Venezolanos les inculcan a los incas la pasión por el beisbol (+Video) | Sports Venezuela Skip to content
¡LOS NUESTROS PRIMERO!
Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

Venezolanos les inculcan a los incas la pasión por el beisbol (+Video)

Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

La migración venezolana es un fenómeno que se acentuó en la última década, motivado por la crisis económica que azota al país que padece una hiperinflación indetenible.

Argentina, Chile, Ecuador, Colombia y Perú se han convertido en las naciones adoptivas para algunos venezolanos  que han abandonado la Cuna de Simón Bolívar en pro de conseguir empleos con buenas remuneraciones que les permitan, a la brevedad, elevar su calidad de vida.

Perú, una nación que se desvive por el fútbol, ha sido uno de los destinos preferidos de los criollos y algunos de ellos han aprovechado su mudanza para sembrar la pasión por el beisbol en los corazones de los incas.

Tal es el caso de Antonio Gutiérrez, Jesús Vargas y José Herrera, tres representantes de la patria vinotinto que conforman la preselección peruana que se alista para afrontar su mayor reto de 2019: los Juegos Panamericanos en Lima.

Pelean por un puesto

La terna forma parte de los 30 deportistas que pugnan por hacerse de un lugar en el róster de 25 de la novena albirroja que intervendrá en el certamen continental que se efectuará desde el 26 de julio hasta el 11 de agosto.

Gutiérrez, ingeniero de profesión y que al igual que Vargas y Herrera nunca jugó a nivel profesional en Venezuela, comparte el tiempo entre sus labores diarias de planillero y el deporte. Asegura que de ser seleccionado para la justa defenderá la franela como si fuera la de su tierra natal.

“No importa la camiseta que tenga la voy a defender con mucho orgullo y respeto”, dijo Gutiérrez en una entrevista concedida a RPP. “Estoy luchando por un puesto en la convocatoria final”.

El nativo, que reside en Perú desde 2014 y quien culminó una maestría en Arquitectura y Sostenibilidad, sabe que la “pelota caliente” no despierta todavía grandes emociones en la ciudadanía incaica, pero cree que una buena actuación del cuadro en Lima podría cambiar esa percepción.

Por esa causa entrena religiosamente los días martes, miércoles, jueves y sábado en los diamantes de la Videna y Villa del Callao, con el fin de lograr su cupo y demostrar su calidad a nivel internacional.

Migración venezolana  forzada

A diferencia de Gutiérrez, quien se marchó para cursar estudios, Vargas y Herrera emigraron de Venezuela para conseguir trabajos dignos, con la finalidad de enviar remesas a sus familiares que padecen escasez de alimentos y medicinas. Jugar beisbol, algo que ocurrió de manera fortuita, les permite drenar el estrés.

“Llegué como todos los venezolanos en busca de progresar y sacar adelante a la familia y, bueno, se me dio la oportunidad de jugar al beisbol, entrené y aquí estoy. Me gusta hacer deporte porque dreno el estrés”, explicó Vargas, quien agregó: “No descansaré porque estoy ganándome un puesto para los Juegos Panamericanos”.

Aunque le encanta atrapar roletazos y elevados, así como lanzar y batear, no olvida a sus familiares que sufren las vicisitudes de la crisis humanitaria en Venezuela.

“MI familia sigue en Venezuela y debo jugar bien para ayudarlos. Sé que ellos tienen que salir de ese mundo. Cuando entro al campo me emociono y juego con el corazón, porque sé que puede ser la vía para traerlos hasta acá”.

Gutiérrez está consciente de que todavía el nivel de los atletas nacidos en Perú es inferior al de aquellos los de Venezuela, pero cree que es cuestión de tiempo para que los migrantes patrios los ayuden a mejorar su técnica.

“Se ve la diferencia, pero Perú tiene jugadores de buen nivel. Los chicos han agarrado experiencia y pronto verán que son capaces de salir adelante en todas las situaciones”, comentó Gutiérrez.

Escrito Por: Joseph Ñambre | @JosephSports27

FotoCortesía de RPP

Daniel Parra

Scroll To Top