justa mundialista.

Clasificarían cuatro de seis. Aun así, a priori los africanos no parecían tener chance alguno. Pero la vida -y el deporte- te da sorpresas. Gorgui Dieng, con una temporada NBA a sus espaldas, lideraría a la nación africana.

Grecia cumplió con lo esperado y dio cuenta de los “Leones” con facilidad: 87-64. En aquel partido Giannis Antetokounmpo, actual MVP de la NBA, tenía 19 años y anotó 11 puntos.

Dieng anotó 21 puntos -máximo del partido- en aquella caída ante Grecia (Foto: El Diario de Juárez)

Rugió el león

Mouhammad Faye con 20 unidades y Gorgui Dieng con 18 puntos y 13 rebotes silenciaron a Puerto Rico (82-75), isla del encanto liderada por Barea, Arroyo y Balkman.

Los “Leones” asestaron su primer golpe en la mesa. Pero la victoria más grande de su historia llegaría al día siguiente.

Más de uno, quizás la mayoría, creyó que el triunfo de Senegal sobre Puerto Rico fue mera suerte. Croacia fue el sacrificado por los senegaleses para demostrar que aquellos pensamientos no eran ciertos. Sí, Senegal estaba compitiendo y con mucha seriedad.

Bojan Bogdanovic, Dario Saric y Ante Tomic no fueron suficientes para derribar a los felinos africanos. Senegal aguantó amparado en los 27 tantos de Dieng y se alzó con un apretado triunfo por 77-75. La victoria más dulce de su historia, definitivamente.

Para ellos, era casi increíble (Foto: AFP)

Luís Scola y Argentina se encargaron de hacerle pisar tierra a Senegal con un contundente marcador de 81-46.

La Filipinas de Andray Blatche no la pasó bien, y tras ir arriba por 13 puntos al descanso, se vieron obligados a jugar un tiempo suplementario, en el que finalmente se impusieron 81-79. Pero el trabajo estaba hecho: Senegal disputaría los octavos de final.

Para infortunio de los senegaleses, fueron emparejados con la selección anfitriona, España. Los Gasol, Rudy Fernández, José Calderón, Felipe Reyes, Ricky Rubio, Sergio Llull, Serge Ibaka y compañía eran más que un reto.

La primera mitad estuvo inclinada hacia los locales. España la ganó por 13 contables (41-28), pero Senegal no deslució.

En el complemento, específicamente en el último cuarto, los africanos se desplomaron. En mal momento Dieng jugó el peor partido del Mundial. Los europeos aplastaron a los “Leones” (89-56).

España no tuvo piedad en casa (Foto: AFP)

Promisoria actualidad

Senegal ha sido la cuna de muchos portentos físicos que están dándole esperanzas a una nación que hasta hace unos años estaba dormida y siendo superada por el resto del continente africano.

Nigeria necesitó de un tiempo extra en semifinales (88-79) para sacar de contienda a los senegaleses en el Afrobasket 2015.

En el Preolímpico de 2016 que se dividió en tres sedes, Senegal perdió ambos encuentros, no sin antes dejar en claro que no serían el rival fácil que todos presumían. Canadá (58-55) y Turquía (68-62) se vaciaron en sus respectivos encuentros.

El campeonato de África regresó a Dakar en 2017. La capital de Senegal compartió sede con Túnez. Con Gorgui Dieng a la cabeza, los africanos lucían en el papel.

Tras dejar atrás a Angola en cuartos (66-57), Nigeria fue el rival en semis. Cabe destacar que dicha semifinal se jugó en Túnez. Los verdiblancos fueron más y eliminaron a Senegal (76-71). Una derrota nada sencilla de asimilar.

Los “Leones” se quedaron con el último espacio en el podio al vencer 73-62 a Marruecos.

Arrasaron las eliminatorias

En las eliminatorias a China, Senegal solo sucumbió ante Costa de Marfil en la primera vuelta. Al igual que en la fase inicial, cinco triunfos y un revés fue el saldo de los africanos en la última vuelta, válidos para clasificar como el segundo mejor conjunto de la región al Mundial.

China 2019 obligará a Senegal a emplearse al máximo desde el inicio, pues fueron ubicados en el grupo de la muerte, el F, junto a Canadá, Lituania y Australia.

Desafortunadamente Gorgui Dieng y Tacko Fall (contratado por los Celtics este año) no serán de la partida. Por lo tanto, Mouhammad Faye (Estrella Roja) y Maurice Ndour (Valencia, ex-NBA) tendrán las mayores responsabilidades en la cita mundial.

Ndour jugó 32 partidos con los Knicks de Nueva York (Foto: Gigantes.com)

Palmares

  • Afrobasket: Oro (1968, 1972, 1978, 1980, 1997), plata (1970, 1974, 1975, 1992, 1995, 2005), bronce (1983, 1989, 1993, 2013, 2017).
  • Mundial: Octavos de final (2014).
  • Juegos Olímpicos: 11vos (1980).
  • Juegos Asiáticos: Oro (1978), plata (1965, 1987, 2003), bronce (1991).

    Ranking FIBA: 37.

Escrito por: Jorge Fernández / @SirGeorgeF
Foto: FIBA.

Jorge Fernandez

Quinto semestre de comunicación social en la Universidad Central de Venezuela (UCV).Coordinador de la sección de baloncesto y editor de la sección de fútbol en Sports Venezuela.