Terry Collins no se arrepiente del largo trabajo de Johan Santana

Terry Collins Santana
01 junio 2020

Ningún tipo de remordimientos. Nada ahora mismo afectan al ex manager de los Mets de Nueva York, Terry Collins, después de ser de alguna manera señalado por la debacle que tuvo el estelar lanzador venezolano Johan Santana tras aquel primer y único juego sin hits ni carreras conseguido por un lanzador de la franquicia de Queens en el año 2012.

A pesar de que se trató de un hecho histórico, hubo opiniones encontradas. La gran cantidad de lanzamientos que realizó el zurdo para conquistar la proeza, generó polémica. Especialmente, tras una temporada después de haber sido operado.

En total fueron 134 los envíos que realizó Santana contra la ofensiva de los Cardenales de San Luis, la cifra más elevada entre los 360 en los que intervino. Esta situación no causó del todo conformidad, porque hubo (o hay) quiénes creen que, dado su estado físico luego de la intervención quirurgica, debió salir de la lomita antes y su dirigente lo dejó seguir.

Terry Collins ahora duerme tranquilo

Este lunes, cuando se cumplieron 8 años de aquel memorable no hit – no run, Terry Collins le confesó al portal Newsday.com, que aunque esa sensación incómoda por haber mantenido a Santana sobre el morrito a pesar de todo lo que implicaba lo atormentó por mucho tiempo, ya parece haberlo superado y no siente arrepentimiento alguno.

Ahora miro hacia atrás y me alegro de haberlo hecho. Me alegra que haya tenido la oportunidad”, manifestó el piloto, que desde 2017 se encuentra alejado de los terrenos de juego.

De acuerdo con el trabajo de Newsday, uno de los factores que ayudó a Collins a dejar atrás el remordimiento y la carga de no poder evitar las consecuencias que tuvo su decisión en la carrera del venezolano, fue el hecho de que el propio Santana en diversas oportunidades anteriores, incluida una en la que ambos fueron entrevistados por Sports Illustrated, le restó importancia al hecho. Siempr afirmó que ese juego no adelantó el final de su carrera.

“Después de eso, dije sabes qué, olvídalo. Se merecía su oportunidad”, le dijo el mandamás que dejó récord de 994 triunfos y 1.017 derrota en 13 zafras. Llevó las riendas de los Astros de Houston (1994-1996), Angelinos de Anaheim (1997-1999). Cerró con los Mets (2011-2017).

Recibió espaldarazos

Así como hubo un significativo grupo de críticos, tanto analistas, como jugadores y fanáticos, que nunca comulgaron con la decisión de Collins, hubo otros que se sintieron satisfechos. Incluso, recibió innumerables muestras de apoyo una vez que fue sometido, de cierto modo, al escarnio público.

En diversas oportunidades llegó hasta a encontrarse con “muchos, muchos” fanáticos del equipo. Ellos, más que reprocharle, le agradecieron por haber permitido que Johan Santana les diera la alegría de celebrar por primera vez un hito de esta magnitud.

Entre esos aficionados estuvo un hombre que asistió al encuentro con su padre, que luego de eso murió, y que vivió una noche muy especial para el recuerdo.

“Él me dijo: ‘si alguna vez podía verte, quería agradecerte por dejarlo. Fue una de las mejores cosas que tuve que hacer con mi padre”, relató Collins. Además, confesó que antes del partido acordó con “El Gocho” no dejarlo realizar más de 115 pitcheos.

Después de ese compromiso frente a los pájaros rojos, Santana pudo intervenir en solo 10 aperturas antes de que el 17 de agosto de 2012 volviera a presentar inconvenientes en el brazo izquierdo, mismos que lo apartaron de manera indefinida de los campos de MLB.

Escrito por: Rayner Rico

Foto: Mets de Nueva York