Rumbo al Mundial: Turquía, infernal imperio otomano
¡LOS NUESTROS PRIMERO!
Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Rumbo al Mundial: Turquía, infernal imperio otomano

Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Turquía es un equipo de los considerados animadores en la escena dentro del panorama europeo. Sin embargo, solo poseen par de medallas en su haber, ambas conseguidas ante su público.

El público otomano es sin duda uno de los más bulliciosos del Viejo Continente, y se hacen sentir con un ensordecedor aliento que no para durante los 40 minutos que dura el partido de baloncesto.

Fuera de sus fronteras Turquía ha tenido buenas actuaciones, pero no revalida su condición de animador, obtenida debido a sus grandes jugadores en la NBA y Euroliga, como Mehmet Okur, Hedo Turkoglu, Omer Asik, Mirsad Turkan o Kerem Tunceri.

Ellos formaron entre 2001 y 2010 a la mejor generación de la historia del baloncesto turco. Una historia que se remonta a 1936.

Primeras competencias

Equipo turco en los JJOO Berlín 1936 (Foto: Dominio público)

Los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 significaron la irrupción de Turquía en el ambiente FIBA. Pero no fueron en lo absoluto competitivos al perder 30-16 con Chile y 33-23 con Egipto.

Su primera participación en el atípico Eurobasket fue en 1949. Egipto sería campeón, seguido de Francia y Grecia. Los turcos se quedaron fuera del podio en detrimento de sus vecinos helenos.

Selecciones no europeas, caso Líbano y Siria, hicieron acto de presencia en el torneo.

10 años después organizaron el Europeo de 1959, aunque el factor público no les favoreció lo suficiente para evitar ser últimos de su grupo.

Los resultados del periodo 1961-1993 fueron bastante mediocres. Apenas resalta el octavo puesto del Eurobasket 1973. El peor momento surgió cuando fallaron consecutivamente en clasificar a las citas de 1983, 1985, 1987, 1989 y 1991.

La vuelta se dio en la justa de 1993 desarrollada en la recién unificada Alemania. 

Avanzaron de la primera fase a pesar de ser apaleados por Croacia 113-63 y superados por Francia, puesto que batieron 78-70 a Bulgaria. Ya en segunda fase perecieron contra equipos de mayor nivel.

Demostraron una mejoría en las competencias siguientes de 1997 y 1999, con un octavo lugar en ambas ocasiones.

Si bien era algo bueno, no parecía que se instalarían en la élite europea. Más aún sabiendo que en 2001 debían organizar su propio Eurobasket.

Nació el fenómeno

Unas 6000 personas acudieron al ASKI Sport Hall de Ankara para ver a su conjunto medirse cara a a cara a Letonia.

Empezaron dubitativos y gracias a un parcial de 48-40 en el complemento vencieron 85-82. El próximo escollo fue Eslovenia, que los barrió en la segunda mitad y se impuso 71-54.

No obstante, el batacazo se dio contra una joven escuadra española, producto de un desempeño loable de Ibrahim Kutluay, quien anidó 35 puntos.

Las sorpresas siguieron en los cuartos de final, remontando de manera épica el duelo con Croacia.

Se sobrepusieron a una desventaja de 16 (44-28) al ganar el tercer parcial 20-13 y el último 25-16, lo cual llevó las acciones a la prórroga. Allí los de casa salieron triunfantes por un cerrado 87-85.

A los turcos parecía gustarles el suspenso. Otra vez llegaron a un tiempo extra. Esta vez el oponente era la Alemania de Nowitzki. Y la brecha resultó ser aún menor: 79-78 para los anfitriones.

En la final Yugoslavia plasmó la superioridad que lució en todo los juegos y se colgó el oro. Pero en la memoria colectiva la población se acordará siempre de los hombres catalogados “12 Dev Adam”, es decir, los 12 Gigantes.

Los más destacados fueron Okur, Kutluay, Tunceri, Besok, Turkcan y Turkoglu, que sería incluído en el Quinteto Ideal.

Gracias a ese subcampeonato ganaron el pase al Mundial de 2002 en Indianápolis, representando su debut en este tipo de eventos.

No refrendaron el cartel de animadores y quedaron en la novena posición. Tan solo es reseñable la victoria sobre Rusia en la ronda de consolación.

Equipo turco que obtuvo la plata en 2001 (Foto: Daily Sabah)

Decepciones y nueva localía

En diciembre de 2004, la candidatura de Turquía para organizar la Copa Mundial de Baloncesto en 2010 venció a las presentadas por Francia y los países de la ex-Yugoslavia. Era el momento de brillar en el gran escenario internacional.

Serbia 2005 lucía como una vidriera para dar el gran golpe, ya que contaban con todo el arsenal de figuras posibles. Okur, Turkoglu, Kutluay y Turkcan estaban listos.

En el estreno Lituania les pegó una cachetada (87-75). Luego batieron a Bulgaria (94-89), pero Croacia los pasó por encima (80-67).

Nowitzki tomó venganza de lo sucedido cinco años antes y les endosó 33 puntos y 10 rebotes para despedir a los otomanos.

Una invitación otorgada por FIBA hizo que viajaran al Mundial de Japón 2006, donde rejuvenecerían al equipo con Ersan Ilysasova y Semih Erden en detrimento de los veteranos Okur y Turkoglu, quienes siguieron su carrera en la NBA.

Le propinaron impresionantes reveses a Brasil (73-71), Lituania (76-74), Australia (76-68) y a Eslovenia en la segunda fase (90-84).

La Generación Dorada de Argentina los detuvo en seco con una paliza 83-58. Ese sexto lugar con un jugadores jóvenes era muy valioso.

Volvieron a decepcionar en el Eurobasket de 2007 y 2009, el previo a su Mundial. No daba la sensación de que arribaban con las mejores expectativas.

Verano soñado

Hedo Turkoglu regresó a ser parte de los ”12 Gigantes” en la cita que les deparaba ante su público, el cual animaría a raudales cada ofensiva propia y chiflaría sin descanso los ataques rivales.

Cinco victorias validaron su andar invicto en la zona de grupos. Seguidamente dieron cuenta de Francia (95-77) con 21 tantos de Hedo.

En el próximo desafío superaron holgadamente a la poderosa Eslovenia por 27 puntos de diferencia (95-68). Y era el turno de Serbia.

Los balcánicos eliminaron a España con un triple desde ocho metros convertido in extremis por Milos Teodosic.

Épico alzamiento turco

Este partido de semifinales es tal vez uno de los más emocionantes de la historia reciente del basket FIBA.

El quinteto serbio se imponía 72-64 a falta de 5:36 para el cierre. Sin embargo, apareció un héroe anónimo de nombre Kerem Tunceri.

Tunceri no solo lideró la remontada con ocho puntos de un parcial de 13-4 en los próximos dos minutos, también consiguió librarse de su defensor cuando solo restaban pocos segundos y encestó una bandeja con total libertad de cara al canasto, poniendo el 83-82 definitivo.

Tiro ganador de Kerem Tunceri ante Serbia en la semifinal (Foto: FIBA)

El éxtasis turco fue total, aunque todavía Serbia disponía de un ataque.

El reloj marcaba 0.5 segundos. Eso necesitó Nenad Kristic para palmear un balón en el aire que sería bloquedo por Erden. Historia pura, Turquía finalista.

Celebración posterior al tiro anotado por Tunceri (Foto: La Voz.com)

Como -casi- siempre, Estados Unidos aguardaba sentado en la acera contraria, y el factor localía no bastó. Kevin Durant y sus 28 puntos pulverizaron las esperanzas de los chicos dirigidos por el montengrino Bogdan Tanjevic. 81-64 fue el score final.

La gente en se paró de sus asientos y vitoreó a los héroes turcos al momento de la premiación tal y como ocurrió en 2001. Turkoglu se transformó en ídolo al grito unísono de ”Hidoyet, Hidoyet”.

Nada ha cambiado en Turquía

Nada cambió, al igual que los años siguientes a 2001, la nueva década no aprovechó este hito y prosiguió con actuaciones discretas.

Recordable el triple sobre la bocina de Emir Preldzic ante Australia en los octavos de final de la Copa del Mundo España 2014 y el medio tiempo donde aventajaron 40-35 a Estados Unidos. Poco más.

Turquía ha decepcionado en las últimas participaciones en los Campeonatos Europeos. Incluso de local, caso del último que se realizó en 2017.

Cedi Osman (NBA), Ersan Ilyasova (NBA), Furkan Korkmaz (NBA), Ali Muhammed y Melih Mahmutoglu, piezas claves del Fenerbahce, y Omer Yurtseven (NCAA), son jugadores que simbolizan el deseo del apasionado y fiel aficionado turco de volver a irrumpir como en 2001 y 2010.

Su grupo en China no es fácil. Están encuadrados en el ”F” con USA, Japón y la República Checa de Jan Vesely y Tomas Satoransky.

Palmarés

  • Eurobasket: Plata (2001), cuarto puesto (1949).
  • Copa Mundial: Plata (2010), sexto puesto (2006).
  • Juegos Olímpicos: Primera ronda (1936, 1952).

    Ranking FIBA: 17.
Cedi Osman Y Furkan Korkmaz forman parte de la generación de relevo (Foto: TrendBasket.com)

Escrito por: Alejandro Jesús Fernández / @AlejoFer1398
Foto: FIBA.

Jorge Fernandez

Quinto semestre de comunicación social en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Coordinador de la sección de baloncesto y editor de la sección de fútbol en Sports Venezuela.