Screen Shot 2019-05-23 at 8.11.35 PM

10 venezolanos que deben pasar por waivers antes de ser enviados a las menores

Núñez
Comparte esto
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Se acerca la fecha de la jornada inaugural de las Grandes Ligas. Los 30 equipos que conforman el circuito empiezan a hacer sus respectivos cortes en la nómina en la búsqueda de quedarse con las piezas más necesarias de cara a la ronda regular y varias de esas piezas que no cuentan son reasignadas a sus filiales de ligas menores. Waivers es el comodín de muchos.

Sin embargo, existe un grupo de jugadores con experiencia de grandeliga que si no terminan de convencer a sus respectivos cuerpos técnicos, no pueden ser enviados a las granjas directamente, sino que una cláusula de sus contratos dictamina que antes deben ser colocados en waivers y optar por ver si alguna otra organización se interesa en sus servicios.

Entre esta casi dos centenas de toleteros que está bajo está condición (191 de acuerdo con MLB Trade Rumors), aparecen 10 venezolanos liderados por el lanzador Antonio Senzatela, quien tuvo una campaña difícil en 2019 y su lugar en los Rockies de Colorado no está del todo garantizado.

En la contienda pasada, Senzatela dejó una altísima efectividad de 6.71 luego de 25 aperturas con los rocayosos. Asimismo, su promedio de hombres embasados por inning trabajado fue de 1.74, la más elevada en sus tres temporadas como ligamayorista.

Sin embargo, en una efímera actuación en la primavera que ha constado de solo cinco episodios, sus registros no son desagradables al permitir una sola rayita limpia en 5 episodios para arrojar 1.80 de porcentaje de carreras limpias y los rivales le ligan para .235 de average.

Ante la baja cantidad de brazos de calidad con los que cuenta la escuadra de Colorado, es muy posible que de nueva cuenta se gane un lugar en la rotación del manager Bud Black, que tiene a Kyle Freeland, Germán Márquez y Jon Gray asegurados.

Escopeteros en “veremos”

Otro criollo en la misma situación de Senzatela es justamente su compañero de equipo Jairo Díaz.

Aunque el relevista no parece tener mayores inconvenientes para quedarse con un cupo en el bullpen e incluso convertirse en el cerrador a tiempo completo.

En los Spring Training tiene cuatro entradas de una sola anotación admitida y cuatro imparables permitidos. Ponchó a uno y regaló una base por bolas. Números que no encandilan, pero que en una instancia como la de ahora, de preparación suele ser considerada como buena.

Continuando con la estela de los serpentineros, Junior Guerra y Silvino Bracho también tienen que ser colocados en waivers si en definitiva no se hacen con un lugar en el staff de los Cascabeles de Arizona.

De este dueto, Bracho es el que parece tenerla más difícil. Se perdió todo 2019 por una lesión y en esta pretemporada no ha podido siquiera estrenarse. Lo que hace presumir que su opción más viable es continuar su recuperación en el sistema de menores de las serpientes.

Guerra, el menos probable de ir a waivers

Guerra, por su parte, cuenta con todo a su favor para ser opción de relevo en el esquema del manager Torey Lovullo e incluso, no está descartada la posibilidad de que inicie encuentros, si alguno de los iniciadores de Arizona confronta problemas. No es candidato a pasar por waivers.

Durante los juegos de exhibición, el experimentado derecho conserva su efectividad inmaculada después de 5.2 innings de labor, en los que el mayor daño recibido es un hit y relegado dos pasaportes a la inicial. Su WHIP es de 0.53 y el average de los adversarios de su contra es de .063.

Por último está la figura de Wilmer Font con los Azulejos de Toronto. Su carrera se ha caracterizado por la inconsistencia y eso lo ha llevado a pertenecer hasta a cinco equipos distintos en las últimas dos temporadas.

Esa misma inestabilidad lo colocan como un jugador siempre bajo revisión y ahora mismo, en el campo de entrenamiento de Arizona, las cosas no han salido a su favor.

Font cuenta con cuatro relevos y un total de 3.2 episodios, en los que recibió un trío de anotaciones para ubicar en 7.36 su porcentaje de eficacia en la lomita. Lo que juega a su favor, es su versatilidad para iniciar partidos y eso siempre es un plus, más dentro de un elenco como el de los canadienses, con un cuerpo de escopeteros limitado.

Paleadores más confiados y sin temor al waivers

En cuanto a los bateadores venezolanos, son cinco en total los que todavía no cuentan con un puesto asegurado en sus respectivas filas y entre los que resalta el nombre de Jesús Aguilar, que está acompañado allí junto con Renato Núñez, Manuel Piña, Ildemaro Vargas y Breyvic Valera.

El slugger llegó vía waivers a los Marlins de Miami proveniente de los Rays de Tampa y en las primeras de cambio le ha costado producir. Sin embargo, al momento de su adquisición, la directiva de los floridianos manifestó que lo vislumbran como el inicialista titular e integrante de la parte media de la alineación.

Si finalmente no logra convencer al cuerpo técnico, resulta difícil verlo actuar de nueva cuenta en las menores, donde pasó un largo trecho hasta convertirse en bigleaguer. De ser colocado en la lista especial, es altamente probable que otro conjunto se haga de su figura.

Con Núñez pasa una situación muy similar a la de su coterráneo Aguilar. En el torneo pasado se destapó y sonó 31 vuelacercas y llevó a 90 compañeros hasta el plato. Además, en los orioles de Baltimore no están para desperdiciar una ofensiva así y tampoco tienen apuro en ser contendientes.

Con Ildemaro Vargas y Manuel Piña no debería haber mayores problemas para que se mantengan en la gran carpa. Uno como receptor suplente de los Cerveceros de Milwaukee y el otro como utility de infield de los Cascabeles.

Vargas, de hecho, está atravesando por una primavera caliente con el bate al liderar a los Cascabeles en promedio con .412 y hits con 12, entre sus compañeros con al menos 20 turnos.

Piña anda frio en primavera

En tanto que a Piña no le ha ido tan bien en la pretemporada (.176 AVG; 1 CI), aunque es bien sabido que su mayor utilidad es detrás del plato y es uno de los predilectos del manager Craig Counsell para la función de suplente.

En este quinteto el más desfavorecido resulta Breyvic Valera. Recaló en un equipo colmado de talento emergente como los Padres de San Diego. Aunado a su poca productividad en las escuadras anteriores parecen atentar en contra de sus intenciones de conservar el estatus de grandeliga.

No obstante, su polivalencia defensiva y la capacidad hiteadora que aún no ha exhibido en su pasantía en Las Mayores, pueden abrirle chance, si no es con los religiosos, en otro conjunto de la Liga Nacional, en la que la ausencia del bateador designado le concede posibilidades a hombres con sus cualidades.

Redacción Sports Venezuela

Foto: Orioles de Baltimore

Cesar Sequera